Política
Ver día anteriorDomingo 6 de marzo de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

La PF por conducto del CNAC asesora a las víctimas en el 088

Falsas, 90% de las denuncias telefónicas sobre extorsión

La institución da seguimiento cuando hay datos del número de origen

Foto
El lenguaje soez es característico de la extorsión telefónica. Imagen de archivoFoto José Antonio López
Gustavo Castillo García
 
Periódico La Jornada
Domingo 6 de marzo de 2011, p. 7

La extorsión es un delito del fuero común, aun así, es uno de los ilícitos frente los que la Policía Federal brinda asesoría a las víctimas en el número telefónico 088, y da seguimiento a la denuncia en caso de que los afectados o probables extorsionados tengan datos, como el número telefónico del cual les llamaron, para que se pueda llegar a identificar a la banda y sus integrantes sean detenidos. Sin embargo, alrededor de 90 por ciento de las llamadas que se han recibido desde enero de 2009 a enero de 2011 en el Centro Nacional de Atención Ciudadana (CNAC), resultaron improcedentes, en falso o broma.

Sin embargo, existen casos como el ocurrido el pasado 25 de febrero, día en que fue detenido Mauricio Pantoja Flores, miembro de un grupo que decía ser parte del cártel de La Familia, pero quien en realidad vivía en la colonia Buenos Aires, en la ciudad de México, y tenía conexión con un grupo de internos del Reclusorio Norte.

El CNAC tiene como misión consolidarse como mecanismo de enlace entre la ciudadanía y la Policía Federal, en cuanto a la atención de las denuncias de la población en materia de seguridad, y sus servicios consisten en la recepción de “reportes sobre la probable comisión de algún delito (extorsión, robo, narcomenudeo, personas armadas); servicio de orientación e información a la ciudadanía (cómo denunciar ante el fuero común, servicios de emergencia locales, familiares detenidos por la Policía Federal y canalización al área de atención a víctimas), además de la recepción de quejas y comentarios acerca de la actuación de integrantes de la Policía Federal”.

Con poco más de dos años de existencia, el CNAC recibió en 2009 un total de un millón 523 mil 84 denuncias, de las cuales un millón 345 mil 890 resultaron falsas o broma; en 44 mil 44 casos (2.9 por ciento) se reportaron denuncias sobre delitos como narcomenudeo y extorsiones; 12 por ciento de las llamadas fueron para denuncias sobre los servicios que ofrece la corporación federal.

Para 2010 la cifra de llamadas al 088 aumentó a 2 millones 64 mil 342, de las cuales sólo 8.4 por ciento resultaron verídicas, 1.9 por ciento (38 mil 696) fueron para denunciar delitos, otras 177 mil 194 llamadas fueron denuncias contra elementos de la Policía Federal.

En enero de este año se atendieron 218 mil 845 llamadas, de ellas 203 mil 200, resultaron falsas o broma, 10 llamadas se realizaron para felicitar el sistema y 2 mil 666 ciudadanos denunciaron delitos.

Una llamada al CNAC puede tomar cinco minutos de espera, luego se tiene que elegir una de las ocho opciones que le indica el menú de voz, la primera de ellas es para realizar las denuncias.

Esta es una conversación entre el denunciante de una extorsión y una operadora del CNAC:

–Policía Federal, buenas tardes.

–Quisiera preguntarle qué debo hacer en un caso de extorsión telefónica.

–Dígame, ¿usted recibió una llamada?

–Bueno, fue mi hijo de 17 años.

–¿Qué fue lo que le dijeron?

–Exigían dinero, decían saber dónde estaba mi familia, etcétera.

–¿Dijeron ser miembros de alguna organización delictiva?

–De ninguna en concreto.

–¿Datos en particular?

–No.

–Lo que ocurre es que estos sujetos obtuvieron su información de algún directorio telefónico o de alguna base de datos. Ellos con la información que tienen intentan argumentar este tipo de situaciones. ¿Usted cuenta con un identificador de llamadas?

–No, y además aquí lo raro es que sabían el nombre de dos de mis familiares.

