Política
Ver día anteriorLunes 21 de febrero de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
México en Wikileaks

En 2006 pidió a EU autorización para pronunciarse en contra de la construcción de la valla

Documentan el doble discurso de Felipe Calderón en materia del muro fronterizo
Foto
Algunas secciones del muro fronterizo lucen con cruces colocadas en recuerdo de migrantes que han fallecido al intentar cruzar a territorio estadunidenseFoto Francisco Olvera
Blanche Petrich
 
Periódico La Jornada
Lunes 21 de febrero de 2011, p. 6

Durante sus primeros discursos de campaña electoral y en pleno fragor de las protestas por la nueva Ley Sensenbrenner, que enmarcó la agenda de migración y frontera en el contexto de la lucha antiterrorista del gobierno de George W. Bush, el entonces candidato del Partido Acción Nacional (PAN) a la Presidencia, Felipe Calderón, pronunció algunos discursos criticando la regulación de la construcción del muro fronterizo, que era uno de los componentes de la controvertida legislación. Daña la relación bilateral, decía Calderón a principios de 2006, cuando iba hasta 10 por ciento abajo en las encuestas. Hoy se revela que ésa fue una declaración de dientes para afuera. Lo comprueba la referencia a una conversación privada que sostuvo con el embajador de Estados Unidos, Anthony Garza, el 10 de enero.

En el cable de Wikileaks 06MEXICO255 enviado por la misión diplomática al Departamento de Estado se registra que Calderón adelantó a su interlocutor que iba a hacer pronunciamientos críticos contra el muro fronterizo porque no puedo permitirme perder un solo voto frente a AMLO.

Garza respondió: Es políticamente correcto rechazar el muro fronterizo, pero no es la solución. Lo que hay que hacer es resolver los problemas que crea la migración. Ante esta afirmación, Calderón estuvo de acuerdo y añadió que no era su intención atizar un debate, sino enmarcarlo constructivamente.

Calderón había sido registrado como candidato del PAN unos días antes. Ninguna encuesta lo perfilaba ni siquiera cerca de su rival Andrés Manuel López Obrador, que llevó la delantera durante muchos meses más.

La relación bilateral pasaba por días de crispación, porque la iniciativa Sensenbrenner refrendaba la idea de reforzar muros en las zonas más transitadas por migrantes, tema explosivo que levantaba protestas instantáneas. Además había ocurrido un reciente tiroteo cerca de la frontera en Tijuana. Los ánimos estaban caldeados y el conflicto migratorio provocaba impactos negativos en la prensa contra el presidente Vicente Fox y, en consecuencia, contra la campaña de su correligionario. Garza convocó a desayunos de trabajo por separado con los tres principales contendientes a la presidencia.

El encuentro con Calderón fue el 10 de enero de 2006. Llegó ligeramente retrasado y de entrada les dijo a sus interlocutores: Voy a ganar. El redactor del cable agrega: aseguró con ligereza. Faltaban nueve días para el arranque de las campañas. Llevaba bajo el brazo una encuesta de su propio partido que le daba dos puntos por arriba de AMLO. Ninguna otra encuesta independiente coincidía con esta predicción.

El cable añade que el panista demostró una vez más que está completamente de acuerdo con prácticamente todos nuestros puntos de vista sobre una diversidad de temas que iban desde migración hasta competencias comerciales, pasando por seguridad fronteriza. Calderón se hizo acompañar por sus asesores Ernesto Cordero y Josefina Vázquez Mota, quien apenas un día antes se había incorporado a su equipo, con lo que, según los analistas estadunidenses, logró aligerar en algo la tensión existente entre Los Pinos y el candidato.

Los asesores políticos de la embajada concluyen que los retos de Calderón serían consolidar el apoyo de su partido, lograr interesar a una juventud desapegada y a un electorado indeciso y conseguir el impulso necesario en el largo tramo por recorrer en la campaña.

El muro, un bumerán

Antes de la toma de posesión de Calderón, el tema del muro fronterizo, al que el panista sólo se opuso retóricamente, se había convertido en un bumerán. Lo reconocía el subsecretario de Relaciones Exteriores para América del Norte, Gerónimo Gutiérrez, en una reunión con el subsecretario para Asuntos Hemisféricos de entonces, Thomas Shannon, poco después de que el Capitolio votara a favor de financiar la ampliación del muro.

Es una píldora difícil de tragar, se quejó el representante mexicano, ya que nos mete en un callejón sin salida y al equipo de transición del gobierno entrante le va a dificultar el acercamiento a Estados Unidos en torno a una serie de otros temas. Si para la administración saliente estas decisiones de política exterior implicaban un costo –explicó el funcionario de la SRE–, a Calderón le van a pasar doble factura.

El cable 06MEXICO5698 refiere esta conversación entre Shannon y Gutiérrez, a quien el redactor describe como inseguro. También comenta que Gutiérrez le pintó al estadunidense un panorama sobre la situación política de Calderón más pesimista del que escucharon antes del equipo calderonista, con el conflicto en Oaxaca en plena explosión. Al final del encuentro hubo un breve intercambio sobre el voto pendiente para el asiento correspondiente a Latinoamérica en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Shannon instó a México a apoyar la candidatura de Guatemala, en contra de la de Venezuela. Gutiérrez accedió. Y “una vez más –dice el cable– pidió apoyo para la candidatura del mexicano Julio Frenk para la secretaría general de la Organización Mundial de la Salud”. Al final esta apuesta no prosperó, ya que la china Margaret Chan fue la electa al frente de la OMS.

Enlaces:

Esta nota con vínculos a los cables

Los cables sobre México en WikiLeaks

Sitio especial de La Jornada sobre WikiLeaks