Mundo
Ver día anteriorViernes 31 de diciembre de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Contra el Establishment

Filtra Wikileaks informe de ex embajador de EU que perfila el futuro de China

El PCCh, corporación en la que pesa el pedigree de nexos familiares con héroes de la revolución
De la Redacción
 
Periódico La Jornada
Viernes 31 de diciembre de 2010, p. 19

La diplomacia estadunidense, impresionada por los cambios en China entre 1979 y 2009, se ha dedicado a perfilar el futuro del gigante asiático y de sus líderes, consultando fuentes dentro y fuera del país, según documentos filtrados en el sitio de Internet Wikileaks.

Un memorando de enero de 2009 escrito por el embajador Clark Randt, abogado empresarial amigo del entonces presidente estadunidense George W. Bush, se despidió del cargo con el envío a Washington de un texto en el cual evaluó los caminos que habría de seguir China en 30 años.

La conclusión de Randt, quien antes de ser embajador en Pekín fungió como ejecutivo empresarial en Hong Kong, fue que el sistema autoritario dominado por el Partido Comunista Chino (PCCh) tiene debilidades, pero no suficientes para anticipar que será la causa de un relajamiento en el largo plazo.

China no sólo continúa su marcha como potencia económica y fuerte consumidora de recursos naturales y energéticos que diversificaron rápidamente sus relaciones internacionales en las tres últimas décadas, planteó Randt, quien advierte que la transformación de ese Estado en una potencia mundial debe servir a Estados Unidos para convencer a Pekín de que actúe como un socio global responsable.

La nación asiática comienza a entender los méritos de la ayuda internacional, pero no por razones altruistas, sino para que China pueda alcanzar sus propios imperativos básicos, en una posición internacional más segura y con mayor protección a sus intereses económicos en terceros países.

En el plano diplomático, se puede esperar que China descarte su anticuada retórica de no intervención, de cara a las masivas inversiones chinas en el exterior.

En cuanto a las fuerzas armadas, Randt desestima su tecnología presente, pero pronostica que en 2039 los militares chinos dispondrán de aviones y portaaviones que den soporte a rutas marítimas, pero sobre todo, contarán con sofisticado armamento antisatelital.

Respecto del PCCh, un análisis elaborado en julio de 2009 por el ministro consejero político, Aubrey Carlson, describe el proceso de decisiones del instituto político como el equivalente al de una corporación empresarial, donde pesa la representación de intereses económicos de cada uno de los 25 miembros del Politburó y, más aún, de un grupo más pequeño constituido por aquellos que poseen un pedigree sustentado en nexos familiares con héroes de la revolución.

Carlson escribió el análisis con base en información proporcionada por fuentes con acceso al círculo de líderes, cuyos nombres fueron borrados del documento.

Fue muy bien conocido que el ex primer ministro, Li Peng, y su familia, controlaron todos los intereses del sector eléctrico; Zhou Yongkang, miembro del politburó y autoridad en temas de seguridad, así como sus asociados, controlaron los intereses petroleros; la familia del fallecido líder Chen Yun controló la mayor parte de los bancos; Jia Qinglin, miembro del politburó, estaba detrás de los desarrollos de viviendas y propiedades en Pekín; el yerno de Hu Jintao (actual presidente) se encargaba de Sina.com; la esposa de Wen Jiabao (primer ministro) controló el sector de las piedras preciosas.

Un cable diplomático de noviembre de 2009, también escrito por el consejero Aubrey, redondeó el panorama de los líderes chinos, al afirmar que Xi Jinping, el actual vicepresidente, que asumirá la dirección del Partido Comunista Chino y muy problablemente la presidencia de su país en 2012, es un hombre extraordinariamente ambicioso, a quien no le interesa el dinero, pero puede ser corrompido por el poder.