Cultura
Ver día anteriorSábado 23 de julio de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
 
“Saramago vuelve a México”
Foto
Aspectos de la muestra José Saramago: la consistencia de los sueños, que reúne fotografías, libros y manuscritos del escritor lusitano Foto María Luisa Severiano
Foto
Aspectos de la muestra José Saramago: la consistencia de los sueños, que reúne fotografías, libros y manuscritos del escritor lusitano Foto María Luisa Severiano
Reyes Martínez Torrijos
 
Periódico La Jornada
Sábado 23 de julio de 2011, p. a36

José Saramago amaba a México, dijo Pilar del Río, compañera y traductora del escritor portugués ganador del premio Nobel de Literatura, durante la presentación de la muestra José Saramago: la consistencia de los sueños, que por primera vez se exhibe en nuestro país, con material inédito.

Saramago vuelve a México, a un lugar en el que ya estuvo antes, que le gustaba y que amaba especialmente, señaló la presidenta de la Fundación José Saramago, acompañada por Teresa Vicencio, directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes; Fernando Gómez Aguilera, director de la Fundación César Manrique y curador responsable de la exposición, y el museólogo Ery Cámara, de la Universidad Nacional Autónoma de México.

“En el libro Palabras para Saramago –publicado de forma póstuma– casi 100 páginas corresponden a México. Es curioso que estuvieron muy unidos el nombre de José Saramago y el de Carlos Monsiváis; murieron con un día de diferencia, y aquí se ve que los cariños pueden ser recíprocos”, indicó Del Río.

Sobre el montaje en el Antiguo Colegio de San Ildefonso, adelantó: “Van a encontrarse muchas sorpresas. Un titular, si quieren, diría: ‘La primera exposición del siglo sobre un escritor del siglo XXI’. No es mía, me la dijo la directora de la Biblioteca Nacional de España. Por las nuevas tecnologías que se incorporaron, por la concepción museística, es una exposición que no pertenece ni al siglo XIX ni al XX, es del actual, avanzado y progresista”.

La exposición es fruto de una investigación de dos años de duración realizada por Fernando Gómez Aguilera. Conjunta mil 600 documentos, obra inédita, textos originales, fotografías, cartas y objetos personales, entre otros, que serán exhibidos al público desde mañana y hasta el 2 de octubre en San Ildefonso (Justo Sierra 16, Centro Histórico de la ciudad de México).

Se trata de un acercamiento al espíritu y a las inquietudes del reconocido narrador, a través de la labor de rescate de Gómez Aguilera, quien, sin duda alguna, de todo el mundo es la persona que mejor conoce a José Saramago. No digo a José, porque a José quizá lo conozca yo. Pero sí a José Saramago, o a Saramago, agregó Del Río. Él ha tenido la posibilidad de estudiar, entrar en todos sus papeles, en todos sus archivos, descubrir sus cosas.

Aquí, la colección está completa, que no lo estuvo en Brasil, Lisboa ni siquiera en Lanzarote. Y con ella los libros. El tratado de esta exposición es la cronobiografía de Saramago, hecha cuando él todavía vivía... Saramago en sus palabras. En la sistematización que Gómez Aguilera hizo, descubrió que el escritor lleva 40 años de discurso público, de declaraciones, hechas a nosotros, periodistas. Algunas de ellas hechas a ustedes aquí en México... Volúmenes fundamentales para entender la exposición.

También señaló sobre el montaje: es un privilegio para México, y si me lo permiten, una buena noticia que estaban necesitando: esta exposición en México, que pueda ser visitada por las personas y puedan ver cómo un ciudadano normal, uno de nosotros aunque con una inteligencia considerable y con una sensibilidad fuera de serie, con tesón, constancia y por la fuerza de su trabajo, ese obrero llegó a ser un aristócrata de las letras. Es un ejemplo maravilloso que yo creo es el momento justo para que esté en este país.

El título de la muestra se debe a una anécdota familiar de Saramago: los sueños no tienen firmeza, le advertía su abuela. Sin embargo, el autor de El evangelio según Jesucristo pudo mostrar cómo los sueños pueden mostrar consistencia cuando el trabajo, el tesón y el genio se alían, dijo Gómez Aguilera.

