Mundo
Ver día anteriorLunes 7 de febrero de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Revuelta en el mundo árabe
El gobierno de Mubarak ofrece concesiones, pero nada de renuncia

Plantea la excarcelación de activistas y garantizar la libertad de prensa

Comercios reabren sus puertas por primera vez desde que comenzó la crisis

Foto
Cada vez se suman más mujeres a la lucha egipciaFoto Ap
Foto
En El Cairo comenzó a haber más movimiento al reabrir sus puertas los comercios, pero los manifestantes no ceden terreno en la plaza TahrirFoto Ap
Donald Macintyre
The Independent
Periódico La Jornada
Lunes 7 de febrero de 2011, p. 23

El Cairo, 6 de febrero. El gobierno egipcio comenzó este domingo a ofrecer posibles concesiones políticas, en un esfuerzo por controlar la crisis que sacude al país, mientras decenas de miles de resueltos manifestantes marcharon por decimotercer día consecutivo para exigir la renuncia del presidente Hosni Mubarak.

Las nuevas promesas de reforma política fueron recibidas con precaución por los grupos opositores durante la primera de una serie de reuniones –entre ellas la efectuada con la hasta ahora proscrita Hermandad Musulmana y el gobierno– para discutir las demandas con el segundo de Mubarak, Omar Suleiman.

El tránsito de vehículos comenzó a congestionar las principales calles de El Cairo, al reabrir muchos negocios sus puertas por primera vez desde que empezó la crisis.

Soldados vigilaban muchas intersecciones y los empleados fueron llevados en autobús al trabajo en los bancos estatales. Pero no se cumplieron las predicciones tentativas de que el retorno al trabajo de los egipcios que se mantuvieron confinados en sus casas disminuiría el número de manifestantes.

Los opositores al régimen volvieron a congregarse por miles en la plaza Tahrir, en el centro de la ciudad, para otro día exuberante de protestas pacíficas en el que muchos parecían animados por los indicios de lo que consideraban una gradual retirada gubernamental.

En la plaza hubo oraciones musulmanas y una misa cristiana copta para conmemorar a los manifestantes muertos durante las marchas en El Cairo, Alejandría y otras partes, cuya cifra podría ser hasta de 300, según la Organización de las Naciones Unidas.

Hassan al-Roweny, jefe del comando central del ejército, el cual sigue teniendo un papel esencial, aunque hasta ahora indeterminado, en ayudar a decidir el desenlace de la protesta, hizo un recorrido por la plaza Tahrir (de la Liberación) para tratar de persuadir a los manifestantes –quienes se quejan de la pobreza, la represión y la corrupción– de dejar ese punto de la ciudad, normalmente concurrido. Queremos que las personas regresen a trabajar y a recibir su paga, y que la vida vuelva a la normalidad, comentó.

El ejército pareció regirse una vez más por su promesa de la semana pasada de no usar la fuerza contra los manifestantes, muchos de los cuales continúan declarando su apoyo a los militares en oposición a los policías.

Durante la noche hubo un breve traqueteo de ametralladora, al parecer tiros de advertencia hechos por los militares al intentar estrechar su control en el costado norte de la plaza, donde ocurrieron muchos de los enfrentamientos entre manifestantes pro y anti Mubarak la semana anterior.

El gobierno no mostró signos de variar el calendario presentado por el abrumado presidente la semana pasada, cuando dijo que se sostendría en el poder otros seis meses para supervisar las reformas y las elecciones. El gobierno indicó que había accedido a trazar un mapa de ruta para pláticas posteriores. También daría pasos para liberar a activistas encarcelados, garantizar la libertad de prensa y derogar las leyes de emergencia de acuerdo con las condiciones de seguridad, según dijo Suleiman en la televisión estatal frente a una fotografía de Mubarak, de 82 años.

Abdul Monem Aboul Fouteh, miembro de la Hermandad Musulmana, declaró al canal de televisión por satélite Al Jazeera, luego de reunirse con Suleiman: “No podemos llamarlas pláticas ni negociaciones. La Hermandad Musulmana acudió con una condición esencial que no se puede abandonar… la necesidad de que Mubarak deje el poder para dar acceso a una fase democrática”.

Al insistir en que la Hermandad no se propone presentar un candidato en futuras elecciones presidenciales, Fouteh expresó que el gobierno no ha mostrado hasta qué punto mira con seriedad el proceso de negociación y que necesita dar una serie de pasos, entre ellos la disolución del parlamento y la revocación de las facultades de emergencia, en señal de buena fe en las pláticas.

Precisó que la Hermandad decidiría este lunes su postura sobre negociaciones futuras.

Ahmed Zewail, científico egipcio-estadunidense galardonado con el premio Nobel e integrante de la lista de 25 sabios cuya existencia fue revelada el sábado por The Independent, elogió en repetidas veces a la juventud de la plaza Tahrir, y señaló que el grupo de notables busca cambios esenciales en la Constitución, revocación de las leyes de emergencia, liberación de todos los presos políticos, elecciones imparciales y libertad para los medios de comunicación, entre ellos la televisión estatal.

Sin embargo, pareció dejar abierta la posibilidad de llegar a algún acuerdo con la posición de Mubarak. Si bien reconoció que hay desconfianza, señaló que algunos miembros del grupo podrían inclinarse a aceptar el calendario de seis meses propuesto por el presidente para su salida, siempre y cuando se den garantías.

Otro miembro eminente del grupo, quien optó por el anonimato, advirtió que se necesitan garantías férreas de reforma, entre ellas la disolución del parlamento, una nueva Constitución y un gobierno interino de coalición.

© The Independent

Traducción: Jorge Anaya

Btn rs