Ciencias
Ver día anteriorSábado 10 de septiembre de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

El hallazgo ayudará a diseñar medicinas para tratar padecimiento de tipo neuropático

Identifican en Gran Bretaña gen que regula el dolor crónico

Se puede bloquear el HCN2 sin afectar la sensación aflictiva normal, esencial para evitar daños accidentales, destacó el estudio de la Universidad Cambridge, publicado en Science

Reuters
 
Periódico La Jornada
Sábado 10 de septiembre de 2011, p. 2

Londres, 9 de septiembre. Científicos británicos identificaron al gen responsable de regular el dolor crónico, llamado HCN2, y señalan que su descubrimiento ayudará a investigadores farmacológicos en su búsqueda de analgésicos más efectivos y específicos.

Los expertos de la Universidad Cambridge dijeron que si pudieran diseñarse medicinas para bloquear la proteína producida por el gen, se podría tratar un tipo de dolor llamado neuropático, vinculado con el daño nervioso y que suele ser difícil de controlar con los fármacos actualmente disponibles.

Las personas que padecen dolor neuropático suelen tener poca o ninguna tregua debido a la falta de medicación efectiva, dijo Peter McNaughton, del departamento de farmacología de Cambridge, quien dirigió el estudio.

Nuestra investigación allana el camino para el desarrollo de nuevos fármacos para tratar el dolor crónico al bloquear el HCN2, agregó el autor.

El tratamiento del dolor es una enorme carga sanitaria en el mundo. Se estima que a Europa le cuesta más de 281 mil millones de dólares anuales y a Estados Unidos, unos 150 mil millones de dólares en el mismo periodo.

De la depresión a la incapacidad

Estudios muestran que alrededor de 22 por ciento de las personas con dolor crónico se vuelven depresivas y 25 por ciento pierde el trabajo. Un sondeo realizado entre 2002 y 2003, realizado por un grupo llamado Pain in Europe (Dolor en Europa), estimó que uno de cada cinco europeos padece dolor crónico.

Los científicos sabían desde años del gen HCN2, que se halla en las terminales nerviosas sensibles al dolor, pero no habían logrado comprender completamente su papel en la regulación del dolor.

Dado que un gen relacionado, llamado HCN4, juega un papel clave en el control de la actividad eléctrica del corazón, el equipo de McNaughton sospechó que el HCN2 podría tener una función similar y regular la actividad eléctrica en los nervios sensibles al dolor.

Para el estudio, publicado en la revista Science, los investigadores removieron en laboratorio el HCN2 de nervios sensibles al dolor y luego usaron estímulos eléctricos sobre éstos para descubrir cómo cambiaban las terminales nerviosas en ausencia del gen.

Los científicos luego estudiaron a ratones genéticamente modificados en los que se había borrado el gen HCN2.

A través de la medición de la velocidad a la que los ratones se recuperaban de diferentes tipos de estímulos nerviosos, los expertos lograron demostrar que eliminar el HCN2 parecía no tener efecto sobre el dolor agudo normal –como el provocado por un corte accidental o por morderse la boca–, factor que, señalaron, es importante, porque ese tipo de dolor actúa como señal de advertencia útil para el cuerpo.

Lo que es emocionante del trabajo sobre el gen HCN2 es que removerlo o bloquearlo farmacológicamente elimina el dolor neuropático sin afectar el dolor agudo normal, manifestó McNaughton en un comunicado sobre el estudio.

Este hallazgo podría ser muy valioso clínicamente, porque la sensación normal de dolor es esencial para evitar daño accidental, agregó.

El dolor neuropático, que se distingue del dolor inflamatorio, se observa en pacientes con diabetes –que afecta a unos 280 millones de personas en el mundo– y como efecto muy doloroso del herpes zóster y de la quimioterapia en pacientes con cáncer. También es factor común en el dolor de espalda y otras enfermedades crónicas dolorosas.