Mundo
Ver día anteriorSábado 29 de enero de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Revuelta en el mundo árabe

Millonario financiamiento de Estados Unidos a opositores

Wikileaks revela la estrecha relación entre los gobiernos de El Cairo y Washington
Foto
Una activista antigubernamental egipcia insta en El Cairo a un oficial de la policía a unirse a las protestas del pueblo contra el gobiernoFoto Ap
De la Redacción
 
Periódico La Jornada
Sábado 29 de enero de 2011, p. 23

Cables diplomáticos filtrados por el sitio de Internet Wikileaks revelaron la estrecha relación entre los gobiernos del presidente egipcio Hosni Mubarak y el estadunidense del demócrata Barack Obama. Los cables detallan el valor que representa el mandatario egipcio y el apoyo a Estados Unidos en su confrontación con Irán y el papel que desempeñó como mediador entre Israel y los palestinos.

Según el diario The New York Times, los cables filtrados ponen de manifiesto que Egipto es considerado como un baluarte moderado contra el fundamentalismo islámico patrocinado por Irán.

En los cables de Wikileaks citados por el diario estadunidense se describe la colaboración entre Washington y El Cairo. Un texto fechado en 2009, recordó la visita que realizó la entonces recién nombrada secretaria de Estado, Hillary Clinton, quien trataba de salvar las estancadas conversaciones entre Israel y los palestinos.

Según el Times, Mubarak fue la pieza central en los esfuerzos para conseguir un cese el fuego entre Tel Aviv y el grupo islámico Hamas. Los cables muestran que Mubarak ha adoptado persistentemente una línea dura hacia Irán.

En un cable fechado en febrero del año pasado, el mandatario egipcio fue citado cuando describió que los tentáculos de Irán se extienden del golfo de Marruecos hasta los territorios de Hamas y Hezbollah. Mubarak considera a esos dos movimientos palestinos islámicos radicales como un peligro para su administración.

De acuerdo con el rotativo, antes de la visita de Mubarak a Washington en mayo de 2009, la embajadora Margaret Scobey escribió desde El Cairo que “los (líderes) egipcios quieren la visita para demostrar que Egipto continúa siendo el indispensable ‘aliado árabe’ de Estados Unidos”.

Sobre las presiones para mejorar los derechos humanos, de acuerdo con un cable de Scobey en 2009, Mubarak toma este asunto de manera personal y lo pone furioso cuando tocamos el tema, especialmente en público.

El cable informó sobre el conocimiento del gobierno de Estados Unidos respecto de las torturas y la brutalidad con la que actúa la policía egipcia.

De su lado, el periódico noruego Aftenposten reportó –con base en cables filtrados por Wikileaks–, que Estados Unidos financió con varias decenas de millones de dólares a organizaciones no gubernamentales de promoción de la democracia en Egipto, lo que provocó el descontento de Mubarak.

La estadunidense Agencia para el Desarrollo Internacional habría previsto destinar 66.5 millones de dólares en 2008 y 75 millones en 2009 para programas egipcios sobre la democracia y la correcta gobernanza, según una nota de Estados Unidos a El Cairo del 6 de diciembre de 2007.

En otro cable revelado por Wikileaks se informó que los ciudadanos egipcios culpan al gobierno de Estados Unidos de su estancada situación política debido a sus lazos con Mubarak.

El documento resume un encuentro entre el primer ministro de Qatar, Hamad bin Jassim Thani, y el senador estadunidense John Kerry, que se centró sobre todo en el conflicto israelí-palestino y en las rivalidades internas palestinas entre Hamas y Fatah.

Jassim culpó a Mubarak de servir como mediador de las conversaciones sólo en interés de sus negocios con Estados Unidos.