Sociedad y Justicia
Ver día anteriorMiércoles 19 de enero de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

La compañía interpuso un recurso de reconsideración en diciembre

Niegan permiso a Monsanto para siembra piloto en Sinaloa

Pretende plantar cien hectáreas con maíz transgénico en ese estado

Matilde Pérez U.
 
Periódico La Jornada
Miércoles 19 de enero de 2011, p. 43

Las secretarías de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) y la de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) negaron el permiso a Monsanto para la siembra piloto de maíz transgénico en cien hectáreas de Sinaloa.

José Manuel Madero, presidente de Monsanto en Latinoamérica, informó que el 18 de diciembre se recibió la negativa y dos días después se interpuso el recurso de reconsideración, pues en el reglamento de la ley de biodiversidad no se han establecido los centros de origen del grano.

La biotecnología del maíz está plenamente validada, pues en 20 países se siembran 41 millones de hectáreas; no se trata de una herramienta de reciente creación. La determinación de México de no adoptarla implica que deje de recibir beneficios de 5 a 6 mil millones de dólares y en una década pueda aumentar su producción en 8 millones de toneladas, por lo que llegaría a más de 30 millones, pues el estimado de producción de 2009, según Sagarpa, fue de 24.2 millones de toneladas.

En conferencia de prensa, Madero aseguró que no hay riesgo del deterioro del maíz criollo; aunque no se adopte la biotecnología, Monsanto no dejará de invertir en el país. En los recientes cinco años se invirtieron 70 millones de dólares y para el próximo lustro se tiene programada una inversión de 80 a 100 millones de dólares, que estará orientada principalmente al desarrollo de tecnología, afirmó.

Señaló que es el momento de adoptar esta decisión ante la caída de las reservas internacionales de granos, pues México no tiene garantizada su alimentación. Urgen políticas a largo plazo y tecnologías para aumentar la producción en maíz, soya, algodón y trigo.

Explicó que las nueve siembras experimentales de maíz transgénico de Monsanto en Sonora, Sinaloa y Tamaulipas fueron exitosas y cumplieron con los requisitos establecidos por la autoridad. Ahora lo que esperamos es avanzar en las siembras piloto. En Sinaloa se negó, pero ya se presentaron los argumentos para que las autoridades reconsideren, es una cuestión de interpretación de Sagarpa y Semarnat, las cuales tienen opiniones diferentes. En dicho estado se siembran 500 mil hectáreas de maíz híbrido y no hay ningún riesgo de contaminación con el grano genéticamente modificado, dijo.

¿Qué les preocupa?

Queremos escuchar qué elementos le preocupan a la autoridad, pues en las siembras experimentales el manejo agronómico fue muy similar al que usa la agricultura en condiciones normales. La biotecnología y la biodiversidad pueden convivir; muchos países adoptaron la biotecnología hace 14 años y la decisión de México de no avanzar en ello ha llevado a importar 10 millones de toneladas de maíz y por eso urge una decisión al respecto. Hay que definir lo centros de origen, qué hacer como país para conservar los maíces de manera sustentable y evitar dejar al margen de la productividad y competitividad a diversas zonas.

Comentó que Monsanto nuevamente retoma la investigación para mejorar genéticamente el trigo en el país. En 2002 se dejó dicha investigación y en 2009 se retomó para desarrollar tecnologías para control de malezas, elevar rendimiento y mejorar genética; en caso de continuar, se estima que en 2018 o 2019 se lanzará la primera semilla biotecnológica del cereal.

En el caso de algodón se tienen 14 años con siembras experimentales y tres años con siembras piloto en 50 mil hectáreas en Chihuahua y la Comarca Lagunera, por lo que la compañía espera que en febrero se otorgue el permiso para la siembra comercial, pues ya se tiene el marco regulatorio.

Madero destacó que hay que unir esfuerzos y entablar diálogo con el gobierno para el desarrollo económico nacional y no continuar demorando el avance de la biotecnología.