Política
Ver día anteriorMiércoles 6 de abril de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Wikileaks en La Jornada / reacciones
Washington veía saludable el cambio que ofrecía AMLO: Ramírez de la O
Alma E. Muñoz
 
Periódico La Jornada
Miércoles 6 de abril de 2011, p. 15

A propósito de los cables de Wikileaks que La Jornada publicó sobre la impresión que causó Andrés Manuel López Obrador en su primer encuentro cara a cara con el embajador de Estados Unidos, Antonio Garza, y sus asesores, el 23 de enero de 2006, Rogelio Martínez de la O aseveró que a diferencia de lo que se creía, la percepción que tenía aquel país sobre el ex candidato presidencial y su proyecto de gobierno era muy buena.

Y el desayuno que tuvieron López Obrador, Ramírez de la O y José María Pérez Gay con aquellos personajes, fue de gran respeto y cada quien en su lugar, señaló el asesor del tabasqueño.

“Los estadunidenses sabían, porque además yo hice varias presentaciones del proyecto en Washington y Nueva York, que con el licenciado López Obrador ellos tendrían una contraparte en México no solamente seria sino respetuosa.

Mi impresión es que para los estadunidenses fue una sorpresa muy grata encontrar que del lado nuestro tenían un proyecto muy serio y que se enfocaba sobre todo en la creación de empleos, y que eso en automático lo veían como una solución a los problemas sociales de México.

Puedo asegurar, indicó Ramírez de la O, que la impresión del gobierno de Estados Unidos siempre fue buena, como se puede constatar en los cables, hasta el día de la elección (presidencial). Después yo ya no sé, porque no quise averiguar. O sea, después de la elección yo ya no tenía realmente un contacto formal y tampoco estaba yo para andarlo buscarlo.

Reiteró que en general siempre fue muy buena la percepción entre los empresarios y financieros estadunidenses que escucharon mi proyecto cuando lo presenté. Su opinión siempre fue muy favorable, lo mismo la que tenían de Andrés Manuel López Obrador y del proyecto. E igual la tenían, afirmó, los funcionarios del gobierno (estadunidense). Siempre fue una buena percepción, y además con un guardado optimismo. Es decir, notaban que se trataba de un cambio muy saludable.

Enlaces:

Los cables sobre México en WikiLeaks

Sitio especial de La Jornada sobre WikiLeaks