Mundo
Ver día anteriorMiércoles 18 de mayo de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Nuestra lucha es justificada; ha comenzado la revolución, advierten inconformes

Retoman manifestantes la Puerta del Sol tras inesperado desalojo policial

La movilización contra la clase política y el sistema económico tiene eco en unas 60 ciudades

Funcionario del gobierno de Madrid acusa a participantes en protestas de enturbiar la convivencia

Foto
Pasadas las cinco de la mañana de ayer la policía de Madrid comenzó el desalojo en la Puerta del Sol. El plantón se instaló para exigir el acceso a salud, educación, empleo y en repudio a los políticos. Campamentos similares se instalaron en plazas de casi toda EspañaFoto Reuters
Armando G. Tejeda
Corresponsal
Periódico La Jornada
Miércoles 18 de mayo de 2011, p. 25

Madrid, 17 de mayo. Varios miles de personas se mantenían esta noche en la Puerta del Sol en Madrid, de donde la policía desalojó la madrugada de este martes a decenas de ciudadanos indignados que participaban en el campamento instalado el lunes para expresar su hartazgo de la clase política y las injusticias estructurales del modelo económico. Las movilizaciones ya se extendieron a 60 ciudades españolas.

Nuestra lucha es pacífica, honesta y justificada. Somos el pueblo y tenemos derecho a expresarnos, advertían los manifestantes mientras se escuchaba sin cesar una advertencia: ha comenzado la revolución.

La protesta que inició el pasado domingo con 50 marchas tras la convocatoria de la plataforma Democracia Real Ya ha vuelto a movilizar a decenas de miles de personas en menos de 48 horas. Si el domingo más de 120 mil salieron a la calle a expresar su indignación por la falta de oportunidades, el aumento de la tasa de desempleo, la corrupción y los vicios de la clase política, dos días después esa efervescencia popular aumentó sensiblemente y se convierte en el protagonista de la campaña electoral abierta en el país para elegir municipios, autonomías y diputaciones forales el próximo domingo 22.

La policía nacional, por orden del Ministerio del Interior, y por tanto el gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero, inició esta madrugada un operativo de desalojo del plantón pacífico y reivindicativo en la Puerta del Sol. A las cinco y media de la madrugada, cuando los jóvenes dormían apretujados, los agentes empezaron a despertar a cada uno a empujones y a los que se resistían a desalojar la zona se los llevaron fuera de la plaza. Incluso emplearon la violencia con al menos una persona, que después fue detenida por el supuesto delito de agresión a la autoridad.

Los jóvenes que acampaban exigen derechos básicos como vivienda y empleo –España tiene la tasa de desempleo juvenil más alta de la Unión Europea con 43 por ciento– además de la liberación de los detenidos el pasado domingo en las manifestaciones.

Tras el desalojo, la nueva red ciudadana de indignados decidió convocar una serie de marchas, plantones y campamentos que tuvieron eco en 60 ciudades. Pero sin duda el centro neurálgico de las movilizaciones fue Madrid, donde a partir de las siete de la tarde empezaron a llegar jóvenes, ancianos, niños, profesionistas sin empleo e incluso trabajadores hastiados de la precariedad laboral y los bajos salarios. A las ocho de la noche ya había más de 15 mil personas aplaudiendo y gritando consignas contra la actual democracia, los partidos políticos, los banqueros y los medios de comunicación de masas, sobre todo contra Telemadrid –la emisora pública local–, a la que acusaron de manipulación.

Durante más de tres horas gritaron sin cesar consignas como oe oe oe, le llaman democracia y no lo es, “no tenemos pan para tanto chorizo (ladrón en el argot español)” o menos represión, más democracia.

La plaza quedó cerrada al tránsito y no obstante la prohibición del gobierno, más de tres mil 500 personas decidieron continuar en el campamento, al menos hasta el próximo domingo, día de los comicios.

No podemos permitir que el espacio público, que es de los ciudadanos, lo ocupen las fuerzas de seguridad para reprimir una movilización pacífica como la que hemos protagonizado, explicó uno de los voceros de la organización, que advirtió que esta movilización ha sido el principio de una serie a largo plazo. La plataforma, horizontal, asamblearia y abierta a la participación de trabajadores, parados (desempleados), estudiantes, jóvenes, jubilados y deudores.

Mientras, las reacciones de algunos políticos de la derecha madrileña, en el poder regional, expresaron su repudio al movimiento ciudadano. El consejero de Presidencia e Interior de la Comunidad de Madrid, Francisco Granados, acusó a los ciudadanos de enturbiar la convivencia de los madrileños, al tiempo que elogió el desalojo policial, que calificó de impecable. El máximo líder del Partido Popular (PP), Mariano Rajoy, señaló sobre las protestas que lo fácil es descalificar a la política y a los políticos.

El desalojo violento de la policía y las descalificaciones de la clase política al movimiento ciudadano han provocado que tanto las protestas como los plantones se expandieran como la pólvora en todo el territorio. Con lo que, además de la Puerta del Sol de Madrid, ya se han tomado plazas públicas en Barcelona, Málaga, Valencia, Bilbao, Tenerife, Murcia, Oviedo y Sevilla. Y las que se acumulen hasta el próximo domingo.