Cultura
Ver día anteriorJueves 20 de enero de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

El presidente Felipe Calderón inauguró esa colección en la Biblioteca de México

Disponen acceso público al Fondo Bibliográfico José Luis Martínez

Expertos de la UNAM catalogaron y digitalizaron 73 mil 500 materiales de ese acervo

Crean consejo asesor en el que figuran los escritores Margo Glantz y José Emilio Pacheco

Foto
Aspectos de la distribución del fondo José Luis MartínezFoto Carlos Cisneros
Foto
El ejemplar de El llano en llamas, con dedicatoria de Juan RulfoFoto Carlos Cisneros
Alonso Urrutia y Ángel Vargas
 
Periódico La Jornada
Jueves 20 de enero de 2011, p. 3

El Fondo Bibliográfico José Luis Martínez, inaugurado anoche por el presidente Felipe Calderón, marca el comienzo de un proyecto sin precedente en el país, de adquirir y preservar las bibliotecas personales de algunas de las grandes figuras de la cultura nacional del siglo XX.

Así lo sostuvo la titular del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CNCA), Consuelo Sáizar, durante un recorrido previo al acto protocolario con el que este martes el Presidente puso a disposición del pueblo de México ese acervo, que con sus 73 mil 500 materiales –cuya catalogación y digitalización estuvo a cargo de expertos de la Universidad Nacional Autónoma de México– es situado como el más completo e importante de literatura mexicana de los siglos XIX y XX.

Al anochecer, ante representantes de la comunidad intelectual, entre ellos Eduardo Lizalde, Ramón Xirau y Mari José Paz, el presidente reivindicó el proyecto de adquisición de bibliotecas, que tuvo como preámbulo el fondo bibliográfico de José Luis Martínez.

En la Biblioteca México, José Vasconcelos, en La Ciudadela, donde estuvo preso José María Morelos y donde ocurrió una parte de la Decena Trágica, Calderón habló del significado de la cultura para el país, definida como el alma de toda nación, resultado de la creatividad y el talento de los mexicanos a través de los siglos. Nos da identidad, fortaleza como país para enfrentar nuestra propia existencia con lo más poderoso de nuestra esencia, es decir, nuestra cultura.

Aseguró que la adquisición del acervo forma parte de una nueva orientación en las instituciones culturales, y refirió que en 2011, por primera vez en muchos años, el Instituto Nacional de Bellas Artes tendrá un fondo de 100 millones de pesos para la adquisición de obra.

Anunció que por conducto de la Dirección General de Bibliotecas, se van a digitalizar los libros que han sido incorporados al patrimonio nacional, por lo que se potencializará su consulta.

Adquieren material de Castro Leal

Ayer quedó constituido de manera formal un consejo asesor, integrado por literatos e intelectuales, entre ellos los escritores Margo Glantz, José Emilio Pacheco, Eduardo Lizalde, Juan Villoro y Jorge Volpi; los historiadores Enrique Florescano y Javier Garciadiego; el filólogo José G. Moreno de Alba, presidente de la Academia Mexicana de la Lengua; así como el editor Joaquín Diez-Canedo, el polígrafo Ernesto de la Peña y el arqueólogo Eduardo Matos Moctezuma.

Sáizar informó que el CNCA compró ya la biblioteca de Antonio Castro Leal, uno de los siete sabios de México, compuesta por 56 mil o 58 mil volúmenes, los cuales incluso se encuentran ya en la Biblioteca de México José Vasconcelos, en la Ciudadela, al igual que el fondo José Luis Martínez.

Dicho material está actualmente en etapa de clasificación y digitalización, proceso al que también fue sometido el acervo del escritor jalisciense inaugurado ayer, y como éste, aquél también será abierto al público para su consulta en fecha próxima.

La de Jaime García Terrés es otra biblioteca que se pretende comprar e incluso las pláticas con la familia del escritor están muy adelantadas.

En el mismo sentido, según la titular del CNCA, se entablaron los primeros contactos con las respectivas familias del poeta Alí Chumacero y el escritor Carlos Monsiváis, fallecidos en 2010.

Este es el inicio de un proyecto de largo aliento, de preservar las grandes bibliotecas que podamos. No hay una segunda llamada: las guardamos ahora o será muy difícil que volvamos a conseguirlas, subrayó

Si bien el libro electrónico no va acabar con el libro de papel, amenazará de manera muy seria las bibliotecas personales.

Sáizar informó que la Biblioteca José Vasconcelos será la depositaria de los acervos adquiridos, para lo cual se han comenzado a hacer las adecuaciones arquitectónicos y técnicas pertinentes.

Precisó que ese histórico recinto estará en condiciones de albergar entre 14 o 15 de esos fondos bibliográficos, aunque estimó que al final de esta administración se logrará reunir entre cuatro y seis.

Acompañada por Rodrigo Martínez, hijo del editor y escritor, y Fernando Álvarez del Castillo, director general de Bibliotecas del CNCA, Sáizar consideró al fondo José Luis Martínez como una biblioteca absolutamente necesaria.

Veintidós millones 883 mil pesos fue lo que pagó el CNCA por la adquisición de esta biblioteca personal, cuyo acervo de 73 mil 500 materiales está compuesto de la siguiente manera: 48 mil libros y tesis, 22 mil ejemplares de revistas y fascículos, así como un fondo documental de 3 mil 500 piezas, entre cartas, fotografías, catálogos y mapas.

Está distribuido en un área de 600 metros cuadrados –cuyo acondicionamiento costó 20 millones de pesos–, en anaqueles situados en dos plantas, clasificados en un novedoso sistema de radiofrecuencia que permite su pronta localización, así como que los volúmenes no sean dañados con las etiquetas que habitualmente acostumbran colocarse en los lomos.

Acervo único e irrepetible

Rodrigo Martínez citó a Gabriel Zaid para destacar que el principal valor del fondo de su padre es que no es una biblioteca de libros, sino de colecciones y series.

Es muy importante que esta biblioteca permaneciera en México, porque es la que tiene la mejor colección, la más completa, única, irrepetible de literatura mexicana de los siglos XIX y XX, además de abordar diversos aspectos relacionados con la cultura, la historia, el arte y la ciencia nacionales, así como de otras latitudes, indicó.