Economía
Ver día anteriorMartes 28 de diciembre de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Las autoridades también lo hacen responsable de lavar 27 mil millones de dólares

El magnate ruso Jodorkovsky, condenado por robar petróleo

Clinton califica el fallo de aplicación selectiva de la justicia

La UE dice que seguirá el caso

Foto
La policía rusa detuvo frente a la Corte de Moscú a 20 manifestantes que protestaban por la sentencia contra el ex hombre más rico de esa nación y su socio Platon LebedevFoto Reuters
Juan Pablo Duch
Corresponsal
Periódico La Jornada
Martes 28 de diciembre de 2010, p. 18

Moscú, 27 de diciembre. El ex magnate petrolero Mijail Jodorkovsky y su socio Platon Lebedev –detenidos en 2003 y condenados a una pena de ocho años de prisión en 2005 por estafa, evasión fiscal y otros delitos económicos– ahora son culpables de robo de crudo y lavado de dinero, según se desprende de la sentencia del segundo proceso en su contra que el juez Viktor Danilkin comenzó a leer este lunes.

El procedimiento puede durar varios días, por lo cual aún no se sabe cuántos años más tendrán que pasar tras las rejas quien llegó a ser el hombre más rico de Rusia y su socio, caídos en desgracia cuando, en vez de mostrar sumisión al Kremlin, decidieron financiar a la oposición política al entonces presidente y actual primer ministro Vladimir Putin.

En cualquier caso, Jodorkovsky –quien de ser absuelto en este juicio hubiera quedado en libertad el año próximo– no podrá postularse como candidato a la presidencia en 2012, posibilidad que preocupaba al entorno de Putin.

La procuraduría solicita 14 años de prisión por un delito que ya prescribió –la apropiación ilícita de las acciones de la petrolera Vostoychnaya–, por el robo de 218 millones de toneladas de petróleo a las filiales de la desaparecida Yukos, que era propiedad de Jodorkovsky, y por blanquear los 27 mil millones de dólares que presuntamente obtuvieron de su venta.

Originalmente, los fiscales pretendían fincar responsabilidad penal a Jodorkovsky y Lebedev por robarse más petróleo del que habían extraído todas las empresas de Yukos, que por otro lado les pertenecían.

La absurda acusación, rebajada a una cantidad que corregía el despropósito inicial, la hizo suya el juez Danilkin.

“En el juicio –leyó el magistrado, antes de ordenar que la prensa abandonara la sala– quedó claro que Mijail Jodorkovsky y Platon Lebedev se apoderaron de bienes ajenos y formaban parte de un grupo de delincuencia organizada que disponía de lo robado a su criterio desviando la mayor parte para su enriquecimiento…”

Danilkin –consideran los abogados de Jodorkovsky– se encuentra bajo fuerte presión por las autoridades.

El premier Putin, al responder una pregunta sobre el futuro de Jodorkovsky, afirmó que el juicio había demostrado su culpabilidad y que, por tanto, como dijo el personaje de una popular película, un ladrón debe estar en la cárcel.

Pero formulado ese comentario, el pasado 11 de diciembre, quedó en evidencia que la presunción de inocencia importa muy poco en el sistema de impartición de justicia en Rusia.

La defensa de Jodorkovsky sostiene que, marcado por claras motivaciones políticas, este segundo juicio ha sido injusto. Por ello se propone demostrar en la Corte de Estrasburgo, Francia, que su finalidad era legitimar el desmantelamiento de Yukos y la transferencia de sus activos a la estatal Rosneft.

“Si el juez –comentó hoy el abogado Vadim Kliugvant a la prensa– estima que el robo consiste en que el precio del petróleo en Rotterdam (Holanda) es más bajo que en Tiumen (Siberia), quiero decirle a (el presidente, Dimitri) Medvediev que el consorcio Gazprom, cuyo consejo de administración encabezó durante muchos años, también compra el petróleo en la provincia rusa 10 veces más barato de lo que se vende en Rotterdam.”

El juicio no ha quedado al margen en las revelaciones de Wikileaks. En un envío de la embajada de Estados Unidos en Moscú, fechado en diciembre del año pasado y dado a conocer la víspera, se da a entender que el proceso es una farsa.

“El gobierno ruso –dice el cable– ya no sabe qué hacer para salvar la cara y seguir hablando de estado de derecho, en un sistema que elimina con total impunidad a los adversarios políticos.”

Más diplomática, si cabe la expresión, la secretaria de Estado Hillary Clinton declaró: La sentencia inculpatoria del segundo juicio contra Mijail Jodorkovsky y Platon Lebedev, bajo cargos de robo de petróleo y lavado de dinero, plantea muchas preguntas acerca del carácter selectivo de la aplicación de justicia y de las motivaciones políticas que la determinan.

La Unión Europea, en un comunicado de la oficina de Catherine Ashton, jefa de la diplomacia común, dijo seguir de cerca la evolución del juicio y pidió a Rusia respetar sus compromisos internacionales en el ámbito de los derechos humanos.