El curador manifestó durante su intervención que la muestra incluye al menos tres novelas inconclusas, una de ellas muy desarrollada con más de 100 páginas escritas, anteriores a 1955, probablemente en torno a 1950, una veintena de cuentos y varias pequeñas obras de teatro de esos años; un grupo de poemas que comienzan a escribirse en 1945, tenía 23 años, y fueron su primera incursión a la literatura.

Foto
Pilar del Río en el Antiguo Colegio de San Ildefonso, ayer, durante el anuncio de la exposición José Saramago la consistencia de los sueños, que se podrá visitar en ese recinto de la UNAMFoto María Luisa Severiano
Foto
Vista de la recreación del despacho del Nobel portugués (detalle)Foto Fundación José Saramago y Archivo Fundación César Manrique
Foto
El escritor José Saramago en su casa de Lanzarote, 2000, imágenes incluidas en la exposición que este domingo se abrirá al público en el Antiguo Colegio de San Ildefonso, de la Universidad Nacional Autónoma de México (calle Justo Sierra 16, Centro Histórico)Foto Fundación José Saramago y Archivo Fundación César Manrique

En algunos cuadernos –destaca– se pueden percibir las preocupaciones sociales y políticas que desarrollará a los largo de los años 70 pero con mayor intensidad en los 80 y 90... y su vinculación a los ambientes hostiles de la ciudad: la pobreza y que luego le condicionarán para que en su voz resuenen las grandes fracturas del mundo y la voz de los que no tienen nada.

Conciencia de nuestro tiempo

La muestra José Saramago: la consistencia de los sueños permite atisbar como sobre el hombro del escritor, una de las escasas conciencias globales de nuestro tiempo en palabras de Guzmán Aguilera.

El primer apartado ofrece un acercamiento inicial mediante imágenes de sus orígenes, del lugar de pertenencia del joven Saramago: la aldea, realizadas por el mismo director de la película José y Pilar.

Más adelante se exponen en vitrinas, en orden cronológico, los indicios de la escritura y el trabajo que desarrolla el autor portugués: la arqueología del autor afirma el curador. Los principales hallazgos durante el proceso de investigación, entre ellos los iniciales novelas, cuentos y poemas inéditos, que ya indican los temas que estarán en mente de Saramago. Por ejemplo, varias versiones de la novela Claraboia, algunas con correcciones, como una muestra del trabajo de perfeccionamiento.

Memorial del convento, colocada en seguida, abre al espectador el proceso de desarrollo escritural de Saramago.

Documenta la minuciosa forma en que trabajaba el autor, a través de fichas de investigación, apuntes y libros utilizados para ambientar en la novela a un Portugal en el siglo XVIII.

Lo que pretendo hacer es la condena del sistema económico y social en que vivimos, con todas las implicaciones éticas, filosóficas, etcétera, que acarrea, se lee en una libre previa a 1955, que forma parte de la muestra y permite prever al Saramago que vendría después.

En la siguiente sala aparece un Saramago cronista de los años 70 del siglo pasado, con mecanoscritos, recortes de prensa, pruebas de libros, en los que se prefiguran las preocupaciones formales posteriores, y su obra poética.

Sigue un apartado que destaca las agendas que el narrador y poeta llevó de 1976 a 1991, donde se pueden ver sus notas acerca de sus obligaciones, citas, como las del Partido Comunista, hasta las regalías por obras de su autoría, y su primer encuentro con Pilar del Río.

Los documentos del Saramago traductor del francés, autodidacta; su escritura dramática también tiene espacio en este periodo en el que decide convertirse en escritor y abandona el periodismo.

Hay también fotografías halladas en su archivo, tomadas en el periodo de la revolución agraria posterior a la Revolución de los Claveles de 1976, en el que estuvo implicado.

Un giro en el entorno de Saramago fue la publicación de Levantado del suelo, por el que recibió un premio, confirmado por Memorial del convento, que le dio un lugar en el mundo literario portugués.

Algunos de los conocidos cuadernos negros forman parte de los documentos.

De los principales capítulos de José Saramago: la consistencia de los sueños es el referido a sus preocupaciones políticas y sociales. En este tema se rescatan las expresiones de su participación en diversas luchas por libertad y justicia en el mundo entero, plasmadas en periódicos.

El recorrido cerró con una sala diseñada por el artista escocés Charles Sandison, donde se proyecta la escritura de Saramago en una mixtura visual.