Mundo
Ver día anteriorViernes 10 de diciembre de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

La medida provoca división entre liberaldemócratas de la coalición de gobierno

Marchas violentas en Londres; aprueba el Parlamento triplicar cuotas universitarias

Nueve agentes y 22 manifestantes resultaron heridos

Reporta la policía diez detenciones

Foto
Movilización frente al Parlamento británico, que ayer aprobó un incremento al costo de las matrículas para universidadesFoto Reuters
Afp, Dpa, Reuters y The Independent
 
Periódico La Jornada
Viernes 10 de diciembre de 2010, p. 28

Londres, 9 de diciembre. Violentos enfrentamientos entre estudiantes y policías ocurrieron hoy en el centro de Londres, antes de una votación en el Parlamento británico donde se aprobó un proyecto de ley para triplicar las cuotas universitarias.

Los manifestantes convergieron en el céntrico barrio de Westminster, donde está el Parlamento, en medio de un importante dispositivo policiaco, para protestar por el incremento en las matrículas de 3 mil 290 a 6 mil libras esterlinas anuales y en circunstancias excepcionales hasta las 9 mil libras esterlinas por año a partir de 2012.

Frente al Parlamento hubo algunos choques entre estudiantes y policías cuyo saldo fue de nueve agentes y 22 manifestantes heridos, así como diez detenidos, según la policía.

Un vehículo que transportaba al príncipe Carlos y a su esposa, Camila, fue atacado en Regent Street por los estudiantes.

Los príncipes asistían al Palladium para ver un espectáculo cuando se cruzaron con los manifestantes, indicó un vocero oficial.

Algunos jóvenes arrojaron objetos al Parlamento y otros lanzaron bombas de humo contra los uniformados, mientras derribaban las vallas metálicas que impedían el acceso a la plaza del Parlamento, de acuerdo con imágenes transmitidas por la televisión británica.

Un puñado de jóvenes pudo ingresar brevemente a la galería pública de la cámara de los Comunes, cerca de la sala donde se llevaba a cabo el debate del proyecto de ley que ha suscitado tensiones en la coalición de los conservadores y liberal-demócratas, liderada por el primer ministro británico, David Cameron.

En tanto, la medida que afecta a los estudiantes fue aprobada tras cinco horas de intenso debate.

A pesar de que la coalición gubernamental dispone de amplia mayoría en la Cámara de los Comunes, el proyecto de ley fue aprobado con 323 votos en favor y 302 en contra.

Mike Crockart y Jenny Willicot, dos miembros liberales del parlamento, renunciaron en protesta por una medida impulsada por el ala conservadora del gobierno, mientras que los liberales se habían mostrado contrarios a elevar las tasas durante la campaña electoral.

El jefe del Partido Liberal y viceprimer ministro en la coalición de gobierno, Nick Clegg, reaccionó a las críticas de sus propias filas diciendo que quien está en contra del arancel universitario es un soñador. No me avergüenzo de mi decisión, tomo el mundo tal como es afirmó.

El gobierno asegura que el aumento es necesario para financiar a largo plazo las instituciones universitarias británicas.

En octubre había anunciado que reduciría los gastos para el sector de estudios superiores en 40 por ciento, a raíz de los planes de ahorro generales suscitados por la crisis económica.

El gobierno afirma que se requiere de un nuevo sistema de financiamiento para las universidades británicas, para satisfacer la creciente demanda de plazas.

Mientras en 1990 unos 157 mil estudiantes se matricularon en las universidades, el número subió este año a 482 mil.

“El plan del gobierno para reducir el financiamiento público para las universidades y acabar con el déficit subiendo las matrículas creará un sector universitario dinámico capaz de competir con las mejores del mundo, afirmó Cameron el miércoles.

No obstante, los detractores del gobierno señalan que las medidas aprobadas ampliarán la brecha social en el Reino Unido e impedirán a los estudiantes más pobres asistir a la universidad.

Los estudiantes salieron masivamente a la calle en tres ocasiones en noviembre pasado para protestar por el alza de matrículas y el recorte del gasto universitario, y esta fue la cuarta movilización en la que según los manifestantes, se congregaron unas 30 mil personas entre estudiantes, empleados universitarios, padres de universitarios y sindicalistas.