Mundo
Ver día anteriorMiércoles 15 de diciembre de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Contra el Establishment
Ex embajador de EU en España ofrece disculpas por información revelada en el sitio de Internet
Armando G. Tejeda
Corresponsal
Periódico La Jornada
Miércoles 15 de diciembre de 2010, p. 30

Madrid, 14 de diciembre. Eduardo Aguirre, embajador de Estados Unidos en España de 2005 a 2008, hizo público un comunicado en el que ofreció disculpas por el contenido de las informaciones reveladas por el portal informativo Wikileaks que le afectan directamente. En algunos de los documentos salen a la luz las presiones del diplomático estadunidense con la justicia y las instituciones públicas españolas, así como su interés en conocer la postura de Madrid sobre cuestiones de América Latina, como la evolución del llamado bloque bolivariano o la estrategia de Europa respecto de Cuba.

Aguirre, próximo al bloque neoconservador del republicano George W. Bush, fue un diplomático muy activo durante su periodo en España, donde se convirtió en pieza fundamental para, entre otras cosas, paralizar algunos procesos judiciales abiertos en los tribunales españoles que afectaban a militares estadunidenses.

Uno de esos casos es el relativo al asesinato del camarógrafo español José Couso, asesinado en Bagdad durante la guerra de ocupación estadunidense en Irak. Aguirre también se reunía de forma periódica con los responsables de asuntos exteriores –algo habitual en un embajador–, pero con los que además de acordar cuestiones bilaterales también definían estrategias conjuntas con relación a América Latina, sobre todo en la manera de hacer frente a los presidentes Hugo Chávez, de Venezuela; Raúl Castro, de Cuba, y Evo Morales, de Boliva.

Ante las repercusiones de sus palabras, registradas en los informes, Aguirre se limitó a ofrecer una disculpa a través de un comunicado en el que señala que aparte del disgusto que este proceso me causa en lo personal, me da pena ver el daño ocasionado a personas, entidades, gobiernos y países en ambos lados del Atlántico.

Aguirre, quien admitió de forma implícita la autenticidad de los documentos, añadió que en contraste con la irresponsabilidad de las filtraciones en cuestión, mi compromiso con mi país de adopción (personal, legal y profesional) no me da la correspondiente autonomía para ampliar o profundizar sobre esas filtraciones, pero matizó que como embajador siempre, mis funciones y deberes, fueron representar los intereses de Estados Unidos en España.