Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
Domingo 9 de enero de 2011 Num: 827

Portada

Presentación

Bazar de asombros
HUGO GUTIÉRREZ VEGA

La última interacción
WERNER CLAUDIO COLOMBANI

Kuro
NANA ISAÍA

Quinientos pesos de multa
BEATRIZ GUTIÉRREZ MUELLER

Cinco poetas de Morelos

Zygmunt Bauman, un transeúnte irlandés
MACIEK WISNIEWSKY entrevista con ZYGMUNT BAUMAN

La vida en tiempo prestado
MACIEK WISNIEWSKY

Guía de navieros
MAURICIO QUINTERO

Leer

Columnas:
La Casa Sosegada
JAVIER SICILIA

Las Rayas de la Cebra
VERÓNICA MURGUíA

Bemol Sostenido
ALONSO ARREOLA

Cinexcusas
LUIS TOVAR

Corporal
MANUEL STEPHENS

Mentiras Transparentes
FELIPE GARRIDO

Al Vuelo
ROGELIO GUEDEA

La Otra Escena
MIGUEL ÁNGEL QUEMAIN

Cabezalcubo
JORGE MOCH


Directorio
Núm. anteriores
jsemanal@jornada.com.mx

 

Alonso Arreola
alarreo@yahoo.com

Queridos Reyes, no se olviden…

Aquí estamos otra vez con las peticiones anuales. Y ustedes disculparán pero, como se quedaron más que cortos en el cumplimiento de nuestra pasada misiva, ésta va distinta. Ya sabemos que no nos harán ganar la lotería y que en México las cosas se pondrán peor rumbo a Los Pinos, por ello deseamos apelar a un mejor futuro pidiéndoles, queridos reyes, que no se olviden –que no nos olvidemos– del pasado. Eso sí, en primera instancia y a manera de paréntesis, queremos salud para los músicos que han sembrado sonidos importantes en el aire. El último año fue difícil especialmente en el mundo del rock mexicano. Sabo Romo, Alex Otaola, Rafael González, Rita Guerrero y Alejandro Marcovich pasaron por momentos difíciles, por no hablar de Illy Bleeding, vocalista de los punketos Size, quien según se sabe murió debido a un error médico luego de un accidente automovilístico.

Ahora sí, entrando de lleno al asunto de la memoria, queridos santos reyes, esperamos que nos dejen ver numerosos eventos para celebrar distintos e importantes aniversarios luctuosos. Cumplen cuarenta años de muertos Igor Stravinsky, Louis Armstrong y Jim Morrison. Por ello el mundo clásico, el del jazz y el del rock se verán unidos en el recuerdo, y ojalá que en mucho más, pues aún faltan fusiones creativas entre sus géneros. Igualmente se cumplirán veinte años de la desaparición de Miles Davis, uno de los más grandes iconos de la música, y de Freddy Mercury, uno de los mejores cantantes pop de la historia. Finalmente, aunque no menos importante, contaremos diez años de la ida del maravilloso guitarrista de blues John Lee Hooker y del Beatle George Harrison, quien se fue a ese lugar más allá del Sol. Por cierto, ojalá salgan materiales inéditos de él y, sobre todo, ojalá valgan la pena. Se los encargamos.

Hablando de discos, queridos reyes, en lugar de pensar en lo próximo que hagan Lady Gaga o Shakira, concéntrense en que se produzcan obras que dignifiquen la originalidad en lugar de la novedad. ¿Cómo, ustedes también piensan que ambas cosas se refieren a lo mismo? Craso error. Hace cuatro décadas salía el Imagine de Lennon, hace dos el Out Of Time de R.E.M., el Nevermind de Nirvana y el Achtung Baby de U2 (de ese que solía ser U2), y hace una el inigualable Buena Vista Social Club. Recordando estos cumpleaños impulsen a quienes se toman en serio la grabación de un álbum (aunque en esta década desaparezcan los álbumes). Para terminar de apelar al tiempo que pasó, ayúdennos a celebrar el primer concierto de los Beatles en la Caverna de Liverpool, sucedido hace cincuenta años. ¿Pueden creerlo? Hace medio siglo. Diez años más que la llegada de David Bowie a Estados Unidos, y veinte más que el debut de Depeche Mode y Laurie Anderson.

Sobre lo que vendrá, en este 2011 sonarán en México Chicago, Joe Satriani, Joan Manuel Serrat, 30 Seconds to Mars, Deep Purple, Iron Maiden, U2, Kylie Minogue, Roxette y Lady Gaga, lo que está bien, respetados y admirados jerarcas, pero también les pedimos que vengan de una buena vez Tool y David Sylvian, así como otras bandas raras tipo Battles. Igualmente les suplicamos que no haya cancelaciones en el Vive Latino y que se cumplan las presentaciones de Sepultura, The Chemical Brothers, Queens of the Stone Age, Robi Draco Rosa y Caifanes, y que la de estos últimos sea un honesto y mágico tributo a los inicios del buen rock mexicano más allá de una simple reunión de negocios. Escuchar nuevamente a Saúl Hernández, Alfonso André, Sabo Romo, Diego Herrera y Alejandro Marcovich juntos tocando “La célula que explota”, “No dejes que”, “Será por eso” y “Mátenme porque me muero” será conmovedor, inspirador para las muchas bandas que se cocinan a fuego lento en todos los rincones del país.

Esperamos por último que se apiaden y que el Festival de México, el Radar, el Cervantino, el de Música y Escena, el Barroquísimo y el de Poesía en Voz Alta de Casa del Lago mantengan su evolución y ganen la batalla contra el bajo presupuesto, así como deseamos que otros de Puebla, Guadalajara, Chihuahua, Xalapa, Aguascalientes, Monterrey y Guerrero sobrevivan un año más. Eso sería todo. Aunque que claro que, de pilón, podrían borrar algunos discos, nombres y aniversarios de nuestra mente; como éste: cumplimos una década de cuando los de Pepsi cacharon a Britney Spears echándose una Coca Cola luego de pagarle ¡noventa y siete millones de dólares! Eso podríamos olvidarlo, o tal vez no.