Cultura
Ver día anteriorSábado 10 de septiembre de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

El compositor participó en el ciclo de escucha que se realiza en la Fonoteca Nacional

Mario Lavista refrenda el renacimiento instrumental a partir de la digitalización

Explora innovadores y sorprendentes sonidos en la flauta, el clarinete, el oboe y el fagot

Los artefactos musicales son seres que tienen un alma enorme y una cantidad de voces

Foto
Mario Lavista en la Fonoteca Nacional, anteanoche, durante la charla que ofreció en el contexto del foro Compositores Contemporáneos, que dirige Theo HernándezFoto Yazmín Ortega Cortés
Fabiola Palapa Quijas
 
Periódico La Jornada
Sábado 10 de septiembre de 2011, p. 4

En la actualidad existe una nueva manera de pensar la música, con innovadoras técnicas expresivas que se emiten por instrumentos tradicionales al producirse sonidos a partir de digitalizaciones. A esto lo llamo el nuevo renacimiento instrumental, sostuvo el compositor Mario Lavista.

El músico participó este jueves en el ciclo de sesiones de escucha Compositores Contemporáneos en la Fonoteca Nacional, dirigido por Theo Hernández.

La velada con Lavista, autor de la ópera Aura e integrante de la Academia de Artes, comenzó con la pieza Reflejos de la noche, que alude a un poema de Xavier Villaurrutia y pertenece a la serie Suite del insomnio, de 1927.

Antes de escuchar una grabación de la obra, hizo una introducción sobre la composición: Todo lo que escuchamos en la noche es, probablemente, un eco de todos los ruidos producidos durante el día; y la noche, de alguna manera, convierte esos ruidos en sonidos nocturnos.

Espejos sonoros

Mario Lavista se refirió a la importante proyección que tiene la composición de cuartetos de cuerdas en México, por los sonidos armónicos que ofrece. Recordó que en 1984 escribió Reflejos de la noche para el Cuarteto Latinoamericano, cuando el grupo comenzó sus presentaciones en el país.

De los seis cuartetos de cuerdas creados por Mario Lavista, cinco fueron escritos para el Cuarteto Latinoamericano, sólo el segundo –titulado Música para mi vecino–, lo compuso para el Cuarteto Kronos.

La obra Reflejos de la noche. explicó Lavista, está compuesta por tres partes y refleja los sonidos que existen en la oscuridad.

El músico compartió que en esta pieza utiliza los sonidos armónicos producidos del sonido fundamental del instrumento, para crear espejos sonoros.

Otra pieza que el músico compartió con el público reunido en la Fonoteca Nacional fue Marsias para oboe y ocho copas de cristal, en la que emplea las llamadas nuevas técnicas instrumentales a partir de las posibilidades expresivas que ofrecen los instrumentos tradicionales

“Una nueva técnica en los instrumentos de aliento: flauta, clarinete, oboe, fagot, es el hecho de que pueden producir dos o más sonidos de manera simultánea. Nosotros sabemos que desde el punto de vista tradicional, dichos instrumentos sólo emiten un sonido a la vez y los tratados de orquestación los clasifican como monofónicos.

“Ahora, gracias a nuevas técnicas se producen dos o más sonidos que se logran con digitalizaciones no tradicionales; a esto llamo el nuevo renacimiento instrumental, porque permite trabajar con los instrumentos tradicionales de manera diferente.

A veces me da la impresión de que los instrumentos tradicionales son seres que tienen un alma enorme y una cantidad de voces. Me sorprende que la flauta, con siglos de existencia, todavía ofrece nuevos sonidos a los compositores de hoy, sostuvo el compositor.

Nuevas posibilidades técnicas

En los años recientes, Lavista se dedicó a explorar e investigar nuevas posibilidades técnicas y expresivas con los instrumentos tradicionales. Algunos de sus recientes encargos son: Natarayah, para el guitarrista David Starobin; Cuarteto No. 6, Suite en cinco partes, para el Festival de Música de Cámara de Santa Fe; Gargantúa para narrador, coro de niños y orquesta, para la ciudad de Amiens, Francia.

Durante la charla sobre su proceso creativo, Lavista indicó que se identifica con las grandes obras polifónicas religiosas porque tiene la impresión de habitar un verdadero espacio acústico sagrado.

Consideró que la música religiosa crea una conexión, una comunión con el ámbito de lo sagrado. La velada concluyó con fragmentos de obras religiosas y cantos gregorianos.

La próxima sesión para escuchar obra de compositores contemporáneos se realizará el 13 de octubre, con la participación de Jorge Torres.