Política
Ver día anteriorDomingo 20 de marzo de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Dimisión forzada por filtraciones
Arturo García Hernández
 
Periódico La Jornada
Domingo 20 de marzo de 2011, p. 7

La difusión en La Jornada y en la prensa internacional de los cables diplomáticos filtrados por Wikileaks donde Carlos Pascual cuestiona las acciones del gobierno de Felipe Calderón contra el narco, terminaron por forzar la renuncia del embajador estadunidense en México.

El 3 de diciembre de 2010 La Jornada reprodujo los primeros cables entregados por Wikileaks, que no sólo mostraban la desconfianza de la sede estadunidense en la capacidad del gobierno para enfrentar el narco, sino que criticaba a las fuerzas armadas mexicanas y las tildaba de torpes, descoordinadas, anticuadas, burocráticas, parroquiales y con aversión al riesgo. Más: evidenciaba las fricciones entre las secretarías de la Defensa y de Marina.

A mediados de diciembre, en un intento por reducir los daños que la publicación de los documentos había causado, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, telefoneó a Calderón. Ambos se comprometieron a evitar que este deplorable asunto contaminara la relación de cooperación.

Sin embargo, lejos de mejorar, el diferendo creció hasta que el 3 de marzo, durante una visita oficial de Calderón a Obama, el mandatario mexicano hizo pública su molestia con Pascual. En charla con The Washington Post, previa al encuentro con Obama, reconoció que las filtraciones habían causado un daño severo a la relación bilateral, y habían provocado alboroto en el equipo de seguridad nacional.

En referencia a Pascual, Calderón dijo al Post: Es difícil si, de repente, uno ve que la valentía del Ejército (es cuestionada). Por ejemplo, han perdido probablemente 300 soldados... y de repente alguien en la embajada estadunidense... dice que los soldados mexicanos no son suficientemente valientes.

Ya con Obama, Calderón expresó su malestar por las filtraciones y le dijo que en el futuro le sería difícil confiar en Pascual. Washington respaldó a su embajador.

Tras la reunión Calderón-Obama, Philip Crowley, entonces vocero del Departamento de Estado, sostuvo sobre Pascual: No hay plan de ajustar su estatus.

De los 3 mil cables de diplomáticos de Estados Unidos en México que Wikileaks entregó a esta casa editorial, el 10 de marzo La Jornada difundió dos en los que Pascual señalaba la debilidad del Partido Acción Nacional tras los resultados adversos en los comicios legislativos de julio de 2009 y describía al presidente Calderón como abrumado e inseguro.

Uno de esos cables –fechados en diciembre de 2009– se titulaba: Las propuestas de Calderón: su potencial y sus sueños de opio.

Ayer, luego de sobrellevar su exclusión de facto de los círculos más cercanos a la Presidencia, Pascual dimitió.

Enlaces:

Los cables sobre México en WikiLeaks

Sitio especial de La Jornada sobre WikiLeaks