Política
Ver día anteriorSábado 26 de febrero de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Activistas bajo fuego

Equivocada, la estrategia de seguridad, acusa diputada del PRD

Por incapaz, exigen la renuncia del fiscal Jorge González Nicolás
Foto
Marisela Reyes recibe condolencias en el plantón a las afueras del SenadoFoto Carlos Cisneros
Fernando Camacho Servín
 
Periódico La Jornada
Sábado 26 de febrero de 2011, p. 3

La familia Reyes Salazar exigió ayer la renuncia de Jorge González Nicolás (fiscal general de Justicia en la zona norte de Chihuahua) por su incapacidad para proteger a Malena y Elías Reyes, y la esposa de éste, Luisa Ornelas, cuyos cuerpos fueron encontrados sin vida.

En conferencia de prensa realizada en la plaza Manuel Tolsá, donde mantuvieron un plantón desde el lunes pasado, el vocero de la familia, Adrián Fuentes Luján, lamentó que el hallazgo de los secuestrados se produjera sólo después de que el gobierno local anunciara una recompensa de 200 mil pesos para quien diera información al respecto.

Luego de hacer un recuento de los agravios sufridos por los Reyes Salazar desde 2010 –el asesinato de Josefina y Rubén Reyes, el incendio de la casa de la madre de ambos, Sara Salazar, y el levantón de Elías, Malena y Laura–, el activista pidió que González Nicolás sea relevado de su cargo inmediatamente.

Además, anunció que la familia llevará su caso a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), ante la falta de respuesta efectiva de los gobiernos municipal, estatal y federal.

Visiblemente enojada y consternada, Marisela Reyes afirmó que el dolor de haber perdido a sus familiares “no se apaga con nada, pero tenemos que seguir y unirnos para que esto no le ocurra a ninguna otra persona.

A Felipe Calderón, que dice ser presidente de México, le quiero decir que es un asco, que es una mierda. Pronto va a terminar con todos en el país, enfatizó Marisela, quien exigió de nueva cuenta el retiro de los militares de Chihuahua, el fin de esta guerra sucia y estúpida, además que se garantice la paz y la seguridad en todo el país.

Por su parte, Olga Reyes Salazar señaló: nosotros no queríamos que el gobernador (César Duarte) nos regalara una casa. No estábamos pidiendo limosna a ningún funcionario, sino que aparecieran con vida nuestros familiares, y que esclarecieran el crimen con la misma celeridad que el asesinato del agente estadunidense Jaime Zapata.

La familia, dijo, va a regresar temporalmente a Juárez –aunque está considerando algunas opciones para irse al extranjero– igual que como se fue: sin garantías de que su vida será respetada, y sin que las autoridades locales les hayan dado una respuesta satisfactoria a sus demandas.

De su lado, la diputada Teresa Guadalupe Reyes (PT) anunció que el plantón en el Distrito Federal se levantó ayer mismo, aunque el de Ciudad Juárez va a permanecer, y aseveró que aunque la Secretaría de Gobernación ofreció una cita a la familia a las 13 horas, sus integrantes no piensan acudir.

Ahora ya es muy tarde. La familia se va a trasladar a Juárez a atender el sepelio. Un grupo de diputados de PT y PRD iremos con ellos para acompañarlos hasta que decidan qué van a hacer, apuntó.

La legisladora perredista Leticia Quezada solicitó a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos que le otorgue medidas de protección a los Reyes Salazar, y señaló a Felipe Calderón como el principal responsable de la violencia en el país, por su equivocada estrategia de seguridad.

Finalmente, se anunció que un grupo de médicos está evaluando la salud de Sara Salazar para que en breve regrese a Ciudad Juárez.

Añadir un comentario