Cultura
Ver día anteriorMiércoles 20 de abril de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

La exposición Horizontes se presenta en el Museo de El Carmen

Muestran la evolución de la pintura de paisaje en la plástica mexicana
Fabiola Palapa Quijas
 
Periódico La Jornada
Miércoles 20 de abril de 2011, p. 4

La obra de pintores mexicanos como José María Velasco, Joaquín Clausell, Rufino Tamayo, Fermín Revueltas, Gerardo Murillo (Dr. Atl), Luis Nishizawa, y de los extranjeros Johann Moritz Rugendas y Augusto Löhr, entre otros, conforman la exposición Horizontes: pasión por el paisaje, que se puede visitar en el Museo de El Carmen, de la ciudad de México.

Se trata de la colección privada de arte mexicano perteneciente a la aseguradora ING, cuya muestra se inauguró el pasado 14 de abril, la cual reúne 54 obras, entre óleos, acuarelas y dibujos que permitan vislumbrar el desarrollo de la plástica moderna mexicana, el rigor de los autores y acercarse diversas escuelas y estilos, como la academia mexicana, la pintura popular y la vanguardia de las primeras décadas del siglo XX, explicó la curadora Consuelo Fernández.

Existe una evolución del paisaje, aseveró la especialista, dividida en dos etapas: en la primera, los artistas pintaban espacios limitados, cuya profundidad estaba determinada por los cambios tonales. Los elementos que componen la obra carecen de detalle y proporción. Cuando creaban panorámicas no lograban manejar de manera correcta la perspectiva y el resultado era una imagen similar a una copia.

En la segunda etapa, los pintores plasmaron en el lienzo un paisaje lleno de movimiento y detalle; al conjugarse las tonalidades cromáticas con la exactitud del dibujo y el correcto manejo de la perspectiva, el resultado fue una ambientación que reflejaba la emotividad del artista.

Certidumbre e indagación

Consuelo Fernández indicó que la pintura de paisaje ha demostrado ser una verdadera pasión en la historia del país, pues mediante sus distintas manifestaciones ha simbolizado la identidad social y las distintas expresiones del carácter nacional, el cual se desdobla en las variadas formas de cultivar esa vertiente: como una certidumbre o una indagación.

El periodo que abarcan las obras, agregó la curadora, se sitúa entre 1860 y 1989, desde que los artistas viajeros comenzaron a explorar la pintura de paisaje al aire libre. Las obras en esta etapa son de carácter naturalista, con rasgos de costumbrismo, acordes con la corriente romántica que imperaba en la pintura europea en esos años.

Respecto del tema del paisaje como certidumbre, Fernández explicó que la exposición muestra obras de finales del siglo XIX, cuando los artistas representaron los escenarios naturales y el espacio urbano. Recordó que en la Escuela Nacional de Bellas Artes la enseñanza estaba imbuida por el discurso del nacionalismo académico, el cual privilegiaba los temas históricos abordados desde una práctica realista de la pintura.

A su vez, en el paisaje como indagación se muestran las primeras vanguardias en Europa y, hacia 1900, en México, como el impresionismo y el modernismo. En este periodo cobró importancia la manera en que el artista percibía y, por tanto, interpretaba el paisaje. Hay más soltura y libertad en la obra, pues ya no es lineal como la de los pintores académicos, precisó Consuelo Fernández.

Más adelante destaca la pintura de paisaje de Nishizawa, artista con gran sentido de observación de la naturaleza y con lenguaje propio, dijo la curadora.

Horizontes: pasión por el paisaje, reúne más de 100 años de pintura en México y concluirá exhibición el 26 de junio en el Museo de El Carmen (avenida Revolución 4, colonia San Ángel).

Añadir un comentario