Cultura
Ver día anteriorViernes 1º de julio de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

El escritor defiende el contenido de su obra Nuestro inframundo

Rafael Loret denuncia censura de editorial para publicar su nuevo libro
Arturo Jiménez
 
Periódico La Jornada
Viernes 1º de julio de 2011, p. 4

El periodista y escritor Rafael Loret de Mola suma una treintena de libros publicados, sobre todo referidos a temas políticos. Comenta que en la editorial en la que publica desde hace años, el nuevo director general y antes gerente administrativo, Rogelio Villarreal, lo había presionado por el contenido de obras anteriores, pero que ahora, de plano, decidió que no sería lanzado su nuevo libro, Nuestro inframundo: los siete infiernos de México.

Eso, considera Loret de Mola en entrevista, es censura y es parte de “una estrategia que se ha seguido, lenta y gradualmente, para tratar de cerrar cada vez más el espacio a la crítica hecha mediante los libros.

Lo grave de esto es que se trata de un espacio que habíamos encontrado determinados periodistas para expresarnos con absoluta libertad, sin pasar por redacciones de periódicos, que muchas veces están contaminadas por intereses comerciales, empresariales o corporativos de los socios y accionistas, y que se cerró por obra de Vicente Fox y de Felipe Calderón, que poco a poco fueron ahorcándonos.

Comenta que había un contrato con la editorial, pero que Villarreal le dijo que se quedara con el adelanto de regalías, además de que se firmó un documento para, agrega Loret de Mola, recuperar los derechos sobre su obra, la cual publicará en otra casa editora, aunque de todos modos explora con sus abogados una posible demanda.

El afectado señala: He vendido globalmente más de 2 millones de ejemplares en México. Quizá sea yo el vendedor de libros políticos de mayor venta en la historia del país.

Rafael Loret de Mola comenta sobre lo que se podría considerar el contexto inmediato que llevó a este acto de censura: la figura de Vicente Fox, el fraude electoral de 2006 contra Andrés Manuel López Obrador y la figura de Felipe Calderón, de quien además desaprueba su llamada guerra contra el narcotráfico porque, dice, no debería limitarse al uso de la fuerza pública sino a una diversidad de políticas en el orden financiero, social, legislativo, judicial y diplomático, esto en relación a buscar mayor colaboración y responsabilidad de Estados Unidos, a donde va la droga y de donde vienen las armas.

“Soy un periodista, aunque parezca un término muy anticuado, librepensador, que no necesariamente se incluye dentro de un sector de derecha o de izquierda.

Acerca de Calderón, comenta: “Con él no he tenido una relación cercana. Lo conocí hace muchos años, alguna vez comimos cuando era dirigente nacional del PAN. Cuando comenzó su gobierno yo estaba fuera del país, me fui después de las elecciones de 2006.

A Felipe Calderón nunca le he querido llamar presidente de la República. Cuando me dirijo a él hablo en términos de primer mandatario, de titular del Ejecutivo federal. Lo observo como un burócrata fracasado, como un hombre que llegó a la Presidencia, a la máxima responsabilidad ejecutiva del país, sin conocimiento pleno de cómo ejercerla, con muchos traumas personales y que dedicó sus primeros años a tratar de legitimarse.

A Rafael Loret le extraña la censura de la editorial porque, dice: “Nuestro inframundo no es un texto que se aparte mucho de los libros más críticos que he publicado. Generalmente, un año antes de la elección presidencial suelo publicar el libro de mayor fuerza crítica.

“Por eso me sorprendió terriblemente cuando, bajo contrato, Océano me dice que no puede publicarlo porque considera que se sale de su línea editorial. Pregunté al director general, Rogelio Villarreal, ¿cuál es esa línea?, porque yo no me he enterado nunca que me impusieran líneas editoriales los sellos que publican mis libros.

Y me dijo no, sencillamente creo que no lo podemos hacer, tiene que ser un libro más académico, en un lenguaje menos violento. Repito, no creo que el lenguaje utilizado sea violento, salvo por los personajes a los que se refiere la obra. No es violencia hacerle una crítica respetuosa al presidente de la República.