Política
Ver día anteriorDomingo 10 de abril de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Otros ejes del acuerdo nacional abordan el trabajo y la cultura

Convoca Sicilia a un pacto que incluya seguridad y educación

Pide a narcotraficantes retomar códigos de honor y no matar a civiles

Foto
El escritor Javier Sicilia ofreció una conferencia en el plantón que mantiene en el zócalo de CuernavacaFoto Rubicela Morelos Cruz
Rubicela Morelos Cruz
Corresponsal
Periódico La Jornada
Domingo 10 de abril de 2011, p. 8

Cuernavaca, Mor., 9 de abril. Desde el plantón que mantiene en el zócalo de esta ciudad en demanda del esclarecimiento del asesinato de su hijo, Juan Francisco, el escritor Javier Sicilia propuso al presidente Felipe Calderón convocar a todos los mexicanos a un pacto nacional en torno a cinco ejes: seguridad, drogas, trabajo, educación y cultura, para reconstruir el tejido social de la nación y transitar hacia la paz, la justicia y la dignidad.

Anunció que hará llegar el proyecto de pacto por escrito a Los Pinos y que el encargado de convocar tendría que ser Calderón, si tiene disposición. Sabe que el problema no se resolverá de la noche a la mañana, pues la situación en la que se metió al país es un nudo ciego, pero consideró necesario empezar a dar pasos hacia el sentido común.

A los militares les pidió defender la nación y anteponer el respeto a los derechos humanos; no pueden seguir mirando a los ciudadanos como bajas colaterales o posibles bajas colaterales porque cada muerto es un mexicano con nombre, como fue el caso de su hijo, encontrado sin vida en un automóvil el pasado 28 de marzo (junto a seis personas más) sin que se haya detenido a los responsables.

Sicilia volvió a pedir al Presidente, a la Secretaría de la Defensa Nacional y a los cuerpos policiacos dar un viraje en su estrategia de lucha contra el crimen organizado porque la que desarrollan ha dejado una estela de 40 mil muertos, cada uno con nombre e historia, incluidos los jóvenes reclutados a diario por cárteles de la droga, que también acaban ejecutados.

Demandó atender la pobreza que se vive en las comunidades, los municipios, los estados, desde donde están saliendo decenas de muchachos para sumarse a las filas del narco por falta de educación, trabajo y oportunidades. Invitó a las autoridades que hasta hoy han sido omisas –desde el Presidente, legisladores locales y federales, gobernadores y alcaldes– a darse cuenta de cómo han desgarrado esta nación, de cómo la han convertido en un infierno, y a buscar otros caminos antes de que no exista retorno.

Calderón se equivocó

Además de poner tras las rejas a los verdaderos responsables del asesinato de su hijo, señaló que buscará apoyar a los mexicanos, para conseguir justicia para los más de 40 mil muertos que lleva esta guerra.

Durante una conferencia de prensa, en su tercer día en plantón, matizó las declaraciones que hizo ayer contra Calderón.

“Quisiera matizar, porque ayer estaba verdaderamente muy enojado. Sigo insistiendo en que lo que yo esperaba de Calderón, era no sólo esto (que iba a seguir la guerra contra el crimen organizado). Yo sé que no puede cambiar la estrategia. Creo que es un absurdo meter ahorita al Ejército a sus cuarteles, por una razón –yo creo que el Presidente la sabe y sabe que se equivocó–, cuando sacó a los soldados obligó, desde mi punto de vista, a que los criminales se armaran fuertemente o más que el Ejército, si dejan las calles, el país será rehén del narcotráfico ¿no? Lo que yo le pedí en la entrada de la 24 Zona Militar es que no pueden prescindir de los derechos humanos, que no pueden seguir mirándonos como bajas colaterales... en esta guerra tienen que cuidarnos y no pueden tratarnos así”, expresó el poeta.

Agregó que las autoridades (Ejército, policías y procuradurías) deben identificar no importa cuánto nos tardemos a los 40 mil mexicanos muertos en esta guerra, y si fueron inocentes se les indemnice; no lo digo por mí, no quiero una indemnización, lo digo por esas familias a las que se ha criminalizado a sus hijos y su nombre.

Urge, dijo, hacer un alto para reflexionar sobre cómo impedir que siga desgarrándose el tejido social; hay cinco elementos prioritarios que debemos firmar como pacto con todos los actores, desde el Presidente hasta los zapatistas, pasando por las madres, hijos, familias destruidas y todas las instancias de gobierno, junto con partidos y empresarios. Un pacto nacional en el que acordemos corregir el suelo de la nación; si no hay suelo, nada, qué sembremos ahí, incluso las disputas ideológicas, las disputas políticas, podrán articularse para rehacer y servir a esta nación... les decimos (a las autoridades) que lo único que queremos es rehacer el tejido social que nos permita transitar y articular nuestras vidas en paz”, anotó.

Insistió en que él lucha para darle voz a la ciudadanía que está harta de tanta violencia e inseguridad, pues antes de esto las autoridades ni siquiera los escuchaban. También dijo que no permitirá que la autoridad, la izquierda o la derecha lo utilicen.

También llamó a los narcotraficantes a retomar sus códigos de honor y respetar a la sociedad, que cesen las ejecuciones de inocentes, y que se comprometan a amarrar y controlar a sus demonios. La sociedad, apuntó, no tenemos bronca con ellos, para mi la drogadicción es un problema de salud, yo veo mal lo que hacen pero no me toca a mí juzgarlos. Ellos han decidido vivir de ciertas cosas... que nos digan si están dispuestos a respetarnos como ciudadanía, si nos van a proteger, si no nos van a matar, si no se van a meter con nosotros, no van a matar a nuestro hijos, no van a sembrar el terror en esta nación, dijo en tono alterado. Solicitó que lo hagan saber por mantas, por los medios de comunicación, redes sociales, pero no con cadáveres, que se comprometan a no meterse más con la ciudadanía.

Respecto a la solicitud de que retire el campamento, comentó: Me pareció muy mal... este campamento en su indefensión, en su humildad es una herida abierta pero también es la indefensión de la ciudadanía entera que marchó el miércoles por mi hijo. Este campamento ojalá sirva para recuperar el pensamiento simbólico, porque esta indignación ciudadana está siendo vista como una especie de animal que puede ser matado por cualquiera o por cualquier poder, y ese poder permanece impune.