Política
Ver día anteriorViernes 11 de marzo de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

El envío ilegal de armas a México viola la soberanía y es una acción injerencista, advierten

Condena el Senado Rápido y furioso y cita a Sarukhán
Foto
Ciudadanos de Springfield, Illinois, se manifestaron ayer frente al Capitolio estatal para demandar que no se limite la autorización para adquirir todo tipo de armas, frente a recientes restricciones del gobierno localFoto Ap
Andrea Becerril y Víctor Ballinas
 
Periódico La Jornada
Viernes 11 de marzo de 2011, p. 5

El Senado de la República demandó al presidente Felipe Calderón un informe detallado de las actividades que llevó a cabo en su reciente visita a Washington, y le solicitó que de forma urgente se llame al embajador de México en Estados Unidos, Arturo Sarukhán, a fin de que comparezca ante el órgano legislativo para explicar los alcances y consecuencias diplomáticas, jurídicas y políticas de la operación Rápido y furioso, por la que se introdujeron de forma ilegal al país dos mil armas de grueso calibre.

Con el aval de todas las fuerzas políticas, el Senado condenó ayer ese operativo por considerar que es violatorio de la soberanía nacional y forma parte de una intención claramente injerencista del vecino país, misma que se advierte también tanto en las declaraciones recientes de funcionarios de Estados Unidos, como en las informaciones confidenciales del embajador Carlos Pascual dadas a conocer por el sitio de Internet Wikileaks y divulgadas por La Jornada.

En nombre del PRI, María de los Ángeles Moreno advirtió que Estados Unidos pretende una invasión novedosa, pero grave, y recordó que funcionarios del Pentágono y la Casa Blanca han calificado a México de Estado fallido, un peligro para su seguridad interior, y ya sabemos lo que ello significa: no sólo críticas, sino cosas más graves.

El senador del PAN Ricardo García Cervantes llevó la propuesta al pleno y advirtió que en contradicción abierta con la supuesta cooperación en materia de combate al narcotráfico, Estados Unidos puso en marcha ese operativo que supuestamente iba encaminado a rastrear la ruta de ese armamento, pero en el camino se les perdió y está ahora en manos de los criminales, de los cárteles de la droga que matan a soldados, marinos, policías y ciudadanos en nuestro país.

Recalcó que no es un hecho aislado, ya que ha habido otras operaciones –como la llamada Guardián– pero Rápido y furioso es doblemente reprobable, porque armó a los violentos, a los que están acabando con la tranquilidad y la vida de los mexicanos.

La priísta Moreno Uriegas deploró las críticas que un día antes formuló de nueva cuenta la secretaria de Seguridad Interior de Estados Unidos, Janet Napolitano, quien habló de reforzar la frontera por las fallas en la lucha contra el crimen organizado, como si fuera sólo responsabilidad de México.

A su vez, el perredista Pablo Gómez advirtió que es urgente que Calderón remita al Senado el informe de su reciente visita a Washington, ya que hubo pronunciamientos públicos, tanto de él como del presidente Barack Obama, que ameritan analizarse en el Senado.

Su compañera de bancada, la senadora Yeidckol Polevnsky, recalcó que se hizo público ese operativo por las declaraciones a la prensa de Estados Unidos de un funcionario de la Oficina de Alcohol, Tabaco y Armas (ATF), quien decidió hablar luego de la muerte del agente estadunidense de Inmigración y Aduanas Jaime Zapata, quien fue ultimado en San Luis Potosí con una de las armas de Rápido y furioso.

Propuso que el punto de acuerdo incluyera solicitar a la cancillería que pida al Departamento de Estado un informe sobre esa operación, ya que es necesario saber cuántas armas se introdujeron ilegalmente al país, de qué calibre son, por cuáles aduanas ingresaron y con la complicidad de qué autoridades. ¿O acaso entraron como Pedro por su casa sin que nadie se hubiera dado cuenta?

Otro perredista, Tomás Torres, consideró que más que el embajador Sarukhán, quien debe comparecer es la canciller Patricia Espinosa, en todo caso acompañada por el diplomático. El pleno lo rechazó porque la titular de Relaciones Exteriores ya fue citada para el jueves 17.

Será la segunda vez en los casi cinco años de esta legislatura que la secretaria de Relaciones Exteriores acuda al Senado. En esta ocasión fue citada –a propuesta del PRI– para que explique los vaivenes de la política exterior y la tibia respuesta que el gobierno de Felipe Calderón ha dado a las críticas y la abierta injerencia de funcionarios de alto nivel en Estados Unidos en la vida interna del país.

Enlaces:

Los cables sobre México en WikiLeaks

Sitio especial de La Jornada sobre WikiLeaks