Mundo
Ver día anteriorSábado 2 de abril de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Guerra a Libia

Prosigue la polémica entre potencias sobre la posibilidad de armar a los rebeldes

Ya con el mando militar, la OTAN lanza 74 ataques aéreos contra el país norafricano
Dpa, Afp, Pl, Reuters y Notimex
 
Periódico La Jornada
Sábado 2 de abril de 2011, p. 22

Bruselas, 1º de abril. Las fuerzas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) lanzaron 74 ataques aéreos sobre Libia luego de asumir el jueves el comando para continuar la guerra contra el país norafricano, que le fue transferido de manera unilateral por las potencias occidentales que iniciaron los bombardeos el 19 de marzo.

La alianza noratlántica, que dijo actuar con base en la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para hacer cumplir una zona de exclusión aérea, el embargo de armas y la protección de la población civil, enfrenta una polémica interna en torno a la eventual entrega de armas a los opositores al régimen de Muammar Kadafi.

El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, negó la posibilidad de que la misión pretenda armar a los sublevados, en contradicción con Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia, que no la descartan. La mayoría de los 28 países que integran la alianza militar rechaza la eventual entrega de armamento a los insurrectos al advertir que la resolución de la ONU no autoriza tal medida.

Italia señaló que sería una medida extrema armar a los rebeldes, aunque no la descartó si llegara a ser la única opción. A su vez, el Parlamento en Suecia aprobó por amplia mayoría el envío de ocho aviones de combate al Mediterráneo, pero a condición de no atacar objetivos en tierra.

De visita en Londres, el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, reiteró su negativa a dar equipamiento bélico a los alzados por considerar que sería peligroso e inapropiado y que podría caer en manos de terroristas. Pero el primer ministro británico, David Cameron, insistió en su intención de que los aliados ayuden a las fuerzas democráticas.

Washington, París y Londres, los artífices de la guerra, basan su plan de armar a los insurgentes en una ambigua frase de la resolución sobre el empleo de todas las medidas necesarias para proteger a los civiles. Según informes de prensa, Estados Unidos emitió una orden secreta que autoriza la entrega de armas a los sublevados libios, al menos dos o tres semanas antes de que la ONU aprobara la zona de exclusión.

Salida pacífica

China y Alemania abogaron por una solución política y diplomática del conflicto en Libia, al considerar que la situación no puede ser resuelta por medios militares. De visita en Pekín, el ministro alemán de Exteriores, Guido Westerwelle, instó a Kadafi a un cese el fuego y dijo que sólo puede haber una solución política y debemos poner en marcha un proceso político.

Su homólogo chino, Yang Jiechi, dijo que todos los días se conocen informaciones sobre civiles heridos o muertos y sobre una posible escalada de acciones militares, por lo que reclamó la búsqueda de una salida por medios pacíficos. Exigió que los países involucrados respeten el espíritu de la resolución, así como la independencia y soberanía de Libia.

En Londres, medios de prensa locales reportaron que autoridades británicas se reunieron con un emisario del gobierno libio, a quien le transmitieron un mensaje fuerte para Kadafi. El emisario era Mohamed Ismail, asesor de Saif Islam, uno de los hijos de Kadafi, quien habría sido enviado para buscar una salida estratégica a la crisis.

Mientras, la Unión Europea aprobó el envío de una misión humanitaria a Libia para apoyar a las agencias del ramo en el terreno y evacuar civiles. A su vez, Qatar afirmó que contribuirá con combustible, medicinas y alimentos en apoyo a los rebeldes libios, y dijo que quiere comercializar el petróleo en poder de esos grupos.