Cultura
Ver día anteriorDomingo 6 de marzo de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Rescata los movimientos que la historia oficial de EU quiso borrar: Vera

Presentan en Minería Un poder indestructible, de Howard Zinn

El libro, editado por La Jornada, uno de los últimos del ensayista

Ericka Montaño Garfias
 
Periódico La Jornada
Domingo 6 de marzo de 2011, p. 4

Howard Zinn ejerció numerosos oficios: escritor, ensayista, profesor de ciencias políticas, pero sobre todo historiador, y como tal uno de sus grandes legados fue entender que la historia no es algo unívoco, no es lineal, ni algo que el poder puede imponer. Ejerció su oficio intentando darle la vuelta a la historia oficial y lo logró de muchas maneras, dijo Ramón Vera, director del suplemento Ojarasca, de La Jornada, durante la presentación de Un poder indestructible.

El libro, editado por esta casa periodística, uno de los últimos que escribió el autor de La otra historia de Estados Unidos, habla acerca de los movimientos de resistencia en ese país y contiene “verdaderos tesoros, porque fueron extraídos de los acervos que nadie toma en cuenta.

Los grandes movimientos borrados por la historia oficial de Estados Unidos produjeron este libro, en el que hace lo mismo que en otras de sus publicaciones: trata de contar las historias no contadas, que el poder ha querido que se olviden, destacó Vera, traductor del volumen.

Un poder indestructible es parte de la vasta obra de Zinn en favor de la recuperación de personajes cruciales en la historia estadunidense, sin los cuales no habría una conciencia crítica en ese país. Aquí nos encontramos con Henry David Thoreau y Mark Twain, cuya faceta de crítico social es poco conocida. Es la historia de la resistencia pacífica en Estados Unidos.

Howard Zinn (1922-2010) fue uno de los historiadores de esas luchas después de emprender una autocrítica brutal, después de su participación como bombardero en la Segunda Guerra Mundial a bordo de un B52.

Era un joven común y corriente que creyó en Estados Unidos y que la guerra contra los nazis era buena. No negamos las atrocidades cometidas por Hitler y los nazis, pero después Zinn se dio cuenta de la otra parte: que Estados Unidos quería colocarse como un gran poder.

Foto
Ramón Vera, director del suplemento Ojarasca Foto Roberto García Ortiz

Narra Zinn en el libro: Cuando entendí Hiroshima me sentí culpable de no haber hecho nada, y me pesó hacer sido un instrumento de esa violencia ejercida. No hay ninguna justificación para ninguna guerra o para que alguien vaya contra una población civil, y tenemos que estar contra la guerra como uno de los peores enemigos de la humanidad.

Un poder indestructible, continuó Vera, es un legado en favor de una paz digna y justa, donde finalmente la gente mantiene la dignidad y no es atacada por nadie más. Zinn recupera los momentos de la historia de Estados Unidos donde la gente se ha revelado contra ese poder, en que los mismos soldados estadunidenses se han rebelado, porque no han querido ejercer matanzas contra la población civil y se dan cuenta de la injusticia y disparidad que existe en su país. No sólo documenta casos recientes, sino desde George Washington.

El historiador trae a “esos héroes olvidados y los va mostrado de manera entrañable. Se entiende por qué hubo gente que se rebeló. Como Tohreau, quien apelaba a la Constitución de Estados Unidos, que decía que como pueblo tenemos que negarnos a obedecer leyes injustas.

“¿Qué pasaría en México –preguntó Vera– si desobedeciéramos todas las leyes injustas que se han hecho desde Salinas de Gortari? Habría un revoloteo que se convertiría en una revuelta, en un levantamiento, y estaríamos hablando en otros términos. La resistencia pacífica es algo muy fuerte.”