Mundo
Ver día anteriorMiércoles 6 de abril de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Acusa a Washington de infiltrar a policía y ejército ecuatorianos

Tras revelación de Wikileaks, Rafael Correa expulsa a embajadora de EU
Foto
Imagen de archivo del presidente ecuatoriano. A la derecha, la embajadora Heather Hodges durante una conferencia de prensa en QuitoFoto Reuters y Ap
Afp, Dpa, Pl y Reuters
 
Periódico La Jornada
Miércoles 6 de abril de 2011, p. 30

Quito, 5 de abril. El presidente de Ecuador, Rafael Correa, acusó hoy a Estados Unidos de haber infiltrado a la policía y fuerzas armadas de este país. Horas antes, su gobierno declaró persona no grata a la embajadora de Estados Unidos en Quito, Heather Hodges, y le solicitó que abandone el país en el menor tiempo posible, tras conocerse que dijo que el presidente Rafael Correa nombró en 2008 a un jefe de la policía a sabiendas de que era corrupto, según un cable revelado por Wikileaks.

Estados Unidos protestó por la decisión de expulsar a su embajadora, lo cual consideró injustificado. El vocero del Departamento de Estado, Mark Toner, dijo que ella era una de las diplomáticas con más experiencia y talento, y que ahora el departamento estudiará las opciones para responder a esa acción de Ecuador.

Con Hodges, son dos los diplomáticos estadunidense cuya cabeza se cobran en América Latina las filtraciones del sitio de Internet especializado en la divulgación de documentos confidenciales.

El 19 de marzo, el embajador en México, Carlos Pascual, renunció tras la difusión de un mensaje en el que cuestionaba la capacidad del Ejército mexicano para el combate antidrogas.

Según Wikileaks, que el pasado 28 de noviembre comenzó la difusión de más de 250 mil cables diplomáticos, funcionarios de la embajada de Estados Unidos cuestionaron que Correa hubiera designado como jefe de la policía al general Jaime Hurtado (de abril de 2008 a junio de 2009), de quien sospechaban un largo historial de corrupción.

Esos responsables aseguraban que Hurtado usaba su poder de máxima autoridad del cuerpo para extorsionar, acumular así dinero y propiedades, facilitar el tráfico de personas y obstruir las investigaciones a compañeros corruptos, según el cable que Hodges habría firmado en julio de 2009.

Los diplomáticos también consideraban que Correa quiso, con el nombramiento, tener un jefe de policía fácilmente manipulable. El general en retiro, quien no enfrenta investigaciones en Ecuador, manifestó que es una represalia por evitar la injerencia de la legación en la policía.

Correa dijo que el cable publicado por El País tiene una serie de informaciones de dentro de la policía, lo que demuestra que esta gente tiene infiltradas a las fuerzas armadas y a la policía, lo cual es un secreto a voces.

Agregó el mandatario en una entrevista radial: Pero que ya se la utilice en forma institucionalizada por parte de la embajadora de Estados Unidos en Ecuador es realmente una audacia, así que a esta señora se la está declarando persona no grata y tendrá unos pocos días para dejar el país.

Indicó que siempre sospechó que Hodges era enemiga del gobierno por sus posturas de extrema derecha, y caracterizó de arrogante su negativa a dar explicaciones aduciendo que la política de Washington es no ofrecerlas sobre información robada.

Respeto a la soberanía

Correa señaló que las relaciones con Estados Unidos estaban de lo mejor, pero lamentó que entre bastidores se hagan estas cosas, espiando a nuestra policía, tratando de involucrar al presidente en casos de corrupción por parte de una mala funcionaria.

Sostuvo que ojalá esto no dañe las relaciones entre Estados Unidos y Ecuador, pero si las daña, qué pena, aquí vamos a hacer respetar la soberanía del país.

El canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, convocó a la embajadora para que diera una explicación de sus afirmaciones, y tras rechazar los señalamientos contra Correa indicó que la embajadora no desmintió su veracidad

Hodges lamentó no haber tenido tiempo para responder a las inquietudes del gobierno de Quito.

A su vez, el legislador demócrata Eliot Engel dijo que la expulsión de la embajadora diluye la posibilidad de que las preferencias arancelarias sean renovadas por el Congreso. La decisión es caprichosa e impulsiva y tiene un alto costo para su propia población, señaló Engel, el demócrata de mayor rango del subcomité para América Latina de la Cámara de Representantes.

En febrero de 2009, Correa expulsó a dos diplomáticos estadunidenses; los acusó de entrometerse en asuntos internos. Marck Sullivan, uno de los afectados por supuestamente apropiarse de información policial, fue catalogado por el gobierno ecuatoriano como el jefe de la Agencia Central de Inteligencia en Ecuador.

El general en retiro Jaime Hurtado calificó la acusación de temeraria. Preguntó donde está el dinero que supuestamente él se apropió, y manifestó que se trata de una represalia por evitar la injerencia de funcionarios de la embajada en la policía.

Enlaces:

Los cables sobre México en WikiLeaks

Sitio especial de La Jornada sobre WikiLeaks