Mundo
Ver día anteriorJueves 16 de junio de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Impiden votación sobre un nuevo plan de recorte a políticas sociales por la crisis

Indignados cercan el Parlamento de Barcelona; 46 heridos y seis detenidos

El movimiento del 15-M se deslinda de la violencia e insiste en que sus actos son pacíficos

Diputados y autoridades catalanes ingresan al recinto en helicóptero y furgonetas de la policía

Foto
Miembros del movimiento del 15-M en la plaza Sant Jaume en Barcelona, ayerFoto Ap
Armando G. Tejeda
Corresponsal
Periódico La Jornada
Jueves 16 de junio de 2011, p. 22

Madrid, 15 de junio. Un grupo de más de tres mil indignados cercaron hoy el Parlamento catalán por más de 12 horas, en una de las jornadas más tensas desde que irrumpió en el país la revolución del movimiento del 15 de mayo (15-M), con saldo de 46 heridos y seis detenidos. Los diputados y las máximas autoridades del gobierno catalán, que tenían previsto aprobar un nuevo plan de recorte de las políticas sociales como consecuencia de la crisis, tuvieron que ingresar al Congreso en helicóptero y en furgonetas de la policía, rodeados de un fuerte dispositivo de seguridad de más de 500 agentes.

El 15-M cumplió su primer mes de vida con una tensa jornada de marchas, movilizaciones, sentadas simbólicos y un amplio abanico de gestos de resistencia activa no violenta que desquició el curso habitual de la ciudad y la agenda de la clase política catalana.

El Parlamento de Cataluña, la sede donde adoptan las decisiones el gobierno conservador del nacionalista Artur Mas, se convirtió en el destinatario de la indignación ciudadana, en esta ocasión por una reforma al presupuesto con reducciones a las políticas sociales, para lo que exigían al menos un referéndum.

Medidas de la derecha

El objetivo de los indignados era bloquear el Parlamento para evitar que se votaran las medidas de ajuste, refrendadas por Convergencia i Unió (CiU) y el derechista Partido Popular (PP).

Más de mil personas se concentraron de madrugada en las inmediaciones de la sede parlamentaria y se mantuvieron a las puertas del recinto, siempre con las manos en alto en señal de que no iban armados y gritando consignas contra la clase política y su nefasta gestión en la crisis económica.

Cuando empezaron a llegar los diputados y representantes del gobierno autonómico surgió la tensión hasta el punto de que la mayoría prefirió entrar al Parlamento en furgones policiales blindados y protegidos por decenas de agentes antidisturbios. Los diputados y autoridades se subieron a los vehículos como pudieron, incluso se dieron casos que iban en un solo auto más de diez personas.

El presidente de la Generalitat optó por el helicóptero del gobierno, que lo trasladó a él y a sus principales colaboradores, para lo que tuvo que hacer 10 viajes para transportar a 32 personas. La aeronave iba y venía por el cielo de Barcelona, mientras en las calles continuaba la tensión y la resistencia pacífica de los indignados.

Durante la larga protesta también ocurrieron hechos violentos, la mayoría todavía sin aclarar, pero que provocó heridas leves en 45 personas –16 policías– y la detención de seis jóvenes.

El movimiento del 15-M se desvinculó de este tipo de actos, tanto los de Barcelona como los de Madrid, donde se impidió a un banco la ejecución de un desahucio.

En el escrito la plataforma advierte que el camino para lograr nuestros objetivos pasa por actuaciones pacíficas, y en todo caso, desobediencia civil, al tiempo que se solidarizaron con todos los heridos hoy a manos de los Mossos (policías catalanes) y denunciamos el trato de los medios de comunicación, pues al informar dan más énfasis a hechos aislados y no al porqué de la protesta: recortes y más recortes.

Desde las plataformas que convocaron la protesta, Acampadabcn y Aturem el Parlament, se informó que habían logrado grabar a un supuesto grupo de policías secretas que habrían sido los instigadores de la violencia. En las imágenes se ve a los agentes y cómo los protegen y recogen los agentes antidisturbios (www.youtube.com/watchv=YcmvzRvsf8g&feature=player_embedded).

Ante el cerco al Parlamento catalán y la violencia presuntamente protagonizada por ciudadanos del movimiento del 15-M, Artur Mas advirtió que es probable que los Mossos puedan acabar utilizando la fuerza, para lo que pidió comprensión. Hay que garantizar la integridad de los diputados. Esto puede conllevar en las próximas horas a que haya algún uso legítimo de la fuerza. Pido la comprensión del pueblo de Cataluña, advirtió.