Mundo
Ver día anteriorJueves 17 de febrero de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Revuelta en el mundo árabe
Se extienden las protestas a Libia; 38 heridos

Opositores a Kadafi convocan a un día de ira; EU pide a países de la zona responder a demandas sociales

Siguen las movilizaciones antigubernamentales en Bahrein, Yemen, Arabia Saudita y Jordania

Foto
Marcha de apoyo al líder libio Muamar Kadafi, en TrípoliFoto Reuters
Reuters, Dpa, Afp, Xinhua y The Independent
 
Periódico La Jornada
Jueves 17 de febrero de 2011, p. 25

Trípoli, 16 de febrero. Al menos 38 heridos dejaron este miércoles enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad en la ciudad de Benghazi, en Libia, tras la detención de un abogado que representa a las familias de las víctimas mortales de un tiroteo en una prisión en 1996.

Los enfrentamientos en Benghazi, mil kilómetros al este de esta capital, surgieron, al parecer, por la intervención de saboteadores infiltrados entre un pequeño grupo de manifestantes, señaló el periódico libio Quryna.

Los familiares de los prisioneros muertos en un tiroteo en 1996 en la cárcel Abu Salim de Trípoli, demandaban la liberación de su abogado Fethi Tarbel, que fue detenido por difundir rumores de que la prisión se había incendiado.

Pese a que Tarbel fue liberado al término de la concentración, algunas personas con armas blancas y cócteles molotov se dirigieron al centro de la ciudad para crear disturbios, afirmó el diario.

Para esta noche, la calma había retornado a Benghazi.

Los comités revolucionarios, espina dorsal del régimen dirigido desde hace 42 años por Kadafi, indicaron que no permitirían a grupos que actúan por la noche, saquear lo conquistado por el pueblo y poner en peligro la seguridad de los ciudadanos y la estabilidad del país.

La televisión estatal libia informó, por otro lado, que se realizaron manifestaciones en varias ciudades del país en apoyo al gobierno de Muamar Kadafi.

Excarcelan a islamitas

En todo caso, opositores convocaron para este jueves a un día de la ira, según los llamados lanzados a través de Facebook, mientras las autoridades liberaron a 110 islamitas del Grupo Islámico de Combate Libio (GICL), lo que suma un total de más de 360 prisioneros políticos excarcelados desde marzo.

El GICL reafirmó en 2007 su determinación de derrocar al régimen Kadafi para remplazarlo por un Estado islámico radical. Luego declaró formar parte de la red Al Qaeda.

Desde el frente externo, Estados Unidos animó a Libia, al igual que a otros países de Medio Oriente y del norte de África, a aplicar medidas para satisfacer las necesidades y las demandas de su pueblo.

Los países de la región tienen el mismo tipo de retos en términos demográficos, las aspiraciones de su pueblo, la necesidad de reformas, dijo en una rueda de prensa el vocero del Departamento de Estado, Philip Crowley.

Animamos a estos países a adoptar acciones específicas que respondan a las aspiraciones y las esperanzas del pueblo. Libia ciertamente está en esta categoría, añadió el portavoz.

Crowley evitó referirse al líder libio como un dictador, aunque dijo: No creo que llegara al poder mediante un proceso democrático.

Kadafi está al frente de Libia desde 1969, después del golpe de Estado de los oficiales libres contra el rey Mohamed Idris Al Senusi. Lo que le convierte en el jefe de Estado más antiguo de un país árabe.

Catherine Ashton, jefa de la diplomacia de la Unión Europea (UE), instó a Libia a que permita que se sigan llevando a cabo manifestaciones ciudadanas en el país africano de forma pacífica.

Las protestas en Bahrein alcanzaron hoy la capital del reino, donde unas mil personas participaron en el cortejo fúnebre de un estudiante muerto a tiros la víspera durante la dispersión de una protesta frente al hospital, donde era velado otro manifestante chiíta abatido en otro acto antigubernamental. Al final del día el saldo fue de tres muertos y 50 heridos.

El rey Hamad ben Isa Al Jalifa deploró el martes la muerte de manifestantes; su ministro del Interior, Rashed ben Abdalah Al Jalifa, también presentó este día sus disculpas y anunció el arresto de dos acusados en las filas de las fuerzas de seguridad.

Pero Alí Salman, jefe de Al Wefa, un partido opositor chiíta que ocupa 18 de los 40 escaños en la Asamblea Legislativa, no se dio por satisfecho con esos gestos y reclamó una monarquía constitucional, con un primer ministro elegido por el pueblo.

Salman aseguró que no reclama un Estado religioso y que no hay lugar en Bahrein para un régimen inspirado en la república islámica de Irán.

En Yemen, dos manifestantes murieron y por lo menos 17 resultaron heridos durante nuevas movilizaciones antigubernamentales en Saná, la capital, y en la ciudad de Adén. Dos jóvenes fallecieron en choques contra la policía de este última localidad, que abrió fuego y usó gas lacrimógeno para dispersar la marcha. Hay cuatro lesionados.

En Saná, los incidentes a las puertas del campus de la universidad se saldaron con 13 heridos después de que los manifestantes progubernamentales arremetieron contra cientos de estudiantes que coreaban consignas contra el presidente Alí Abdulá Saleh y sus seguidores.

Por otro lado, en Arabia Saudita, la opositora Asociación Saudí de Derechos Civiles y Políticos exigió el cambio de un reino islámico a una monarquía constitucional en la que, a excepción del rey y los principales herederos, ningún miembro de la familia vuelva a ocupar un cargo público.

En Jordania se desarrollaron protestas en la capital, Ammán, y en el norte del país, en las que la población exigió reformas políticas y la renuncia del nuevo gabinete liderado por el primer ministro Marouf Bakhit.