Espectáculos
Ver día anteriorJueves 9 de diciembre de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

La revista Rolling Stone publica completa la última entrevista realizada al ex beatle

No tengo ningún interés en ser un maldito héroe muerto: Lennon

Soy alguien que hace cosas, no un voyeur, dijo ante las críticas de que lucraba con sus canciones de protesta

Yoko y yo somos una pareja birracial, que está en favor de lo positivo

Foto
Lennon fue recordado este miércoles. En la imagen, su estatua en el legendario bar de LiverpoolFoto Ap
Afp
 
Periódico La Jornada
Jueves 9 de diciembre de 2010, p. a12

Nueva York, 8 de diciembre. La revista estadunidense Rolling Stone publicó el miércoles la última entrevista completa a John Lennon, hecha el 5 de diciembre de 1980, tres días antes de su asesinato, en la que el ex beatle criticaba que los críticos y los fans quisieran héroes muertos.

En la entrevista, publicada parcialmente luego de su muerte, Lennon la emprende con inusual ferocidad contra sus fans y contra los críticos, que no habían aceptado que se retirara del mundo de la música cinco años antes.

Lo que quieren son héroes muertos, como Sid Vicious y James Dean, afirmó Lennon en referencia al bajista de la banda británica Sex Pistols, fallecido en 1979, y al actor estadunidense, desaparecido en 1955; los dos tenían al morir menos de 25 años.

No tengo ningún interés en ser un maldito héroe muerto, dijo Lennon.

El cantante no descartaba volver a los escenarios con los Beatles, de quienes se había separado 10 años antes. No es improbable. Pero se hará sin bombas de humo, sin maquillaje, sin flashes. Tiene que ser algo tranquilo. Pero podríamos divertirnos bastante. Somos roqueros vueltos a nacer y estamos empezando de nuevo (...) Tenemos tiempo de sobra, ¿no? Tiempo de sobra.

La entrevista, que duró nueve horas en total, fue realizada tres días antes de que John Lennon fuera asesinado por Mark Chapman en Nueva York.

Rechazó críticas

Lennon rechazó las críticas de quienes lo acusaban de haberse convertido en un empresario que se dedicaba a ganar dinero con sus canciones de protesta. “Yo soy alguien que hace cosas, no un voyeur”, dijo.

¿Qué se supone que tengo que ser, una especie de mártir que no puede ser rico?, expresó Lennon, quien también deploró las críticas de la prensa sobre su relación con su esposa Yoko Ono, acusada de ser muy absorbente.

Somos una pareja birracial que está en favor del amor, del feminismo y las cosas positivas del mundo, aseguró. A Yoko la llamo madre, al igual que nuestro presidente electo Ronald Reagan llama mami a su mujer. Y a las personas sin hijos a quienes les parece raro, les digo que cuando hay un niño en la casa uno tiende a llamar de esa forma a la otra persona.

Según el ex beatle, la fantasía de que estuve cortado de la realidad es un chiste. Simplemente soy como cualquiera de ustedes. Estaba trabajando de nueve a cinco, cocinando y cambiando pañales y lidiando con el niño.

Durante varios años no compuse nada, admitió. Fue un gran acontecimiento para nosotros tener el niño; la gente olvida cuánto nos costó y cuántos embarazos perdimos.

Preocupación por Sean

En otra parte de la entrevista Lennon se mostró particularmente preocupado por proteger a su hijo Sean. No quiero que haya fotos de él circulando por ahí. Es peligroso, dijo. No pretendemos tampoco vivir como cualquier persona común y corriente.

Lennon deploró además que la gente siempre juzga y critica, concentrándose en algo que uno dice o en un solo disco o una canción, pero lo mío es el trabajo de toda una vida, desde los dibujos y la poesía que hacía cuando era niño hasta que me muera.

Rolling Stone publicó estractos de la entrevista en la edición homenaje a Lennon, poco después de su muerte, pero el periodista Jonathan Cott nunca había hecho la transcripción completa.

“Hace unos meses, cuando buscaba unos archivos en algún rincón de mi clóset, encontré dos casetes que tenían escrito ‘John Lennon, 5 de diciembre de 1980’. Hacía 30 años que no los escuchaba y, cuando los puse, esa voz increíblemente vívida y animada comenzó a hablar desde ese mágico trozo de cinta magnética”, contó Cott.