Política
Ver día anteriorJueves 9 de diciembre de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Eleva sanciones para faltistas y acota la toma de la tribuna

Aprueban dictamen que endurece el reglamento de la Cámara de Diputados
Enrique Méndez y Roberto Garduño
 
Periódico La Jornada
Jueves 9 de diciembre de 2010, p. 22

La Comisión de Régimen, Reglamento y Prácticas Parlamentarias aprobó el dictamen de reglamento de la Cámara de Diputados, que modifica el esquema de trabajo parlamentario, endurece las sanciones a legisladores que falten al pleno o al trabajo en comisiones, y acota la toma de la tribuna.

El cabildeo que ejercen empresas privadas, por conducto de sus representantes o despachos especializados, para obligar a la Cámara a no aprobar o hacerlo a modo modificaciones que afecten sus intereses, no será regulado, debido a la presión que aplicaron los mismos cabilderos a la comisión, por lo que esa práctica sólo se enuncia en el contenido del dictamen.

En materia de cabildeo se incorpora, (pero) de carácter enunciativo. Su sola incorporación es un referente del reglamento y se deja para que el desarrollo de su vigencia se perfeccione, mejore y se corrija, admitió el presidente de la comisión, Jesús María Rodríguez (PRI).

El legislador dijo que el dictamen se presentará en la sesión de hoy, para que pueda ser aprobado antes de concluir el periodo extraordinario, el 15 de diciembre, de modo que pueda entrar en vigor en el siguiente periodo, el primero de febrero.

Refirió que el actual reglamento rige los trabajos de las dos Cámaras del Congreso de la Unión y de la Comisión Permanente, por lo cual se incluyó un transitorio para que no se alteren las funciones legislativas en los recesos de la Cámara de Diputados y del Senado y en las sesiones de Congreso General.

Explicó que uno de los apartados más relevantes se refiere a terminar con el rezago legislativo y para evitar el fenómeno de la congeladora, que consiste en no discutir iniciativas controvertidas y dejarlas en el archivo.

Rodríguez Hernández señaló que se fijará un plazo de 45 días para que, tras recibir una iniciativa de reforma legal, las comisiones ordinarias voten un dictamen, y de no hacerlo, las propuestas pasen directamente al pleno camaral para que éste decida si se aprueban.

En el caso de las reformas a la Constitución, el plazo para su dictamen en comisiones será de 90 días, con una prórroga de 45, y transcurridos ambos periodos también pasarían a debate en el pleno.

Asimismo, para evitar la pérdida de tiempo en la discusión de puntos de acuerdo en el pleno, éstos se recibirán y turnarán directamente a comisiones, que los llevarán al pleno sólo si se votan en favor.

El legislador priísta explicó que las sesiones ordinarias se realizarán preferentemente martes y jueves, y el trabajo en comisiones los otros días de la semana, para eliminar el ausentismo en el salón de sesiones. Afirmó que los diputados que no participen en el trabajo en comisiones serán excluidos de éstas.