Mundo
Ver día anteriorLunes 31 de enero de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Revuelta en el mundo árabe

Las protestas son el comienzo de una nueva era: El Baradei

El presidente ordena a su gabinete buscar el diálogo con los inconformes
Foto
El opositor Mohamed el Baradei aseguró en la plaza Tahir que en las demandas del pueblo no hay marcha atrásFoto Reuters
Afp, Dpa y Reuters
 
Periódico La Jornada
Lunes 31 de enero de 2011, p. 31

El Cairo, 30 de enero. En un intento por aplacar las protestas en su contra, el presidente Hosni Mubarak encargó a su nuevo primer ministro, Ahmed Shafiq, promover la democracia mediante el diálogo con todas las partes, activar la economía, reducir el desempleo y luchar de manera decisiva contra todas las formas de corrupción.

Esta jornada de protestas, iniciadas el martes pasado y a la fecha con un saldo de 150 muertos, terminó con un nuevo desafío popular al toque de queda, que este domingo comenzó a regir a las 16 horas. El gobierno anunció que este lunes la orden comenzará a las tres de la tarde y terminará a las ocho de la mañana.

Cientos de personas permanecieron durante la noche en la plaza Tahir (libertad), aunque la mayoría de las calles céntricas de la capital quedaron vacías al atardecer. En los barrios periféricos, de donde se retiraron los cuerpos policiales, grupos de civiles se ocuparon de la vigilancia para evitar robos en viviendas y comercios.

La crisis política egipcia obligó a cientos de personas a tratar de salir desde El Cairo por vía aérea, pero el aeropuerto local está saturado, las líneas aéreas extranjeras cancelaron vuelos y sólo algunos empresarios y príncipes de estados árabes han logrado abandonar el país en aviones privados.

Desde las primeras horas de este domingo, Mubarak sostuvo reuniones con Shafiq y el vicepresidente Omar Suleiman, un día después de dar a conocer sus nombramientos. Por la noche, la televisión oficial transmitió un mensaje grabado del mandatario, que dio a conocer las instrucciones giradas al jefe del gobierno, antiguo titular de la fuerza aérea, con el objetivo de restablecer la calma en el país.

Ante todo, pongo el acento en la importancia de implementar completa y urgentemente nuevas medidas, duraderas, para realizar más reformas políticas, constitucionales y legislativas, mediante el diálogo con todas las partes, dijo Mubarak en el mensaje difundido horas después de que el presidente Barack Obama y su secretaria de Estado, Hillary Clinton, abogaron por una transición ordenada que responda a las demandas del pueblo egipcio.

La Hermandad Musulmana, que en años recientes logró colocarse como la principal fuerza de oposición parlamentaria, consideró las decisiones de Mubarak del viernes y el sábado –la disolución del gabinete y la designación de nuevos ministros– como un intento de esquivar las revindicaciones del pueblo y abortar su revolución.

La organización islamita presentó esa crítica en un comunicado en el que no hizo referencia al político opositor Mohamed el Baradei, ex director de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), quien hoy pronunció un discurso en la plaza Tahir, en el que dijo que las protestas son el comienzo de una nueva era y no hay marcha atrás.

En la citada plaza, un representante de la Coalición Nacional por el Cambio, que concentra a representantes de agrupaciones opositoras, incluida la Hermandad Musulmana, anunció haber solicitado a El Baradei negociar con el poder. La petición fue confirmada por Saad Katatni, uno de los dirigentes de la organización islámica, desvinculada del ex inspector de la AIEA.