Mundo
Ver día anteriorJueves 11 de agosto de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Disturbios en Reino Unido
Manchester y Liverpool, asoladas por saqueadores

En Londres, patrullada por 16 mil policías, baja la violencia

Embiste auto a jóvenes que cuidaban comercios en Birmingham

Foto
Abdul Mussavir, Shahzad Alí y Haroon Jahan fueron atropellados cuando vigilaban que no hubiera saqueos en la ciudad de Birmingham, al oeste de LondresFoto Reuters
Reuters, Pl y The Independent
 
Periódico La Jornada
Jueves 11 de agosto de 2011, p. 29

Londres, 10 de agosto. Unos 16 mil policías patrullaban este miércoles las calles de Londres, donde anoche tres hombres de origen asiático murieron al ser atropellados por un coche que se lanzó contra un grupo de ciudadanos que protegía casas y negocios en la ciudad de Birmingham, al oeste de Londres. Con bares y comercios cerrados, esta capital, que será sede de los Juegos Olímpicos en 2012, parecía hoy sitiada. En contraste, Manchester, Liverpool y la región de Midlands eran escenario de saqueos e incendios protagonizados por grupos de jóvenes.

Al cierre de esta edición, sólo en Londres habían sido detenidas 805 personas desde el sábado pasado, cuando comenzaron los disturbios, cuyo detonante fue la muerte días antes en un confuso incidente con la policía de Mark Duggan, de 29 años, y señalado por la policía como un pandillero. Se informó que de los arrestados en esta capital 251 fueron formalmente acusados y dos condenados hoy a 10 y 16 semanas de prisión.

La policía en Birmingham, la segunda mayor ciudad de Reino Unido, luchaba este día por contener tensiones raciales en el área de Winson Green, donde la noche del martes fueron arrollados tres musulmanes, dos de ellos hermanos, de edades entre 21 y 30 años.

Un amigo de los fallecidos dijo a la radio de la BBC que formaban parte de un grupo de ciudadanos asiáticos británicos que protegían la zona de los saqueadores tras asistir a la oración del Ramadán en una mezquita. El coche se dirigió hacia ellos. Fue un asesinato a sangre fría, señaló.

Las víctimas eran parte de un grupo de 80 personas que patrullaban la avenida Dudley Road, para proteger sus hogares y negocios de las revueltas. Un auto que circulaba a gran velocidad los embistió y huyó mientras el padre de una de las víctimas trataba de resucitar a su hijo. Según testigos, los ocupantes del auto eran de raza negra.

Las tres víctimas murieron en el hospital. Poco después la policía detuvo un automóvil cerca del lugar de los hechos y arrestó a un hombre que ya es investigado por asesinato.

Aún no está claro si lo ocurrido está directamente relacionado con la ola de violencia callejera que vive Reino Unido desde el pasado sábado.

Según cálculos de una compañía privada, los disturbios han afectado, directa o indirectamente, 48 mil 404 comercios en 28 ciudades. Matthew Hopkinson, director de la empresa Local Data, que reveló estas cifras, aseguró que éstas son aterradoras en términos de daños, sobre todo cuando el sector comercial está en problemas por la crisis.

En la cuarta noche consecutiva de altercados, la situación se calmó en Londres debido al intenso patrullaje. Hacia las 21:30 (hora local), los incidentes se limitaban a escaramuzas aisladas y choques entre policías y grupos de jóvenes.

Pero se recrudeció en ciudades como Manchester, Birmingham y Liverpool, así como el barrio londinense de Nottingham.

La policía informó además del arresto de 113 personas en Manchester y Salford, y de otras 50 en Liverpool.

Entre los detenidos figura un niño de 11 años.

Manchester y Liverpool, en el noroeste, y Birmingham, en el centro de Inglaterra, sufrieron graves episodios de violencia, que surgió por primera vez el pasado sábado en el norte de Londres durante una protesta por la muerte de Mark Duggan, dos días antes, en un tiroteo policial.

Grupos de encapuchados se enfrentaron este miércoles a la policía en Manchester, destrozaron escaparates, saquearon tiendas e incendiaron comercios de ropa.

En el vecino Salford los alborotadores lanzaron ladrillos a la policía e incendiaron varios edificios. Un camarógrafo de la BBC fue atacado. Las imágenes de televisión mostraron coches y tiendas en llamas.

La policía del Gran Manchester enfrenta índices extraordinarios de violencia de grupos delincuenciales, sostuvo el vicecomisario Gary Shewan.

Esta gente no protesta contra nada, no hay ninguna sensación de injusticia o ninguna chispa que haya desatado esto. Se trata, pura y simplemente, de actos de comportamiento delictivo, que son los peores que he visto a esta escala, agregó.

La actuación policial será criticada probablemente, después de que un organismo denunció el martes que no hay pruebas de que el arma de fuego encontrada por los agentes en el lugar de la muerte de Duggan, hubiera sido disparada.

Las investigaciones sugieren que el presunto pandillero y padre de tres hijos no disparó a los policías, quienes habían afirmado que el fallecido sacó un arma y le dispararon en legítima defensa.

Las bandas han saqueado comercios, vehículos y viviendas causando daños por valor de decenas de millones de libras.

Londres estuvo relativamente tranquilo el martes por la noche con el patrullaje de unos 16 mil policías –10 mil más que el lunes– que en una demostración de fuerza fueron enviados a las calles en barrios donde encapuchados habían saqueado comercios prácticamente sin problemas en las tres noches precedentes. También se dijo que las lluvias influyeron para recuperar un poco de calma.

Se reportaron conatos de violencia en las localidades Leicester, Gloucester, Wolverhampton, West Bromwich y Milto.

El caos en Londres provocó la cancelación del partido amistoso de futbol entre las selecciones de Inglaterra y Holanda el miércoles y obligó a posponer tres juegos más.

Aunque la intensa presencia policial en Londres frenó la violencia, salvo pequeños incidentes, en el norte y el oeste surgieron más disturbios.