Política
Ver día anteriorViernes 24 de diciembre de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Contra el Establishment

El bloqueo a Cuba y el aislamiento al gobierno de Saddam Hussein, entre las discrepancias

Cables revelan las tensiones entre Washington y el Vaticano durante la era de Juan Pablo II
Foto
Recientemente Fidel Castro escribió que los cables difundidos por Wikileaks pusieron moralmente de rodillas a Washington. La imagen fue captada en una calle de La HabanaFoto Reuters
De la Redacción
 
Periódico La Jornada
Viernes 24 de diciembre de 2010, p. 4

El Vaticano y Estados Unidos tuvieron discrepancias en temas como el embargo estadunidense a Cuba, la política de aislamiento estadunidense contra el régimen del entonces presidente de Irak, Saddam Hussein, y la pena de muerte, se desprende de un documento del Departamento de Estado filtrado por la web Wikileaks.

Un cable fechado el 31 de julio de 2001 reveló que el papa Juan Pablo II compartió con Fidel Castro la crítica al embargo estadunidense impuesto a Cuba.

El cable también revela que la visita en 1998 de Juan Pablo II a la isla no trajo la clase de progreso en la libertad de culto que buscaba el Papa.

En ese documento, Estados Unidos se refiere a las áreas en las que su gobierno y el Vaticano comparten intereses y las áreas donde sus políticas difieren.

Debemos reconocer que el Vaticano no apoyará nuestros esfuerzos en Irak, y debemos encontrar maneras de limitar la interferencia de la Santa Sede en nuestros objetivos, señala el documento redactado dos años antes de la segunda invasión a la nación petrolera.

Añade que en Israel, el Vaticano continuará con su esfuerzo por insertarse en la cuestión del estatus de Jerusalén.

Sobre el proceso de paz en Medio Oriente, el cable asegura que el Vaticano no quiere involucrarse en los aspectos políticos aunque se mantiene fuertemente interesado en los aspectos culturales y religiosos de los lugares santos, particularmente en Jerusalén.

Acerca de la pena de muerte, el documento dice el Vaticano continuará condenando la pena capital. Las declaraciones hechas por el Papa serán usadas por muchos alrededor del mundo para condenar la pena de muerte en Estados Unidos. El Departamento de Estado deberá considerar si desea referirse al tema, y de ser así, considerar qué avenidas diplomáticas usar.

El documento describe al Vaticano como una nación-Estado tradicional cuyas consideraciones más importantes al tomar decisiones sobre sus políticas incluyen los principios religiosos y preocupaciones humanitarias como son: el apoyo al desarrollo del Tercer Mundo, el alivio de la deuda de los países más pobres, la oposición a la pena de muerte, al aborto y la anticoncepción, y los embargos.

También dice que su interés es proteger a los católicos alrededor del mundo, así como defender su propia posición de influencia y su vasta riqueza, para lo cual continuamente actualiza su mensaje.

También asevera que el proselitismo y el aumento de la población han sido parte importante del crecimiento de la Iglesia católica en los años recientes.

Otro tema sensible que trata este cable es el de la salud del entonces papa Juan Pablo II, su posible sucesión y lo que ésta significaría para la política estadunidense de confirmarse los rumores de una abdicación desatados por un obispo alemán.

La lista de cardenales no incluye a ningún probable sucesor estadunidense o anglófono y predice que la sucesión de un Papa europeo no representará mayor cambio en las políticas del Vaticano y en los intereses estadunidenses.