Política
Ver día anteriorJueves 14 de abril de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Es indignante y peligroso que se brinde impunidad a Luis Posada Carriles

Estados Unidos aplica una doble moral en el tema del terrorismo, denuncia Cuba
Foto
Manuel Aguilera, embajador de Cuba en México, defendió a los cinco cubanos presos en Estados Unidos por presunto espionajeFoto María Meléndrez Parada
Rosa Elvira Vargas
 
Periódico La Jornada
Jueves 14 de abril de 2011, p. 25

La reciente absolución en una corte de El Paso, Texas, del ex agente de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglás en inglés) y comprobado autor intelectual de actos terroristas, Luis Posada Carriles, a quien por lo demás sólo se le imputaban cargos relacionados con su ingreso ilegal a Estados Unidos, es indignante y sienta un precedente muy peligroso, porque transmite un mensaje de impunidad a los terroristas, declaró el embajador de Cuba en México, Manuel Aguilera de la Paz.

Ese mensaje, insistió, es el de que se puede ser terrorista y vivir en libertad en Estados Unidos, que se puede serlo si esas acciones terroristas son contra Cuba y en nombre de los intereses del imperio. Entonces, para el gobierno estadunidense hay terroristas buenos y terroristas malos. Los primeros tienen permitido todo, no se les juzga como tales y cuando se les acusa, sólo es por algún delito menor.

Con visible molestia, el diplomático repasó la carrera delictiva de Posada Carriles que, como es sabido, y de la cual se ha jactado, participó en la voladura, en pleno vuelo, de una aeronave de Cubana de Aviación, el 6 de octubre de 1975, en el que murieron las 73 personas que viajaban. También estuvo detrás de la explosión de bombas en hoteles de La Habana en 1997, en las que murió un turista italiano, y participó en un plan contra Fidel Castro en Panamá en 2000, que pretendía detonar explosivos cuando el líder político hablara ante cientos de estudiantes en una universidad.

Eso, además de haber formado parte de acciones, como el llamado Irán-contras, entre otros actos delictivos. “El fallo a favor de Posada Carriles es una afrenta a las víctimas de todas las acciones terroristas en el mundo. Es un desafío. Es decirles ‘si usted es terrorista a favor de mis intereses, no tiene problema, puede seguir matando, asesinando, poniendo bombas en aviones y hoteles, y para mí eso está bien’. Porque además, en el caso de Posada Carriles, Estados Unidos lo entrenó, lo armó y le dio misiones contra Cuba y contra Centroamérica”, insistió el embajador Aguilera.

Admitió que en este caso su país no guardaba muchas expectativas de una condena, sobre todo porque no se le hicieron los cargos por terrorismo, pero al igual que Venezuela (que lleva cinco años solicitando la extradición de Posada Carriles), Cuba no se resignará. Mantendrá su denuncia permanente de las atrocidades de quien califica como el terrorista más connotado del continente.

La determinación del gobierno cubano es no cejar. No dejaremos de luchar ni contra el bloqueo, contra la política terrorista ni la guerra mediática de Estados Unidos contra nuestro país. Allá, por ejemplo, prácticamente no se habla de los cinco cubanos presos a quienes no se les pudieron probar cargos de espionaje y se les condenó a cadena perpetua.

Aguilera consideró cinismo del gobierno estadunidense el llamarse ‘decepcionado’ por el resultado de este juicio contra Posada Carriles. Si realmente lo estuviera, indicó, y quiere demostrar al mundo que desea hacer justicia y que lucha contra el terrorismo, es muy sencillo: encarcelen a Posada Carriles por terrorista y no por haber mentido a inmigración. Tienen pruebas suficientes.

Insistió en llamar a la solidaridad internacional para obtener justicia en este caso y definió a la administración de Barack Obama. Ha demostrado ser más de lo mismo pero con otro color... no ha cambiado la política hacia Cuba, mantiene el bloqueo y la protección a terroristas como éste. Ha decepcionado al mundo entero, a quienes creyeron en él, si bien nosotros realmente nunca tuvimos ninguna expectativa especial, ni mucho menos.

Añadir un comentario