Mundo
Ver día anteriorDomingo 26 de junio de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Se espera que inconformes de 30 localidades se sumen a la marcha

Sale de Valencia rumbo a Madrid una caravana de indignados
Dpa
 
Periódico La Jornada
Domingo 26 de junio de 2011, p. 25

Madrid, 25 de junio. Tras el éxito del domingo, cuando decenas de miles se manifestaron en España contra las consecuencias de la crisis económica, una marcha de indignados, de unos 80 integrantes, partió hoy a pie de Valencia (este) y llegará a Madrid el 23 de julio, jornada que concluirá con otra gran movilización en la capital española.

Con el nombre de Marcha popular indignada, una treintena de personas comenzaron su camino poco antes de las 9 de la mañana (local) de hoy en la ciudad española.

Son más de 500 kilómetros que los indignados recorrerán hasta llegar a Madrid en 34 días.

Durante su marcha visitarán unas 30 poblaciones, en las cuales se celebrarán asambleas para reunir propuestas que serán presentadas en la capital. Se prevé que en éstas se irá uniendo más gente.

De otros lugares de España están previstas marchas similares, las cuales irán recogiendo indignados por el camino hasta llegar a Madrid.

Una de ellas saldrá de Barcelona el sábado próximo. De Andalucía, en el sur; el País Vasco y La Rioja, en el norte; Galicia, Asturias y Castilla y León, en el noroeste, así como de Extremadura, en el oeste, están preparándose otras movilizaciones.

La idea es que todas se junten el 23 de julio en Madrid, donde el Movimiento de los indignados espera celebrar una nueva manifestación masiva en demanda de un cambio en el modelo político y social del país.

Las principales ciudades de España fueron escenario el domingo de manifestaciones convocadas por el Movimiento de los indignados, en las que participaron de forma pacífica decenas de miles de personas.

El movimiento ciudadano irrumpió el 15 de mayo, una semana antes de las elecciones municipales y autonómicas del día 22, en una España sacudida por las consecuencias de una crisis económica que ha dejado casi 5 millones de desempleados.

Sus protestas en las plazas principales de numerosas ciudades, en las que también acamparon, fueron multitudinarias en un principio.

Tras los comicios, no obstante, la participación fue bajando.

Las manifestaciones del domingo demostraron, sin embargo, que el movimiento mantiene su fuerza, según expresaron hoy diversos analistas.