Política
Ver día anteriorDomingo 10 de julio de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Comentan en congreso avances en Europa contra el mobbing

México está rezagado en combate al acoso laboral, señalan expertos
Ariane Díaz
 
Periódico La Jornada
Domingo 10 de julio de 2011, p. 17

Mientras países como Brasil, Argentina y España han logrado avances sustanciales en la prevención y combate al acoso sicológico en el ámbito laboral (también conocido como mobbing), México se encuentra rezagado, si bien ya hay un interés académico por el tema, coincidieron participantes del primer Congreso Iberoamericano sobre Acoso Laboral e Institucional.

Naciones como Suecia, España y Francia –en Europa–, y Brasil, Colombia, Argentina, Ecuador, Bolivia y Uruguay, entre otros países latinoamericanos, cuentan con leyes específicas para prevenir y sancionar el acoso en el trabajo.

Los trabajadores en México, en tanto, se defienden de este tipo de atropellos a partir de los derechos consagrados en la Constitución Política, la Ley Federal del Trabajo o la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia (en su caso), explicaron laboralistas.

Florencia Peña, investigadora de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH) e integrante del comité organizador del encuentro, afirmó que el tema todavía es un discurso del ámbito académico y se debe trabajar más con empresas, dependencias, sindicatos y trabajadores mismos.

La académica agregó que esta práctica está presente en muchos lugares de interacción colectiva, como sindicatos y organizaciones de la sociedad civil, no nada más en empresas privadas e instituciones públicas, por lo que resulta fundamental identificarla y atenderla.

El mobbing (término más comúnmente usado) puede definirse como una agresión perpetrada por un grupo o persona identificable, de manera deliberada y concertada; sistemática y recurrente y prolongada en el tiempo.

Es decir, a través de una comunicación hostil, cruel y deshonesta se somete a un individuo a una verdadera tortura sicológica con el fin de expulsarlo de una agrupación o, por lo menos, aislarlo. El mobbing está claramente diferenciado del acoso y hostigamiento sexual.

Las críticas y amenazas repetitivas, las humillaciones sistemáticas y el sufrimiento impuesto por una persona o grupo de personas hacia un individuo es una violación a sus derechos fundamentales, toda vez que lastima su dignidad y afecta su salud física y, sobre todo, sicológica, aseguró Margarida Barreto, coordinadora de la Red Nacional de Combate al Acoso Moral y Otras Manifestaciones de Violencia en el Trabajo, de Brasil, quien dictó una conferencia magistral sobre la relación entre el acoso sicológico y el suicidio.

Entre los efectos del acoso se encuentran depresión, angustia, estrés y síntomas físicos como insomnio, dolores de cabeza, trastornos gastroinestinales y dolores musculares diversos.

Lydia Guevara, de la Sociedad Cubana de Derecho Laboral y Seguridad Social, explicó en su conferencia magistral que en Latinoamérica, pese a que se trata de un hecho social generalizado, hay una resistencia a su reconocimiento.

Sandra Correa León, del Colectivo Víctimas de Acoso Mediático, de Ecuador, subrayó que es necesario saber cómo se manifiesta el mobbing porque no se puede cambiar lo que no se conoce.

Destacó, asimismo, que es el mobbing como conducta lo que tiene que erradicarse, no a las personas: A las personas hay que rehabilitarlas porque están inhabilitadas emocional, síquica e intelectualmente y crear redes sociales de protección a las víctimas.

El encuentro –realizado en la ENAH del 6 al 8 de julio pasados– congregó a más de 200 especialistas de sicología, derecho, medicina, sociología y administración, entre otras disciplinas, procedentes de 13 países y 117 organizaciones y tendrá su próxima reunión en 2013 en Argentina.