Capital
Ver día anteriorDomingo 2 de enero de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Decenas de vecinos no pueden ingresar a sus casas por quedar en el área asegurada

Con granaderos, toma posesión el GDF de 51 predios de La Malinche

Cerca de las 6:30 horas se presentó el secretario de Obras en el plantón del frente amplio a advertir que comenzarían los trabajos

Se impone por la fuerza un proyecto criticado, denuncian

Foto
Dos de las vecinas que quedaron atrapadas en el cerco policiaco y que no se les permitió moverse durante varias horas, según denunciaronFoto Agustín Salgado
Foto
Decenas de granaderos fueron apostados para resguardar los 51 predios que expropió el gobierno local y donde reanudaron las labores de demoliciónFoto Agustín Salgado
Agustín Salgado
 
Periódico La Jornada
Domingo 2 de enero de 2011, p. 26

El Gobierno del Distrito Federal (GDF) tomó posesión física de los 51 predios de la colonia La Malinche.

El secretario de Obras y Servicios, Fernando Aboitiz, se presentó alrededor de las 6:30 en el plantón del frente amplio en contra de la vía de cuota. Aún no clareaba y en el lugar se encontraban decenas de vecinos que desde la tarde anterior se habían reunido para despedir el 2010.

Aboitiz llegó con unas 25 personas, advirtió que las obras comenzarían y aseguró que no conocía las medidas cautelares que emitió la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF).

La comisión le planteó al GDF que evitara ejercer conductas de agresión durante la época decembrina y que en caso de que se decidiera ingresar a La Malinche se le informara previamente. Ninguna de las medidas fue atendida por las autoridades.

El ex militante de Acción Nacional simuló una agresión en su contra, según los vecinos, y arropado por sus empleados, salió corriendo del lugar. En ese momento hubo algunos empujones que, de a acuerdo con el frente amplio, fue una situación montada por personal del mismo gobierno.

Mientras tanto, cientos de granaderos ingresaron en la zona expropiada por tres frentes, uno de ellos el área natural protegida de La Loma. En cuestión de minutos levantaron vallas metálicas y se ubicaron con equipos antimotines en los accesos de la llamada zona cero.

Durante el amanecer personal de la CDHDF que se mantenía de guardia en La Malinche y que está adscrito al área de quejas no atendió el llamado de los vecinos, pues decidieron mantenerse en el interior de su vehículo. Lo anterior se le explicó al tercer visitador, Luis Jiménez Bueno, quien llegó cuando ya había despuntado el día.

Los vecinos e integrantes de distintas organizaciones como el Centro Pro y el Fray Francisco de Vitoria, se reorganizaron. Decidieron no caer en la agresión y mantener su plantón pacífico.

Horas después cientos de trabajadores de la concesionaria ingresaron a los predios. Ya con resguardo policiaco y tras varios meses de retraso comenzaron las labores de demolición. El director general de la Secretaría de Obras, Alfredo Hernández, literalmente utilizó el escudo de un granadero como escritorio para analizar un plano.

Habitantes del andador Durazno y callejón La Malinche quedaron dentro del cerco. Los policías no los dejaron ni entrar ni salir de éste por varias horas. Hubo reclamos a Jesús Lucatero, empleado de la Secretaría de Gobierno, a quien tacharon de mentiroso.

Ayer se mostró una vez más, la forma en que Marcelo Ebrard actúa. Impone con la fuerza pública un proyecto cuyo grave impacto ambiental han evidenciado distintos especialistas. Cuando no se tiene la razón se reprime y se utiliza la fuerza. Otra vez nos violaron nuestro derecho a la seguridad jurídica, a la integridad personal y al libre tránsito, aseguró el frente amplio, en un pronunciamiento público.

El GDF ha ignorado los exhortos para establecer una mesa de diálogo con el frente amplio que le han hecho 34 diputados federales, la Asamblea Legislativa, organizaciones de la sociedad civil y la Comisión Civil de Acompañamiento, la administración de Marcelo Ebrard optó por utilizar la fuerza pública para liberar el derecho de vía de la supervía poniente, denunciaron los vecinos.

Esta fue la segunda ocasión en que el gobierno local movilizó a cientos de policías a La Malinche, pues en la madrugada del 31 de octubre también llegaron varios uniformados. Ambos despliegues se realizaron antes de que amaneciera y en periodo vacacional.

El cerco policiaco se estableció con vallas metálicas de más dos metros de altura. A decir de los propios granaderos participaron más de 800 elementos y decenas de vecinos se vieron imposibilitados de salir de sus domicilios pues quedaron dentro del perímetro asegurado. Por lo menos siete predios expropiados están fuera del cerco y el plantón no fue desmantelado.