Mundo
Ver día anteriorSábado 18 de diciembre de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Contra el establishment

Sugirió a la isla usar los medios existentes

EU se rehusó a abrir un canal secreto con Cuba
Foto
Cientos de peregrinos caminan este jueves hasta El Rincón, en las afueras de La Habana, para celebrar a San Lázaro, una deidad de creación popular que los católicos identifican con el San Lázaro Obispo y los santeros con el Babalú AyéFoto Reuters
Gerardo Arreola
Corresponsal
Periódico La Jornada
Sábado 18 de diciembre de 2010, p. 29

La Habana, 17 de diciembre. El entonces canciller español, Miguel Ángel Moratinos, sugirió a la secretaria de Estado estadunidense, Hillary Clinton, que sus respectivos gobiernos discutieran al máximo nivel el deseo de Raúl Castro de abrir un canal secreto de comunicaciones con Barack Obama.

La oportunidad era la reunión que tendrían Obama y José Luis Rodríguez Zapatero en Washington, en febrero de 2010, según la precisión de Moratinos, recogida en uno de los documentos secretos del Departamento de Estado difundidos por Wikileaks.

Clinton no reaccionó a la sugerencia, según la minuta estadunidense de la conversación que se realizó en Washington, con delegaciones de ambas partes, el 14 de diciembre de 2009.

Castro había hecho la petición a Moratinos durante una visita del canciller español a La Habana, en octubre de 2009, de acuerdo con los papeles filtrados. Cuba había tenido entonces en los meses recientes dos éxitos diplomáticos: su ingreso al Grupo de Río –normalizando plenamente su relación con América Latina– y el levantamiento de su exclusión de la Organización de Estados Americanos, secuela de la guerra fría.

El presidente cubano declaró en esa época públicamente, en varias ocasiones, su disposición a conversar con Obama sobre cualquier tema.

Días antes de que Moratinos hablara del canal secreto con Clinton, el embajador español en La Habana, Manuel Cacho, había sondeado sobre el tema al jefe de la misión estadunidense aquí, Jonathan D. Farrar.

Cacho no estuvo en la reunión entre Castro y Moratinos, pero, según le dijo a Farrar, entendía que, para el presidente cubano, sólo ese canal secreto permitiría a La Habana moverse hacia temas que le interesaban a Washington. Parecía haber un mensaje tácito de la isla: nos entenderemos sólo con Obama.

Según el reporte que Wikileaks lanzó al aire, Farrar desestimó la propuesta, diciendo que Cuba podría comprometerse seriamente, usando los canales existentes. Recordó la iniciativa de su gobierno de levantar la actual restricción de movimiento de los funcionarios de las secciones de intereses, y que impide a los diplomáticos estadunidenses salir de La Habana y a los cubanos rebasar áreas determinadas en Washington y Nueva York.