Sociedad y Justicia
Ver día anteriorJueves 9 de diciembre de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Cambio Climático
La Pachamama se está muriendo
Matilde Pérez U., enviada
 
Periódico La Jornada
Jueves 9 de diciembre de 2010, p. 48

Cancún, QR, 8 de diciembre. La Pachamama (madre tierra) se está muriendo. Los sembradíos en la región de los Andes bolivianos ya no son como antes. Este año, por los fuertes fríos, perdimos maíz, papa, haba, avena; vamos a tener muchos problemas, dice Cecilia Paniagua.

Originaria de Huarima, Departamento de La Paz, la maestra rural alerta sobre la agudización de la pobreza de los indígenas, pues por el cambio climático han muerto llamas y vicuñas, animales que también son su sustento.

Cecilia, quien por primera vez sale de su país y, al igual que sus 82 compañeros de viaje, conoce el mar –a finales del siglo XIX Bolivia dejó de tener salida al mar al perder la llamada guerra del Pacífico, también conocida como del Guano y Salitre–, explica que los campesinos de su país no tienen grandes extensiones de tierra. Yo tengo una chacra en donde antes sacaba de cuatro a cinco quintales de papa, y ahora sólo obtengo tres.

Bolivia y Perú son centro de origen de la papa, que junto con el maíz, arroz y trigo es uno de los alimentos más importantes del mundo. En el país andino se registran más de mil variedades del tubérculo, la disminución en la producción de ésta es tan dramática como la escasez de maíz en México; la crisis de 2007 es un ejemplo de los efectos de una producción baja.

Pido a Estados Unidos y a otros países desarrollados tomen en cuenta la voz de los pueblos originarios, que tomen realmente en cuenta nuestra palabra, clama Paniagua: La persona que no siembra se queda sin comer, seremos más pobres y eso nos llevará a pelear, por eso todos tenemos que poner nuestro esfuerzo.

Conocedora de los daños directos que provocan a las cosechas los fríos extremos, la falta de agua y las intensas lluvias, Cecilia dice que los campesinos bolivianos y del mundo no pueden retroceder en esta batalla para que se respete a la madre tierra, para que los pueblos puedan continuar con sus costumbres.