Capital
Ver día anteriorMartes 3 de mayo de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Exigían pago por derecho de piso: fiscal

Consignan a plagiarios de hija y empleado de comerciante
Mirna Servín
 
Periódico La Jornada
Martes 3 de mayo de 2011, p. 38

Por privar de la libertad a un empleado y después a la hija de la propietaria de una franquicia de las barras congeladas Bon Ice, cinco sujetos serán consignados ante un juez penal del Reclusorio Preventivo Oriente para su reclusión, informó la Fiscalía Central de Investigación para la Atención del Delito de Secuestro, de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Frederal (PGJDF).

De acuerdo con la investigación, el delito lo perpetraron después de exigir a la mujer una cantidad de dinero mensual por derecho de piso y dejarla trabajar. Sin embargo, ésta se negó a ser extorsionada.

La noche del 14 de abril, cinco individuos armados entraron en su establecimiento, ubicado en la colonia Santiago Acahualtepec, de la delegación Iztapalapa, para recoger la cuota, pero ante la negativa de la dueña se llevaron a su hija, indicándole que en 24 horas regresarían por el dinero, o de lo contrario atentarían contra la integridad física de la adolescente.

De inmediato solicitó auxilio a la policía y tras un rastreo fue localizado el automotor en que se llevaron a la menor, en la calle Tonatico, casi esquina con Octavio Sentíes, de la colonia segunda ampliación de Santiago Acahualtepec, donde fueron apresados los probables responsables y rescatada sana y salva la víctima.

Al rendir declaración ministerial, los inculpados negaron la imputación y refirieron que al ser detenidos se dirigían a anexar a Gustavo Fraga Neri a un grupo de Alcohólicos Anónimos; sin embargo, la denunciante y la víctima los reconocieron plenamente.

Asimismo, un trabajador de la denunciante identificó a Álvaro Blas Mejía como uno de los que el 6 de abril lo privaron de la libertad al llevárselo con engaños a una casa, supuestamente para pintarla.

Después le colocaron un trapo en la boca y quedó adormecido por los efectos de alguna sustancia; al despertar se dio cuenta que estaba sobre una plancha de concreto y amarrado con un lazo, del que logró liberarse y enfrentó a un sujeto que lo cuidaba.

En este expediente quedó asentado que la propietaria del negocio recibió llamadas telefónicas para indicarle que tenían secuestrado a su hijo, pero al conocer el nombre supo que se trataba de uno de sus trabajadores.

Los inculpados son Álvaro Blas Mejía, de 34 años; Carlos Carrizosa González, de 42 años; Juan Carlos Espino González, de 48; Gustavo Fraga Neri, de 40, y Adrián Llovet Posrras, de 34 años.