Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
Domingo 9 de enero de 2011 Num: 827

Portada

Presentación

Bazar de asombros
HUGO GUTIÉRREZ VEGA

La última interacción
WERNER CLAUDIO COLOMBANI

Kuro
NANA ISAÍA

Quinientos pesos de multa
BEATRIZ GUTIÉRREZ MUELLER

Cinco poetas de Morelos

Zygmunt Bauman, un transeúnte irlandés
MACIEK WISNIEWSKY entrevista con ZYGMUNT BAUMAN

La vida en tiempo prestado
MACIEK WISNIEWSKY

Guía de navieros
MAURICIO QUINTERO

Leer

Columnas:
La Casa Sosegada
JAVIER SICILIA

Las Rayas de la Cebra
VERÓNICA MURGUíA

Bemol Sostenido
ALONSO ARREOLA

Cinexcusas
LUIS TOVAR

Corporal
MANUEL STEPHENS

Mentiras Transparentes
FELIPE GARRIDO

Al Vuelo
ROGELIO GUEDEA

La Otra Escena
MIGUEL ÁNGEL QUEMAIN

Cabezalcubo
JORGE MOCH


Directorio
Núm. anteriores
jsemanal@jornada.com.mx

 

Cinco poetas de Morelos

Para multiplicar los ánimos de conocer a las recientes generaciones de poetas mexicanos, ofrecemos una muestra de poesía morelense. Estos poetas son prueba irrefutable de que Morelos es más que una sucursal turística del Distrito Federal; más que una muestra de amistades y preferencias, este conjunto de poemas pretenden hablar por sí mismos.

La Sirena
Armando Alonso

Mi vida era la sirena,
yo existía cuando ella abría los ojos
y cuando los cerraba para soñar,
me esfumaba entre el sol y la hojarasca
que habitan su mirada.

No pude convencerla
de compartir la tierra
para huracanear juntos contra la estulticia
y regresó a la seguridad marina,
donde yo sólo vuelvo
a reforzar la tormenta que me define.

Armando Alonso (Distrito Federal, 1974) radica en Cuernavaca, estudia filosofía en la UNAM, ha colaborado en diversas publicaciones estatales y nacionales. Forma parte del Consejo Editorial de Mala Vida, revista morelense de arte y literatura de circulación nacional.

La respuesta
Itzela Sosa

A Rosario Castellanos

Cesar de girar
de abrir el cuerpo
hacia la líquida noche de los locos

En este punto
el dolor sigue siendo una pregunta
una mujer o un hombre
que a tientas en el agua
se deshoja

Cesar de girar
los muelles hablan
dicen que las manos son el mar
que nos responde
con la propia    propia carne
las preguntas.

Itzela Sosa (Cuernavaca Morelos, México) es poeta, ensayista e investigadora social. Poemas y ensayos suyos han aparecido en revistas literarias, periódicos y sitios de literatura nacionales e internacionales. Ha sido antologada en publicaciones estatales, nacionales e internacionales.

Habrá el nombre de una mujer
Elizabeth Delgado Nazario

Habrá el nombre de una mujer que me condene
    al silencio,
que me contenga en una palabra,
que su sola puesta de sol me desnude.

Habrá una mujer tan cambiante como río,
que me diga preguntas que no sabré responder,
que deje mis poemas en insospechado ritmo.

Habrá una mujer que combata con su lengua,
que me arranque las letras,
que coma lunas a escondidas,
que esconda un amuleto entre sus piernas.

Será una mujer que pueda beberme como un
    vaso de vino,
que aspire mi humo como manchas de viaje.

Será la mujer que me leerá y se olvidará de mí,
pero no de mis poemas.

Elizabeth Delgado Nazario es poeta y ensayista. Profesora de Arte y Literatura. Premio Nacional de Literatura Luis Cardoza y Aragón para Crítica de Artes Plásticas 2005 (Monterrey, Nuevo León, México). Licenciada en Literatura (UAEM, Morelos, México, 2003), Maestra en Historia del Arte (UAEM, Morelos, México, 2007).

(suburbio de la costa)
J. D. Victoria

Del mar,
el viento erige escombros.

Mareas son látigos
o brazos que no cesan.
Tromba de lenguas,
azote de los riscos.

Brisa de aves partidas.

El puerto, ciudadela
de nubes suspendidas.
La noche como revelación oceánica.

J. D. Victoria (Cuernavaca, Morelos. México. 1969) es autor de La celebración de otoño (1995), Tierra junta (2004) y Boca de la lumbre (2006). Premio Estatal de Literatura Morelos 2002. Becario del Fondo Estatal para la Cultura y las Artes en 2004 y 2006 con la tutoría de Francisco Hernández y Aline Pettersson, respectivamente.

Regresión
Ricardo Venegas

Para Tania

Imaginaba que el amor era una falta de hambre,
una entrega gigante, algo muy santo en el estómago vacío.
Y regresaba de un letargo a clases
después de ajusticiarme a varios enemigos de mi hermano,
en todas las palabras escucho filas de niños en la escuela
formados como ahora, en un desfile donde vamos
hacia donde la vida fluye y no entendemos
por qué se llama muerte la ausencia que nos marca.

Ricardo Venegas nació en San Luis Potosí, en 1973. Estudió Letras Hispánicas en la Universidad Nacional Autónoma de México. Becario del Instituto de Cultura de Morelos (1997-1998), del Centro Mexicano de Escritores (2003-2004) y del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (2005-2006). Ha sido Jefe de Redacción de La Opinión de Morelos. En 2008 obtuvo el Premio Nacional de Poesía Efraín Huerta. Dirige la revista Mala Vida, Mester de Junglaría y la editorial Eternos Malabares.