Mundo
Ver día anteriorDomingo 23 de enero de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Contra el establishment
Generalizada, la corrupción en Cuba, opina misión estadunidense
Afp
 
Periódico La Jornada
Domingo 23 de enero de 2011, p. 18

Madrid, 22 de enero. La corrupción en Cuba es generalizada y algunos sectores del Estado están administrados por mafias, según cables de la misión diplomática de Estados Unidos en La Habana, los cuales fueron revelados por Wikileaks y publicados por el diario El País de España este sábado.

La corrupción ha avanzado a tal punto que se ha convertido en fenómeno generalizado que alcanza a altos funcionarios, miembros del Partido Comunista Cubano y profesionales sin adscripción política, citó El País sobre cables de 2006 y 2007 de la Sección de Intereses de Washington en Cuba (SINA), cuyo jefe era entonces Michael Parmly. Según los textos, las prácticas corruptas incluyen “soborno, malversación de recursos estatales, trampas contables y comisiones ilegales cobradas por funcionarios a cambio de concesiones y cuyo monto es depositado en cuentas abiertas, a su nombre o al de personas interpuestas, en bancos extranjeros.

Hay instalaciones del Estado que son administradas, de hecho, por mafias (en sectores como el turismo y la construcción). Como en cualquier lugar en el mundo, un contrato de un millón de dólares supone (para el comisionista cubano) 100 mil dólares en el banco, dicen los reportes.

El periódico agrega que, según los documentos, esos dirigentes corruptos no son tanto de la cúpula revolucionaria, sino funcionarios pragmáticos que se han hecho un espacio dentro de un rígido sistema comunista.

La información enviada al Departamento de Estado por la SINA señala que en Cuba, donde el Estado controla más de 90 por ciento de la economía, el robo y la corrupción –para nutrir el mercado negro– son un mecanismo de supervivencia, debido a los bajos salarios.

Las autoridades toleran las corruptelas de supervivencia hasta cierto punto, pero cuando saben de desvíos importantes actúan con severidad, añaden los reportes.

Sostienen que muchos de los puestos potencialmente más rentables suelen ser asignados sobornando al funcionario que decide y que los policías son famosos por aceptar sobornos.