Mundo
Ver día anteriorMartes 9 de agosto de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Condena el 15M el uso de recursos públicos para actos religiosos

Prohíbe Rodríguez Zapatero marcha de indignados contra visita del Papa
Armando G. Tejeda
Corresponsal
Periódico La Jornada
Martes 9 de agosto de 2011, p. 23

Madrid, 8 de agosto. El presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, vetó el recorrido propuesto por el movimiento ciudadano del 15 de mayo (15M) para protestar por el uso de fondos públicos para la visita del papa Benedicto XVI al país, hecho que fue considerado como un nuevo gesto hostil de la administración central y del ayuntamiento de Madrid, que la semana pasado intentaron limpiar de indignados el centro de la capital.

Del 16 al 21 de agosto se celebrará en Madrid la Jornada Mundial de la Juventud, encuentro de jóvenes católicos con sus líderes espirituales, encabezados por Josep Ratzinger, cardenales, obispos y sacerdotes. Este encuentro, que se celebra cada tres años desde 1984, será la primera cita de este tipo desde que Benedicto XVI asumió el cargo de jefe del Estado Vaticano.

El 15M expresó su rechazo al uso de recursos públicos para una visita de estas características, en la que, dijeron, no habrá encuentros bilaterales entre dos estados amigos, sino que será exclusivamente de tipo religioso.

La revolución de los indignados externó su respeto tanto a la visita de Ratzinger como a los fieles, pero expuso sus críticas a la actuación de España como Estado laico al emplear dinero y bienes, como el préstamo de colegios públicos para que duerman y coman los jóvenes católicos que lleguen a Madrid. Decisión que también despertó la repulsa de algunas asociaciones de padres de familia y de profesores.

Por eso el 15M propuso tres recorridos por Madrid, el 17 agosto, un día antes de la llegada de Ratzinger, que pretendía cubrir parte de la zona centro, pero la respuesta del gobierno fue una prohibición del recorrido tanto por razones de seguridad como de un daño a la imagen de Madrid.

Los actos de Ratzinger en Madrid coincidirán con una huelga general de trabajadores del metro y con el paro de labores de los empleados de tierra de Aeropuertos Españoles.