Mundo
Ver día anteriorDomingo 21 de agosto de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

La brutalidad de los uniformados, al descubierto en imágenes que circulan en Internet

Investigará la policía española si hubo abuso de autoridad contra manifestantes

El oficialista PSOE apoya indagación y se distancia del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero

Foto
Homosexuales madrileños se manifiestan contra la visita del papa Benedicto XVI y en rechazo a la violencia de la policía contra las protestasFoto Reuters
Armando G. Tejeda
Corresponsal y agencias
Periódico La Jornada
Domingo 21 de agosto de 2011, p. 19

Madrid, 20 de agosto. Miles de personas marcharon hoy en las calles de Madrid hacia el aeródromo de Cuatro Vientos, donde Benedicto XVI presidió una vigilia de oración en el contexto de la jornada mundial de la juventud. La Policía Nacional de España investigará si se incurrió en abusos de autoridad contra los manifestantes laicos que protestaron esta semana en rechazo a la visita del Papa.

El clamor social, así como las peticiones del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), en el gobierno, y de Izquierda Unida buscan esclarecer hechos cuya gravedad se sigue conociendo a través de los documentos gráficos difundidos en Internet.

Los videos, fotos y testimonios que circulan por la red han permitido conocer el violento desempeño policial en contra de los manifestantes laicos y de la prensa que cubrió las protestas antipapistas en las calles de Madrid.

Las últimas tres noches hubo gritos, órdenes, empujones, y ya de madrugada la persecución contra los manifestantes para golpearlos e insultarlos.

Entre los videos más difundidos, destaca uno de un fotógrafo agredido cuando tomaba fotos del puñetazo que un agente le propinó a una joven.

Personas que divulgaron los videos denunciaron que además de varias agresiones a ciudadanos, agentes antidisturbios llegaron a agredir y obligaron a identificarse, incluso con insultos, a la prensa que cubrió los altercados.

En contraste, la policía trató con amabilidad y hasta servilismo a los peregrinos católicos que participan en las Jornadas Mundiales de la Juventud.

El miércoles, la manifestación estaba convocada para rechazar el gasto de dinero público en una visita de carácter religioso, pero las protestas del jueves y el viernes fueron de repudio a la represión policial ordenada por el gobierno del presidente español, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero.

Con la petición de abrir una investigación, el PSOE se desmarcó de la postura oficial defendida por el gobierno, en voz de su portavoz José Blanco, quién durante la víspera justificó la actuación de la Policía Nacional.

Por otra parte, un centenar de personas convocadas por la Fundación Triángulo se manifestaron hoy en el centro de Madrid, en favor de la diversidad de las personas y de todo tipo de familias, heterosexuales u homosexuales.

El colectivo finalizó su protesta con un manifiesto: sólo pedimos que la jerarquía católica predique a sus fieles, pero que deje de sembrar odio contra contra los ciudadanos españoles y los derechos de los que no piensan como la Iglesia católica impone.

En tanto en su tercer día de visita, el Papa continuó con sus actividades públicas, entre ellas una misa para seminaristas españoles en la que exigió obediencia especialmente al celibato, y una vigilia al aire libre al suroeste de Madrid en el aeródromo de Cuatro Vientos, que provocó la atención sanitaria a 900 personas afectadas de lipotimias y desvanecimientos ante las altas temperaturas.

Desde su llegada a Madrid, el líder religioso ha oficiado tres misas, dio tres discursos, participó en una rueda de prensa y en una charla con personas enfermas.

No obstante, en ninguna de estas intervenciones públicos se ha referido a tres peticiones concretas de los más escépticos con su visita: los abusos sexuales por curas españoles a menores de edad, el perdón público que debe la Iglesia católica por su apoyo al régimen fascista de Francisco Franco y una llamada de alerta por la muerte masiva de niños y poblaciones enteras en Somalia.