Mundo
Ver día anteriorMartes 21 de diciembre de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Contra el Establishment
Diplomáticos estadunidenses, primeros en opinar sobre el escándalo de espionaje en el gobierno de Álvaro Uribe
Foto
Policías antidrogas vigilan sembradíos de coca descubiertos en el poblado de Cáceres, noroeste colombianoFoto Ap
De la Redacción
 
Periódico La Jornada
Martes 21 de diciembre de 2010, p. 25

La embajada estadunidense conoció por anticipado y discutió con funcionarios del más alto nivel oficial en Colombia los planes del presidente Álvaro Uribe para resolver uno de los escándalos que más alteraron la escena política en el país sudamericano en la etapa final de su mandato: el espionaje telefónico a jueces, políticos opositores y periodistas críticos.

Memorandos diplomáticos estadunidenses filtrados en el sitio en Internet Wikileaks revelan que la denuncia de espionaje hecha en 2009 llevó al embajador William Brownfield a tratar el tema con Uribe, con el vicepresidente Francisco Santos y con el director del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), Felipe Muñoz, quienes plantearon al diplomático la desaparición del organismo de inteligencia antes de iniciar la administración del actual presidente Juan Manuel Santos, quien asumió el cargo en agosto pasado y es primo del vicemandatario.

Juan Manuel Santos, cuando todavía era ministro de Defensa de Uribe, en febrero de 2009, se pronunció públicamente en favor de la liquidación total del DAS y al respecto afirmó que el organismo era un paciente demasiado enfermo, penetrado por mafias. El funcionario estuvo de acuerdo en que permaneciera parte de los siete mil 100 empleados, puesto que entre ellos hay gente muy positiva.

En un cable firmado el 15 de septiembre de 2009 y enviado al Departamento de Estado, Brownfield destacó haber notificado al vicepresidente Santos y a Muñoz que todas las entidades del gobierno estadunidense se estaban preparando para hacer más estrictas las relaciones con el DAS, como reacción a las revelaciones sobre el espionaje, filtradas a la prensa local.

Foto
Álvaro Uribe, ex presidente colombiano, durante una visita al palacio de Justicia de Lima, Perú, el pasado día 13Foto Reuters

El diplomático precisó que los funcionarios de inteligencia de la embajada, así como representantes de corporaciones policiales estadunidenses como la agencia antinarcóticos (DEA), fueron alertados sobre la transferencia de sus actividades de cooperación y apoyo a otras entidades del gobierno colombiano.

En esa reunión, Santos sugirió a Brownfield alertar a Uribe sobre la gravedad del caso, porque según el vicepresidente el jefe de Estado no entendía completamente la profundidad de la crisis.

Las presuntas grabaciones del DAS fueron filtradas a la revista Semana y una cinta dada a conocer por ese medio incluía una conversación entre un magistrado auxiliar de la Corte Suprema, Iván Velázquez, y un funcionario de la embajada estadunidense.

De acuerdo con el reporte del embajador, el vicepresidente y Muñoz dijeron al diplomático que la grabación fue hecha por un alguien de afuera y que un experto ruso en vigilancia había llegado a la misma conclusión. Brownfield refirió entonces que la investigación de la embajada también concluyó que el equipo del DAS probablemente no fue utilizado.

Brownfield volvió a informar a Washington sobre este asunto el 22 de septiembre y señaló que el desmantelamiento del DAS ya había comenzado con la transferencia de algunas funciones a la policía nacional y otras a la fiscalía general.

El 8 de octubre de 2009 la iniciativa de ley para crear la Agencia Central de Inteligencia de Colombia –bajo supervisión de la presidencia– fue entregada en la Cámara de Representantes.