Mundo
Ver día anteriorLunes 21 de marzo de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
 

Álvaro Uribe arregló pactos bilaterales para no pasar por el Congreso, revelan cables

Wikileaks: Colombia, opción de EU para mantener injerencia en la zona

Bogotá realizaba operaciones secretas en Venezuela para capturar a jefe de las FARC, señala

Washington consideraba a Costa Rica un lugar donde hay aguas negras por todos lados Al canciller paraguayo Héctor Lacognata lo calificó de oportunista

Foto
Un hombre enfrenta a policías de Virginia, quienes se acercan a personas que se manifestaron ayer contra el duro trato en prisión al ex soldado Bradley Manning, sospechoso de proporcionar información clasificada a WikileaksFoto Ap
Afp y Notimex
 
Periódico La Jornada
Lunes 21 de marzo de 2011, p. 21

Bogotá, 20 de marzo. Estados Unidos siempre tuvo como opción a Colombia para ejercer el control que tenía desde la base ecuatoriana de Manta, revelaron nuevos cables de Wikileaks, según los cuales la inteligencia militar colombiana realizaba operaciones en secreto dentro de Venezuela para capturar a jefes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), y que muestran la injerencia estadunidense en la región.

Según el diario colombiano El Espectador, Estados Unidos siempre tuvo como opción a la nación sudamericana para ejercer el control que tenía desde la base ecuatoriana de Manta.

En su edición digital, el rotativo reveló que, para la operación de fuerzas estadunidenses desde Colombia, el gobierno del entonces presidente, Álvaro Uribe (2002- 2010) pidió que se establecieran pactos bilaterales.

Desde que el gobierno de Ecuador anunció que la base de Manta ya no sería una unidad militar controlada por Estados Unidos, se tuvo claro que la opción era Colombia, sostuvo el diario, de acuerdo con Wikileaks, y aseguró que Uribe siempre recalcó que cualquier acuerdo de seguridad con Washington debía enmarcarse en pactos bilaterales vigentes para que no tuviera que pasar por el Congreso.

Cooperación, no escalada militar

Según Wikileaks, Uribe no sólo buscaba evitar su trámite en el Congreso sino vender el acuerdo a la opinión y la región como una simple extensión de la cooperación y no como una escalada militar de Estados Unidos en Colombia.

El Espectador recordó que el convenio de cooperación militar entre Colombia y Estados Unidos se firmó en octubre de 2009, y en él siete bases quedaron autorizadas para facilitar el acuerdo que luego fue invalidado por la Corte.

También, que dicho acuerdo generó malestar en varios gobiernos del continente, entre ellos Venezuela, que lo consideró pretexto de Washington para espiar desde Colombia a países que no comulgaban con sus políticas.

Otro de los cables filtrados por Wikileaks reveló que el ejército colombiano mantuvo una compañía secreta de cien hombres en el estado venezolano de Zulia para buscar al jefe de las FARC, Iván Martínez.

Según el cable diplomático estadunidense de 2005, publicado por la revista Semana, la inteligencia militar colombiana realizaba operaciones encubiertas dentro de Venezuela para capturar al integrante del secretariado general de las FARC.

El cable menciona que la inteligencia militar colombiana había arreglado con la policía y los militares del vecino país capturar y entregar a más de 30 miembros de las FARC y el ELN (Ejército de Liberación Nacional, pues según las autoridades varios jefes de ambos grupos se mueven en la frontera e incluso se esconden en Venezuela.

Semana recordó el asesinato de dos militares colombianos en 2007 en el lago de Maracaibo, en Venezuela, donde trabajaban encubiertos tras las huellas del guerrillero Iván Martínez, así como la percepción de Venezuela de que la CIA (Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos) utilizaba a militares colombianos para desestabilizar al gobierno del presidente venezolano, Hugo Chávez.

EU consideró lejana una guerra Colombia-Ecuador

Semana también reveló que Estados Unidos descartó una guerra de Colombia con Ecuador y Venezuela a raíz de la crisis que generó en 2008 la incursión colombiana en territorio ecuatoriano para abatir al número dos de las FARC, Raúl Reyes.

William Brownfield, embajador de Estados Unidos en Colombia, consideró que la posibilidad de una confrontación en la frontera era extremadamente remota, según Wikileaks.

Por su parte, en Costa Rica, el diario local La Nación publicó la visión de Estados Unidos sobre este país, que también fue revelada por el sitio de Julian Assange.

Según la embajadora estadunidense en San José, Laurie Weitzenkorn, Costa Rica no es un paraíso, es un país donde hay aguas negras por todos lados.

En los cables diplomáticos revelados por Wikileaks se cuestionó que el país sea un paraíso ambiental y turístico.

En un comunicado fechado en septiembre de 2008, el entonces embajador estadunidense, Peter Cianchette, indicó que la delincuencia en aumento y un sistema judicial quebrado siguen preocupando a los costarricenses con justa razón, según La Nación de acuerdo con Wikileaks.

Según otra cita diplomática publicada ese día, Costa Rica se considera actualmente una sede diplomática con amenaza de alta delincuencia. El aumento de la violencia durante la comisión de delitos callejeros es una amenaza para todos sus visitantes.

En Paraguay, la embajada de Estados Unidos calificó de oportunista al canciller paraguayo Héctor Lacognata, según Wikileaks.

El nuevo ministro de Relaciones Exteriores es un oportunista que cambia de afiliaciones políticas para favorecer sus intereses, refiere el cable del 29 de abril de 2009, divulgado este domingo por el diario ABC.

El informe resume que Lacognataes una figura polémica con una clara tendencia a la izquierda y con grandes simpatías por Cuba y Venezuela.

En Panamá, el diario Panamá América reveló, con base en cables de Wikileaks, que la embajada de Estados Unidos afirmó que el presidente panameño, Ricardo Martinelli, influenció en la Corte Suprema de Justicia para sacar del cargo a la procuradora Ana Matilde Gómez, en febrero de 2010.

Enlaces:

Los cables sobre México en WikiLeaks

Sitio especial de La Jornada sobre WikiLeaks