Sociedad y Justicia
Ver día anteriorDomingo 19 de diciembre de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Representantes obreros, patronales y del gobierno alcanzan acuerdo unánime

Fijan el nuevo minisalario en $59.80 para el área A; se incrementa 4.1%

Entra en vigor el primero de enero; busca preservar la planta productiva, los empleos y parar la inflación

Fabiola Martínez
 
Periódico La Jornada
Domingo 19 de diciembre de 2010, p. 37

Representantes obreros, patronales y del gobierno acordaron, por unanimidad, aumentar 4.1 por ciento el salario mínimo, que regirá a partir del primero de enero próximo.

La medida representa, en promedio, un incremento de 2 pesos con 30 centavos para los trabajadores que ganan este sueldo.

Los empleados que viven en entidades clasificadas en el área A pasarán de 57.56 a 59.80 pesos al día; en la B el cambio será de 55.84 a 58.10 pesos, y en la C pasará de 54.47 a 56.75 pesos al día.

La resolución del consejo de representantes de la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (CNSM) se tomó con base en tres premisas: preservar la planta productiva, los empleos y evitar presiones inflacionarias adicionales. Con lo anterior –afirman los enviados de los organismos sindicales y patronales que tienen desde hace varias décadas un asiento en el consejo de la CNSM– se alienta además la inversión.

En promedio, el salario mínimo para 2011 será de 58 pesos con 22 centavos al día.

De acuerdo con cifras oficiales, perciben este pago alrededor de 410 mil trabajadores inscritos al Instituto Mexicano del Seguro Social; el salario mínimo se ha convertido en un indicador con el que se fijan multas y pagos. En casi la mitad de las 261 leyes federales, este sueldo es un factor de indexación.

Sin embargo, especialistas en la materia calculan que muchos más (algunos estudios señalan que son más de un millón) perciben el minisalario.

No alcanza para un boleto del Metro o dos bolillos

Para estos trabajadores, que se ocupan en el sector formal o informal de la economía, el aumento de 4.1 por ciento (equivalente a 2 pesos con 30 centavos, promedio) no es suficiente para comprar, por ejemplo, un boleto del Metro (cuyo costo es de tres pesos) o para dos bolillos (el costo unitario de este producto de la canasta básica es de un peso con 50 centavos).

Tampoco alcanzaría para un viaje en autobús del transporte público de la ciudad de México (cinco pesos) y mucho menos para un litro de leche, producto que está por encima de los 10 pesos. El avance a este indicador está lejos de ser suficiente para comprar productos de la canasta básica como el huevo, que vale 20 pesos el kilo.

El diputado federal Mario di Costanzo advirtió que el salario mínimo requería un aumento de 5.6 por ciento para recuperar lo que perdió en 2010; para restablecer el poder de compra perdido en el sexenio, el avance tendría que ser de 45 por ciento.

El legislador explicó que 42 productos de la canasta básica tuvieron aumento de 5.59 por ciento en 2010 y, de 2006 a la fecha, el aumento fue de 72 por ciento al pasar de 812 a mil 400 pesos.

Al inicio de este sexenio, el salario mínimo, zona A, era de 48.67 pesos y en 2010 se ubica en 57.46 pesos al día, es decir, durante la presente administración ha avanzado poco menos de 10 pesos.

En días pasados, la Organización Internacional del Trabajo alertó acerca de la constante pérdida del poder adquisitivo del salario en México”, con incrementos menores a países como Nicaragua y Bolivia.

El artículo 123 constitucional señala que el salario mínimo deberá ser suficiente para satisfacer las necesidades normales de un jefe de familia en el orden material, social y cultural, y para proveer a la educación obligatoria de los hijos.

La resolución del consejo asegura que los ajustes no serán ni piso ni techo para las revisiones contractuales y que la generación de empleos debe ser objetivo prioritario para los gobiernos, al igual que la baja en la inflación, las políticas fiscales ordenadas y demás objetivos macroeconómicos.

Los  integrantes del consejo, se agrega en el boletín oficial difundido por la Secretaría del Trabajo, consideraron prudente resolver con objetividad y responsabilidad la presente fijación salarial.

El presidente de la CNSM, Basilio González, dijo que el incremento compensa parcialmente la pérdida del poder adquisitivo. El argumento del funcionario es que el aumento para el salario mínimo que rigió en 2010 fue de 4.85 por ciento y, al cierre del mismo, la inflación concluirá en el rango de 4.4 por ciento.

Entonces, señaló, “la ganancia ha sido pequeña (…) Nuevamente estamos fijando este incremento con la perspectiva de que la inflación concluya por debajo del nivel esperado para 2011 (3.1 por ciento)”, señaló en conferencia de prensa.

En tanto, José Luis Carazo, representante del sector obrero en la CNSM, avaló que lo importante es no provocar –con un incremento mayor– un efecto negativo en la inflación, que terminarían pagando los trabajadores, aunque insistió en que el reto es fortalecer el mercado interno.

A su vez, Tomás Natividad, representante del sector patronal en esta comisión, subrayó que otorgar un incremento no sustentado en las previsiones y resultados de la productividad tiene elevados impactos negativos en la inflación.

La zona geográfica A, cuyo salario mínimo será en el año 2011 de 59.80 pesos diarios, incluye el Distrito Federal y su área metropolitana, así como los estados Baja California y Baja California Sur y las ciudades de Acapulco, Guerrero; Ciudad Juárez, Chihuahua; Nogales, Sonora; Matamoros, Tamaulipas, y Coatzacoalcos, Veracruz, entre otras.

El área geográfica B (58.10 pesos diarios) incluye a Guadalajara, Jalisco; Monterrey, Nuevo León; Hermosillo, Sonora; Tampico, Tamaulipas, y Poza Rica, Veracruz, por mencionar algunos.

En el área C (56.75 pesos diarios) se incluye, por ejemplo, Aguascalientes, Campeche, Coahuila, Colima, Chiapas, Durango, Guanajuato, Hidalgo, Michoacán, Morelos, Nayarit, Oaxaca, Puebla, Querétaro, Quintana Roo, San Luis Potosí, Sinaloa, Tabasco, Tlaxcala, Yucatán y Zacatecas, así como municipios específicos de ocho entidades.