Mundo
Ver día anteriorMartes 22 de marzo de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Guerra a Libia
Kadafi, en lucha pese a bombardeos occidentales

Fuerzas de GB abortan misión por presencia de civiles; versión de que el coronel los usa de escudos humanos

Libios furiosos por la intervención militar impiden recorrido de Ban Ki-moon por la plaza Tahrir, en Egipto

Foto
Aspecto de un depósito de armas de Muammar Kadafi luego de un bombardeo de la coalición de Occidente en una carretera entre Bengasi y AjdabiyaFoto Reuters
Donald Macintyre y Terri Judd
The Independent
Periódico La Jornada
Martes 22 de marzo de 2011, p. 26

Trípoli y Londres, 21 de marzo. Fuerzas leales a Muammar Kadafi combatían aún para ganar y sostener territorio este lunes, luego de dos noches de bombardeos occidentales que incluyeron el primer ataque a una sección de la residencia-cuartel del líder libio, en el corazón de Trípoli.

Mientras las baterías antiaéreas libias entraban en acción en la capital por tercera noche consecutiva –indicio de que las fuerzas occidentales aún están a cierta distancia de la zona de exclusión aérea que pretenden lograr–, Reuters reportó que tropas del gobierno habían lanzado un nuevo ataque a Misurata, último bastión rebelde en el oeste del país.

Un residente dio a entender que las fuerzas de Kadafi desplegaron escudos humanos provenientes de poblaciones aledañas, y sostuvo que cuando civiles se congregaron en el centro de la ciudad para enfrentar a los soldados, éstos “empezaron a dispararles con artillería y armas de fuego… en el hospital dijeron que hubo al menos nueve muertos”.

En Trípoli circularon reportes de que el sexto hijo del coronel Kadafi, Jamis, había perecido cuando un piloto libio estrelló deliberadamente su avión en un cuartel. La versión fue negada por fuentes de la capital.

La Real Fuerza Aérea británica informó este lunes que una misión de 5 mil kilómetros con misiles fue abortada cuando estaba a minutos de sus objetivos la noche del domingo, al recibirse informes de que había civiles en la zona. El mayor general John Lorimer, oficial de comunicaciones estratégicas del jefe del estado mayor de la Defensa, sostuvo que la decisión de cortar la misión ilustraba la determinación de las fuerzas de coalición de tomar todas las medidas posibles para reducir la posibilidad de dañar a civiles inocentes. No quedó claro si Kadafi usaba a esos civiles como escudos humanos.

Jets Tornado han estado realizando las misiones más extensas de la RFA desde la Segunda Guerra Mundial, partiendo de la base Marham, en Norfolk, pero la noche del lunes fueron transferidos para unirse a los jets Typhoon en la base Gioia del Colle, en el sur de Italia, como parte del Ala Expedicionaria 907, que se prepara a patrullar la zona de exclusión aérea. La compleja misión, parte de la británica Operación Ellamy, es apoyada por el Ala Expedicionaria 907 en Chipre, la cual proporciona recargas aéreas de combustible desde aviones VC10 y Tristar, así como un E-3D Sentry y aviones Sentinel y Nimrod para comando y supervisión.

El submarino clase Trafalgar británico ubicado frente a la costa de Libia se unió a las fuerzas estadunidenses en el lanzamiento de 124 misiles Tomahawk la noche del domingo, aunque el Ministerio de la Defensa se negó a confirmar versiones de que fue uno de sus misiles el que dio en un edificio de la residencia-cuartel de Kadafi, al encenderse la disputa sobre si el líder libio es un blanco legítimo. El mayor general Lorimer se limitó a expresar que los ataques habían sido sumamente efectivos.

El Ministerio de Defensa desmintió reportes de que infantes de Marina británicos del comando 40 habían sido puestos en alerta de cinco días para partir hacia el Mediterráneo. Sin embargo, junto con activos tales como las naves de asalto anfibio Albion y Ocean –esta última también portahelicópteros–, esa unidad forma parte del Grupo de Fuerza de Tarea de Respuesta (RTFG, por sus siglas en inglés), que se mantiene en disposición permanente para desplazarse con rapidez si es convocado.

En El Cairo, este lunes, libios enfurecidos por la intervención militar internacional cerraron el paso al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, luego de su reunión con el secretario general de la Liga Árabe, Amr Moussa, quien se ha mostrado cada vez más inquieto por los ataques occidentales destinados a imponer una zona de exclusión aérea que su organización respaldó hace 11 días. Los libios, portando retratos del coronel Kadafi y pancartas contra la intervención, frenaron la caminata que Ban pretendía hacer por la plaza Tahrir, escenario de las protestas que terminaron por derrocar a Hosni Mubarak y contribuyeron a estimular el levantamiento en la propia Libia.

Entre tanto, este lunes fueron puestos en libertad cuatro periodistas del New York Times que habían sido retenidos durante seis días, luego de ser capturados en el este de Libia. Bill Keller, director ejecutivo, manifestó que el periódico estaba rebosante de júbilo.

© The Independent

Traducción: Jorge Anaya

Btn rs