Política
Ver día anteriorViernes 4 de febrero de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Revuelta en el mundo árabe

ONU, AI y grupos civiles condenan ataques contra periodistas

Transición rápida y ordenada, reclaman líderes de Europa
Afp, Dpa y Reuters
 
Periódico La Jornada
Viernes 4 de febrero de 2011, p. 4

París, 3 de febrero. Francia, Alemania, Gran Bretaña, España e Italia reclamaron a Egipto una rápida y ordenada transición, y condenaron a quienes usan o alientan la violencia, luego de que grupos de simpatizantes del régimen de Hosni Mubarak agredieron a los manifestantes que exigen la salida del mandatario.

Sólo una transición rápida y ordenada hacia un gobierno de amplia representación permitirá superar los desafíos que Egipto enfrenta hoy en día, afirman los jefes de Estado o de gobierno de esos países en declaración conjunta difundida en París.

Firman el documento el presidente francés, Nicolas Sarkozy; la canciller alemana, Angela Merkel; el primer ministro británico, David Cameron; el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, y el premier italiano, Silvio Berlusconi.

Ese proceso de transición debe comenzar a partir de ahora, insisten los dirigentes europeos, y condenan a todos aquellos que usan o alientan la violencia, que no hará más que agravar la crisis política que atraviesa Egipto.

Algunos gobernantes también emitieron otras declaraciones por separado, como Sarkozy, cuyo gobierno llamó a los ciudadanos franceses en Egipto a regresar a casa. Merkel y Rodríguez Zapatero reiteraron en Madrid su llamado a una transición pacífica a la democracia, cuanto antes, en el país árabe.

La jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, reclamó a Mubarak que actúe lo más rápidamente posible hacia la transición política. Criticó al régimen egipcio por el derramamiento de sangre y dijo que debe juzgarse a los responsables de los enfrentamientos, sean de uno u otro bando.

El presidente de Rusia, Dimitri Medvediev, habló por teléfono con Mubarak y lo instó a que los problemas en Egipto sean resueltos por la vía de la paz y la legalidad.

En tanto, un sondeo divulgado por el diario Yediot Aharonot encontró que 65 por ciento de los israelíes consideran que la caída del presidente egipcio tendrá consecuencias negativas para Israel; 59 estiman que el sucesor de Mubarak será un régimen islamita y 21 por ciento cree que será laico democrático.

La represión en Egipto se ha extendido contra periodistas extranjeros y tres funcionarios de grupos occidentales defensores de derechos humanos, lo que provocó la condena de Estados Unidos, España, Brasil, Costa Rica, la Organización de Naciones Unidas (ONU), grupos humanitarios y de prensa, y de los medios afectados.

Amnistía Internacional denunció que dos de sus trabajadores y un colega de Human Rights Watch (HRW) estaban detenidos en El Cairo, y exigió su inmediata liberación. HRW acusó al régimen egipcio de emprender una campaña contra periodistas y activistas civiles.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, consideró escandalosa y completamente inaceptable la represión contra medios de prensa y defensores de derechos humanos.

En tanto, el grupo de piratas informáticos Anonymous, que el mes pasaso realizó acciones en solidaridad con Wikileaks, puso su mira en Yemen después de orquestar ciberataques contra sitios gubernamentales en Túnez y Egipto, según un sitio web en Estados Unidos.