–Platíqueme la llamada, ¿cómo fue?

–Un sujeto llamó. Hablaba con groserías y mencionó el nombre de dos integrantes de mi familia.

–Es importante conocer cómo se fue desarrollando la llamada para que podamos presumir cómo fue que obtuvieron la información.

De manera general, el extorsionador lo que hace es obtener información de los directorios telefónicos o de bases de datos. Cuando llaman para amenazarnos, argumentando que nos tienen investigados, por lo general hay llamadas previas en las cuales posiblemente contactaron con alguien en nuestro domicilio. ¿Cuentan con identificador?.

–No.

–Sucede que los extorsionadores pueden llamar a nuestra casa, y en ocasiones, cuando nos toman por sorpresa dicen: “¿llamo a la casa de fulanito de tal? No… ¿entonces quién me contesta?: Carla”.

“A lo mejor hay personas más pequeñas en casa, ellos a veces por inocencia, proporcionan datos, o personas de la tercera edad, o si lo sacaron de una base de datos puede que tengan conocimiento de cosas más exactas.

“No siempre cuando llaman y dicen que nos tienen investigados es verdad, pero algunas veces sí lo es y marcan para checar información específica, para que cuando intentan amenazar den un dato real y pueda creer que esto es cierto que pasó, que realmente lo tienen investigado.

“Evidentemente se trata de un intento de extorsión telefónica. Un extorsionador telefónico nunca va a hacer presencia física.

“Lo que tiene que hacer primero es poner en su casa un identificador de llamadas. Si no corresponde con los datos de personas conocidas o dice número privado o desconocido, y lo quieren extorsionar o amenazar o escucha una voz que dice ‘mami... papi... me secuestraron... tengo a su familiar detenido en tal lado... habla el comandante z-80, o soy el comandante de La Familia’, corte la comunicación de manera inmediata, sin más ni más, cuelgue”.

–Si vuelven a llamar, ¿qué hago?

–Lo que pasa es que la extorsión telefónica es un delito que es del fuero común, quien tiene competencia es el Ministerio Público de la entidad donde viva. Nosotros como Policía Federal apoyamos al Ministerio Público en la investigación.

“En general cuando ustedes no cuentan con la identificación del número telefónico del cual les llamaron, únicamente les damos orientación de cómo contestar.

“En cambio, si nos dan un dato, se canaliza al área de investigación y ellos harán el procedimiento que se debe hacer ante el Ministerio Público para que en colaboración con la autoridad se pueda realizar la intervención de un número. Tenemos que actuar apegados a la legalidad por conducto del Ministerio Público para que la empresa de teléfonos no nos dé vueltas diciéndonos que no nos puede dar la información de quién es el propietario del número.

“Otros datos que son importantes para perseguir a los extorsionadores telefónicos es que los denunciantes hayan tomado nota de los números de cuenta y nombres de beneficiarios de los depósitos, que los delincuentes les hubieran mencionado.

“Las modalidades de extorsión telefónica son: el familiar que viene de Estados Unidos, que comienza con ‘sorpresa... ¿adivina quién soy?’ Jamás adivinen el nombre de nadie. Quien llame que se identifique.

“El familiar presuntamente secuestrado: nos ponen a alguien gritando, pidiendo auxilio, diciendo ‘mamá, ayúdame, papá, estoy secuestrado, me están subiendo a una camioneta’.

“El secuestrador opera de una manera muy distinta, nunca deja que la víctima se contacte, aparte ¿cómo puedes estar subiéndote a una camioneta y hablándome por teléfono? Lo primero que van a hacer es incomunicarte.

Si nos dicen que son de alguna empresa, institución o programa de gobierno, y que nos van a ofrecer una beca o un producto, lo que sea, nunca hay que participar en encuestas, no hay que dar información familiar ni personal, simplemente colgar.

Desde 2008, la extorsión en todas sus modalidades, pero principalmente la telefónica, ha crecido con respecto a 2006 al pasar de 10 a 60 víctimas por cada 100 mil habitantes, de acuerdo con datos del secretariado ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Añadir un comentario