Política
Ver día anteriorLunes 9 de mayo de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Marcha por la paz

En Saltillo, el obispo Raúl Vera participó en la caminata de familiares de desaparecidos

Miles claman justicia en las principales ciudades del país
Foto
Las manifestaciones para criticar la estrategia del gobierno en contra del crimen organizado fueron diversas y ricas en creatividadFoto Roberto García Ortiz
De los corresponsales
 
Periódico La Jornada
Lunes 9 de mayo de 2011, p. 6

Miles de personas participaron este domingo en movilizaciones solidarias con la Marcha por la Paz con Justicia y Dignidad, celebradas en casi todo el territorio nacional.

La manifestación efectuada en Saltillo, Coahuila, fue encabezada por el obispo Raúl Vera, y con él marcharon unas 200 personas, entre ellas familiares de personas desaparecidas. La paz que buscamos se construye diariamente con la eficacia de nuestras instituciones, mismas que deben garantizar justicia y dignidad para los ciudadanos, dijo Vera.

La caminata inició en la explanada del Instituto Tecnológico de Saltillo y terminó en la plaza de armas, frente al palacio de gobierno. Asistentes a la Ruta Recreativa, paseo que el gobierno municipal habilita cada domingo a lo largo del bulevar Venustiano Carranza y las calles Allende y Victoria, respaldaron con aplausos a los manifestantes, quienes iban vestidos de blanco y caminaron en silencio.

Aproximadamente mil 200 personas marcharon en Morelia, Michoacán, para exigir No más sangre, mientras que el gobernador Leonel Godoy Rangel, durante la celebración del 22 aniversario de la fundación del Partido de la Revolución Democrática (PRD), subrayó que no se puede continuar con la misma estrategia para combatir al crimen organizado. Nadie dice que no se castigue o no se persiga a los que cometen delitos, pero también decimos que no ha funcionado, por eso saludamos la marcha, afirmó.

Unas mil 500 personas caminaron en Monterrey, Nuevo León, con mantas y consignas como Estamos hasta la madre, no más sangre, Somos estudiantes, no somos sicarios y Vivos los queremos. El acto inició ayer alrededor de las 17 horas en la plaza del Colegio Civil, donde se congregaron unas 500 personas, en su mayoría integrantes o simpatizantes de 30 organizaciones civiles que convocaron a la marcha en el estado, entre ellas Eureka, Cadhac, Alternativas Pacíficas, Evolución Mexicana y Biojusticia.

Poco a poco se sumaron participantes a la movilización, que concluyó en la plaza Zaragoza, a un costado del palacio municipal de Monterrey. Ahí, los activistas afirmaron que México vive un estado de emergencia nacional y repudiaron la impunidad característica de la guerra contra el narcotráfico que, aseguraron, alcanzó niveles demenciales, ha rebasado las instituciones y llevado al país al límite de lo que cualquier Estado que se llame democrático y moderno puede tolerar.

Al menos 2 mil personas participaron en la marcha silenciosa celebrada en Guadalajara, Jalisco, que recorrió casi dos kilómetros, de la plaza Juárez a la plaza de armas. Los manifestantes, vestidos de blanco, con globos blancos y ondeando banderas de México, enarbolaron carteles que decían No más sangre.

Las 17 organizaciones sociales que marcharon en la capital tapatía exigieron la creación de un registro nacional de víctimas, un cambio en la manera en que los medios de comunicación cubren los temas de violencia, e incluir en educación básica y media asignaturas en derechos humanos y gestión para la paz. Antes de retirarse, los manifestantes colocaron en la plaza una placa con los nombres y edades de 11 niños asesinados en Jalisco durante 2011, debido a la guerra contra la delincuencia organizada.

Aproximadamente mil personas gritaron en la capital de Querétaro Basta ya y Estamos hasta la madre de la violencia. Integrantes de diversas organizaciones sociales y sindicales de la entidad, así como personas de la sociedad civil, también participaron en un performance que consistió en tirarse al suelo para representar personas alcanzadas por disparos.

Unas 250 personas marcharon por la avenida Madero, la principal de la capital de Aguascalientes, hasta llegar a la Plaza de la Patria con mantas y pancartas, que unieron con cinta adhesiva y convirtieron en un mural contra la impunidad, con el que formaron el mapa de la República Mexicana pintado de rojo. En torno al mapa escribieron Fuerte es el silencio, Alto a la guerra de Calderón, Amor a México es no permitir la violencia, Ya basta y Estamos hasta la madre.

Profesores de la sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación y activistas de organizaciones adheridas a la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) se manifestaron ante las instalaciones de la octava Región Militar en el municipio de Santa Lucía del Camino, conurbado a la capital oaxaqueña, y posteriormente caminaron al centro de esa ciudad. “Gobierno, narco y policía, la misma porquería” y Queremos escuelas, queremos trabajo, queremos hospitales, no queremos militares, corearon los inconformes.

Similar actitud hubo entre los cientos de participantes de las marchas realizadas en Ciudad Victoria, Tamaulipas; Culiacán y Mazatlán, Sinaloa; Tuxtla Gutiérrez, Chiapas; Acapulco y Chilpancingo, Guerrero; León, Guanajuato; Villahermosa, Tabasco; Tepic, Nayarit; Jalapa y el puerto de Veracruz; Ecatepec, estado de México; La Paz, Baja California Sur; Mérida, Yucatán; así como en las capitales de Campeche, San Luis Potosí y Chihuahua.