Mundo
Ver día anteriorDomingo 19 de diciembre de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Contra el establishment
Temía Calderón a ayuda médica de Chávez en AL

Preocupaban efectos ideológicos en pacientes tras cirugías en Caracas

Los operados retornaron con simpatías bolivarianas: cable de Wikileaks

Foto
Ellingham Hall, mansión del periodista británico Vaughan Smith, en el este de Inglaterra, en imagen del viernes pasado. El lugar fue puesto a disposición de Julian Assange para que pudiera salir en libertad condicionalFoto Reuters
De la Redacción
 
Periódico La Jornada
Domingo 19 de diciembre de 2010, p. 23

La posibilidad de que los mexicanos que se beneficiaron de la llamada Misión Milagro, con la que el gobierno del presidente venezolano Hugo Chávez financió operaciones oftalmológicas a cargo de médicos cubanos a personas pobres en América Latina, llegó a preocupar al gobierno del presidente de México, Felipe Calderón, se desprende de un nuevo cable de la embajada de Estados Unidos en la ciudad de México que fue difundido ayer por Wikileaks.

Según el cable titulado Reconstruyendo los lazos con Venezuela, lentamente, fechado el 27 de octubre de 2008, “un informe de seguridad sensible sugiere que el gobierno de México estaba preocupado porque los pacientes de la Misión Milagro recibían sesiones informativas pro Venezuela y anti-Estados Unidos como parte de su estancia”, en Caracas, señala el cable difundido por el diario madrileño El País.

El gobierno venezolano, con la ayuda de médicos cubanos, puso en marcha a finales de 2005 un proyecto al que bautizó como Misión Milagro. Su objetivo consistía en recoger por toda América Latina a personas con bajos recursos y con problemas oculares y operarlas en la capital venezolana.

El cable indicó que en Estados Unidos crecía “la preocupación por el interés de Hugo Chávez en difundir la ideología bolivariana por toda la región. La Misión Milagro –sostenida con el dinero del petróleo y la alta preparación de los médicos cubanos– es un eslabón más en una estrategia sostenida”.

Rafael Bernal Cuevas, entonces subsecretario para América del Sur de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) hizo una discreta referencia a la preocupación de México sobre el componente ideológico del programa, y dijo que cuando menos los pacientes estaban volviendo a México con el mensaje de que el gobierno de Venezuela les proporcionaba un servicio que su propio gobierno no quería o no podía, de acuerdo con el cable.

El informe, que consta de cuatro folios, menciona información aparecida en la prensa local, según la cual la SRE preveía endurecer el tratamiento a los vuelos de la Misión Milagro procedentes de Caracas con el fin de que “se registraran como líneas aéreas comerciales y pasar a través de medidas de seguridad adecuadas al aterrizar en México en lugar de entrar con ‘permisos extraordinarios’ como había estado ocurriendo”.

Según datos de Caracas, se practicaron más de un millón de cirugías oftalmológicas en el país petrolero, de las que más de 330 mil estuvieron dirigidas a pacientes internacionales. Entre los países más favorecidos se encuentran Ecuador, Nicaragua, El Salvador y Honduras. Aunque los pobres mexicanos –más de 40 por ciento de una población de 100 millones de habitantes– no son los destinatarios principales de la ayuda venezolana, sí parece existir la preocupación compartida de Estados Unidos y México por tener controlado el fenómeno, indica Wikileaks.

Según el reporte, el gobierno de México expresó su preocupación de que los pacientes que regresaron de Venezuela llegaron al país con una actitud de más simpatía hacia el discurso pro Chávez y más dispuestos a participar en manifestaciones.

500 activistas bolivarianos identificados por el Cisen

El cable también mencionó que diplomáticos estadunidenses indicaron que el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) tenía identificados a finales de 2008 a unos 500 activistas bolivarianos de nacionalidad mexicana que están a menudo en contacto unos con otros y tienden a vincularse con grandes movimientos sociales.

De acuerdo con el Cisen, muchos simpatizantes bolivarianos están vinculados con la Red de Solidaridad con Cuba, que ha estado activa durante décadas pero que se ha apropiado de la retórica de Chávez para refrescar su propio discurso. Además de las redes de apoyo a Cuba, una parte de la Coordinadora Continental Bolivariana opera en México y otros activistas pro Venezuela están vinculados al Partido de los Tabajadores [sic] (PT) y a diferentes grupos de estudiantes que operan fuera de la UNAM.

El cable filtrado señala que un recién graduado de licenciatura de la UNAM, líder de un grupo de estudiantes, confirmó a un funcionario de la embajada estadunidense en México que la mayoría de los grupos de estudiantes pro Venezuela operan desde los departamentos de Ciencias Políticas y Filosofía, entre los que halagó a Lucía Morett, la estudiante mexicana que sobrevivió al bombardeo del campamento ecuatoriano del líder de las FARC Raúl Reyes, en marzo (de 2008).

El documento mencionó que el ministro consejero Jaime Acosta y la oficial de asuntos políticos Paola Holguin de la embajada de Colombia en México dijeron que Venezuela tiene una presencia considerable en México, apuntando que un número de legisladores (que no nombraron) apoyan abiertamente a Chávez.

El informe indicó que los funcionarios venezolanos también tienen contacto regular con miembros del PRD, específicamente Ruth Zavaleta y miembros de la facción Nueva Izquierda, el Partido Nueva Alianza (Panal) y el PT.

Agrega que el Cisen no tiene evidencia de que Venezuela suministre fondos a los candidatos mexicanos de cara a los comicios legislativos y gubernamentales de 2009. Los analistas creen que los líderes políticos aprendieron las lecciones de [las elecciones] de 2006 de no arriesgarse a aceptar el apoyo de Chávez.

Señala que la embajada de Venezuela en México ha fracasado en construir un lazo con [Andrés Manuel] López Obrador, quien decidió no establecer relación con el gobierno de Venezuela para no poner en peligro su reputación.

Los más radicales y violentos

Los servicios de inteligencia mexicanos buscan un nexo estrecho entre Venezuela y los grupos más radicales y violentos de México, agrega el cable.

El Cisen todavía tiene que descubrir vínculos concretos entre el EPR (Ejército Popular Revolucionario) y Venezuela, pero sigue investigando dada la afinidad ideológica entre ellos. Como ha hecho en todo el hemisferio, Venezuela buca atraer a los mexicanos a través de los grupos empobrecidos.

El cable sostiene que el Cisen informó que la embajada de Venezuela en México está proporcionando pequeñas donaciones a las organizaciones pro bolivarianas, sobre todo para gastos de funcionamiento como vehículos y propaganda. El Cisen sospecha, sin embargo, que la embajada también proporciona fondos a miembros de estas organizaciones para viajar al Congreso Bolivariano de grupos izquierdistas latinoamericanos, agregó el cable filtrado.

En todo caso, el cable de la embajada, constata que se ha registrado un lento progreso en las relaciones entre México y Venezuela, tras los retrocesos ocurridos durante la gestión de Vicente Fox, y consigna las preocupaciones por nacionalizaciones de empresas mexicanas dispuesta por el gobierno venezolano, en particular la cementera Cemex.